jueves, 23 noviembre 2017

Los consumidores anteponen la calidad del producto sin dejar de mirar su precio

Las grandes cadenas de distribución se esfuerzan por adaptarse a los cambiantes hábitos de sus clientes, que hoy demandan alimentos sanos, frescos y a precios asequibles

Miguel Bidegain
Pamplona - 30 mayo, 2017

Imagen de un consumidor ante un lineal de un supermercado (Foto: Víctor Rodrigo. archivo)

Imagen de un consumidor ante un lineal de un supermercado (Foto: Víctor Rodrigo. archivo)

Una consulta realizada por navarracapital.es entre los grandes distribuidores de productos alimenticios sobre los hábitos de consumo de sus clientes pone de manifiesto que una vez superada la fase más dura de la crisis, en la que daban prioridad al precio como criterio de compra, atienden cada vez más a la calidad y al hecho de que sean frescos y saludables, pero siguen teniendo en cuenta su precio, de ahí que atiendan a las ofertas y promociones. Por otra parte, ha aumentado la frecuencia de las visitas de los consumidores a los establecimientos, y gastan menos en cada una de ellas.

Miguel Ángel Zamorano, director de gestión de Tiendas y Marketing de BM Supermercados sostiene que el cliente se preocupa por su alimentación, “de manera que tiene un peso importante el producto fresco y otros artículos de alimentación saludable”. Por esa razón, a la hora de comprar da preferencia a la calidad y, en este sentido, el producto local tiene cada vez mayor peso e importancia en la cesta de quienes acuden a los supermercados BM. Asimismo, apunta que los consumidores que acuden a sus establecimientos lo hacen diariamente, y muestran “predisposición a las novedades y son muy sensibles y receptivos a las ofertas y promociones”.

Desde Carrefour apuntan que la cesta de la compra ha evolucionado en los últimos años, sobre todo desde los peores momentos de la crisis, “e incorpora paulatinamente productos diferentes, más acordes con los hábitos de consumo actuales”, en los que influye la concienciación medioambiental y la sostenibilidad. Los productos Bio o Eco son cada vez más demandados, así como los productos destinados a personas con intolerancias alimenticias: sin gluten, sin lactosa, sin azúcar, etc. Por otra parte, esa evolución obliga a Carrefour a investigar e innovar junto con sus proveedores “para responder en todo momento a las nuevas necesidades del consumidor”.

Cada vez son más demandados los productos destinados a personas con intolerancias alimenticias

Los responsables de Lidl señalan que en la cesta de la compra actual “han adquirido un protagonismo destacado los productos frescos. La fruta y la verdura, el pan, la carne o el pescado frescos han ganado importancia en la alimentación familiar”. Como consecuencia, en sus supermercados están cada vez más presentes este tipo de productos: “Estamos haciendo un notable esfuerzo para renovar constantemente nuestra oferta y ofrecer el producto más fresco manteniendo la alta calidad y el precio más competitivo del mercado”.

Del análisis de los hábitos de compra de quienes acuden a los hipermercados de E.Leclerc se deduce que “los clientes realizan un mayor número de compras y por un importe más pequeño, es decir, ya no acostumbran a hacer ‘la compra del mes’. Por otra parte, “cada vez son más exigentes en cuanto a la calidad de los productos y tienen un abanico muy amplio donde poder comparar y elegir”.

En Mercadona han comprobado que “los hábitos y necesidades de los clientes cambian continuamente, por eso es importante compartir con ellos las experiencias y costumbres de consumo”. Mercadona trata de “captar y observar, a pie de tienda, las preferencias y necesidades de los ‘jefes’ –así denomina la compañía a sus clientes– para poder ofrecerles soluciones acertadas”. Por ejemplo, en 2016 incorporó más de 300 novedades a su surtido, entre las que destacan, como en otras cadenas de distribución, productos saludables como el bimi, el kale, el ajo negro o la quinoa, y una amplia variedad de semillas y frutos secos sin tostar.

Los clientes realizan un mayor número de compras y por un importe más pequeño, ya no se practica ‘la compra del mes’

“El consumidor practica hoy una compra más racional, impone un mayor control del gasto y exige una mayor ecuación calidad-precio, pero a la vez moviliza su consumo hacia la calidad de vida y cuidado de su salud”, opina Anabel Zariquiegui, directora regional de Hipermercados Eroski en Navarra. Se trata de personas “que valoran cada vez más los alimentos procedentes de su entorno más cercano, especialmente los frescos de temporada como base de una alimentación saludable, lo que se refleja en una propuesta que cambia a lo largo del año y se corresponde con las temporadas locales de producción”. Estas secciones tienen un peso superior al 25% en las ventas de los hipermercados y más del 40% en los supermercados, revela Anabel Zariquiegui.

La experiencia de compra en los supermercados de El Corte Inglés demuestra que existen diferentes factores que intervienen en la toma de decisiones de compra, siendo los más importantes “el precio y la calidad, y cada día va teniendo más peso la procedencia de los alimentos”. Como en otras cadenas de distribución han notado que la crisis hizo que sus clientes cambiaran sus hábitos de compra dando prioridad a los precios, “pero en paralelo al repunte de la economía ha ido ganando mucho terreno la calidad. Actualmente el consumidor de los hipermercados de El Corte Inglés antepone la calidad, pero no pierde de vista que el producto tenga un precio competitivo. Por otra parte, la gente valora cada día en mayor medida la procedencia de los productos, “el consumidor se ha vuelto sensible a la realidad local y adquiere productos de proximidad para apoyar el desarrollo de la economía y porque los valora por su alta calidad.

 

To Top