lunes, 25 septiembre 2017

No esperes resultados distintos, si sigues haciendo lo mismo. Con esta frase, atribuida a Albert Einstein, os propongo reflexionar en base a un Estudio de la Comisión Europea (publicación en la que me baso) sobre la tan afamada Innovación.

cecilia-wolluschekEmpecemos por su definición. De todas las existentes, me quedo con “la innovación representa un producto, servicio, proceso o forma de pensar que es cualitativamente diferente de lo que está actualmente en vigor“.

Antiguamente, la innovación se asociaba a la invención, donde un ser introvertido, trabajaba día y noche encerrado en su laboratorio hasta dar con un mágico descubrimiento o nueva maquinaria. Afortunadamente, esta imagen ha cambiado.

Todos nosotros y todas las empresas somos innovadores en potencia. La clave está en descubrir qué es lo que hay que cambiar y articular los conocimientos correctos para tener éxito

Para saber qué se puede cambiar, nada mejor que la innovación de usuario. Si estamos en un entorno profesional, en una gran empresa o pyme, muy probablemente, sean nuestros clientes quienes nos indiquen sus necesidades. Eso sí, tenemos que desarrollar la habilidad o contar con las herramientas adecuadas para indagar-interpretar-escuchar.

Identificada la necesidad, siguiente paso: ¿cómo hacer para desarrollar una innovación y que además tenga éxito en el mercado?

La Comisión Europea ofrece su visión y propone una serie de pautas, en el Estudio Open Innovation, Open Science, Open World publicado el año pasado. En el informe, se sentencia y con razón, que hasta ahora Europa ha ido por delante en la investigación científica pero no ha logrado comercializar de forma notoria los resultados de dichas investigaciones. Allí es donde entra en juego innovar en la innovación, mediante los modelos abiertos.

Europa propone que las empresas se involucren con la innovación abierta, obteniendo ventajas de ideas internas y externas, en una especia de ecosistema de la innovación

INNOVACIÓN ABIERTA PARA EMPRESAS

Y ahora cambia todo. La innovación pasa de ser un proceso cerrado y controlado a un proceso complejo y continuo. Donde ya no es sólo necesario que contratemos a los mejores para que desarrollen ideas para ser nosotros los primeros en lanzar un producto al mercado, sino que además de contar con gente brillante dentro, es necesario:

  • relacionarnos con gente brillante fuera de la organización.
  • generar la I+D dentro y aprovecharnos de la I+D fuera (de otras empresas, de expertos, de centros tecnológicos, de universidades).
  • trabajar en mejorar el modelo de negocio, porque es tan o más rentable que los productos en sí mismos.
  • sacar provecho del uso que otros hacen de nuestra propiedad intelectual.

ECOSISTEMA DE LA INNOVACIÓN

A escala europea, el citado estudio espera que la innovación abierta permita el intercambio de ideas y de conocimiento entre diferentes actores (privados, públicos y la población civil), que cree valor económico y social, que incluya un enfoque centrado en el ciudadano y en el usuario y que pueda capitalizar los avances de las tendencias como son la digitalización, la participación en masa y la colaboración.

Para ello, es clave la implicación fundamental de cinco colectivos:

  • sector público: define las reglas y facilita la circulación del conocimiento.
  • sector financiero: crea instrumentos atractivos para invertir en la arriesgada innovación.
  • sector privado e innovador: maximiza el retorno de los recursos destinado a la innovación.
  • sector académico: produce el conocimiento y prepara recursos humanos muy cualificados.
  • consumidores y usuarios: definen las necesidades e indican los proyectos más relevantes y significativos que deben ser financiados, en función de sus intereses.

PROPUESTAS DE LA CE PARA INCENTIVAR LA INNOVACIÓN

A través del Estudio, la Comisión Europea propone 3 líneas con ejemplos concretos para incentivar la innovación:

  • Pilar 1: Reforma del marco regulatorio, eliminando barreras a la innovación y fomentando las inversiones.
  • Pilar 2: Incremento de la inversión privada, alentando el uso de capital riesgo y fondos europeos para inversiones estratégicas.
  • Pilar 3: Máximo impacto de los resultados, generando sinergias, permitiendo el acceso a múltiples fuentes de financiación e identificando las mejores innovaciones.

Para finalizar, me gustaría recordar que en la nueva ola de la innovación, se cruzan las tecnologías digitales, físicas y biológicas, con el arte, los negocios y las ciencias, los datos, los usuarios y las organizaciones. Coincidirás, que independientemente de la actividad, empresa o entidad, ya estamos todos involucrados.

Tener éxito como región se traduce en aumentar la competitividad, los beneficios y el bienestar general. Suficientes razones para prestar atención y desarrollar nuestra capacidad innovadora

Cecilia Wolluschek
Doctora en Ciencias Físicas, consultora industrial y fundadora de CW Consulting

To Top