lunes, 23 abril 2018

Mejorar la empresa es un juego

La gamificación permite solucionar problemas con técnicas divertidas que además fomentan la participación de los integrantes de una empresa

Miguel Bidegain
Pamplona - 11 diciembre, 2017

Trabajadores de una empresa durante una sesión de Binnakle.

Trabajadores de una empresa durante una sesión de Binnakle.

La gamificación es un término de origen anglosajón que podría definirse como el uso de las mecánicas de juego en entornos ajenos al juego. Sus aplicaciones son múltiples, y en el mundo empresarial ha demostrado su eficacia en la resolución de problemas organizativos, la gestión de los recursos humanos o incentivar iniciativas.

Es una disciplina nueva y no hay muchas empresas dedicadas a la gamificación, seis o siete en España. Una de ellas es Ouiplay, con sede en Burlada, que explica en su web que establecer objetivos razonables y aplicar estrategias adecuadas para alcanzarlos es el reto de toda organización, pero que al utilizarse “metodologías grises y aburridas” fracasan incluso antes de ser implementadas.

Su trabajo consiste en rediseñar los procesos convencionales a través de mecánicas de juego para hacerlos más estimulantes, participativos y divertidos. “Por medio de mecánicas de juego podemos facilitar el aprendizaje, entrenar, mejorar rendimiento o productividad, maximizar campañas de marketing y ventas, mejorar la participación y la creación de contenido en sitios web… “, aplicándolo a campos tan diversos como la educación y formación, recursos humanos, salud o participación ciudadana.

En España hay 6 o 7 empresas dedicadas a la gamificación, una de ellas es Ouiplay, con sede en Burlada

Uno de sus fundadores, Iñaki Huarte, señala que “intentamos analizar las situaciones del mundo real, sobre todo problemas, desde la perspectiva del juego, interviniendo en el proceso para hacer más divertida la búsqueda de soluciones mediante la utilización de la psicología para motivar a las personas. Y a partir de ahí surgen nuevas maneras de educar, trabajar o participar cívicamente”.

Añade que teóricamente se puede aplicar a cualquier área de una empresa y que es una disciplina transversal. “en Ouiplay, hemos trabajado en procesos de captura de oportunidades de negocio para las empresas, en procesos de formación y de gestión del conocimiento… o para vender más y para comunicar mejor”.

Gamificacion empresas

Huarte pone como ejemplo el trabajo realizado para Florette, para gestionar el plan de acogida de nuevos trabajadores. “Todas las empresas medias y grandes lo tienen y es un lío porque incluye mucha documentación, tiene implicaciones en los planes de calidad, además de que requiere la dedicación de una o más personas de la plantilla. Hemos diseñado una herramienta que lo que hace es digitalizar todo este proceso respondiendo directamente a las necesidades de la empresa, si tiene 14 tipos de trabajo diferentes, el sistema reconoce cuál es el que corresponde al nuevo empleado”.

Además lo asocia a una dinámica de juego en la que se van superando etapas y que hace que “eso que siempre ha sido un tostón resulte más divertido”, y el resultado es que el trabajador que se incorpora a Florette “tiene un conocimiento de su puesto, de las normas y de la visión de la empresa mucho más amplio y eficiente”. Por ello, Huarte afirma que “el retorno de la inversión que realiza el cliente es claro y rápido”.

Quienes se dirigen a Ouiplay lo hacen buscando soluciones vía gamificación a un problema concreto, y la empresa diseña para ellos un proyecto, que casi siempre incluye aplicaciones web. Iñaki Huarte pone otro ejemplo, el de Gurpea, que se dedica a la ingeniería. “Nos dijeron que tenían 150 técnicos por empresas de primer nivel por el mundo, y que querían aprovechar que estaban por allá para ver si debía arreglarse la máquina de al lado de la que ellos están revisando. Les hemos creado una aplicación con la que pueden cazar cibercriaturas del rock, es que vimos que en general les gustaba el rock y su estética. Es como el pokemon go, pero lo que capturan son oportunidades de negocio para Gurpea con la imagen de un guitarrero de AC/DC, por ejemplo”.

Las organizadoras, Silvia y María Zubeldía, de Serendipity y el ponente Pau García Milá estrenaron nuestro photocall interactivo. Foto: Víctor Rodrigo.

Silvia y María Zubeldia, de Serendipity, junto a Pau García Milá en la reciente Innovaction Week (FOTO: Víctor Rodrigo)

UNA PARTIDA DE BINNACKLE

La empresa de Silvia Zubeldia, Serendipity, ofrece un juego llamado Binnackle que consiste en “una herramienta para generar soluciones ante cualquier reto, ya sean ideas de nuevos productos, mejoras de procesos, temas de organización, acciones comerciales o mejoras técnicas. Tiene aplicaciones muy amplias en las organizaciones y ayuda a fomentar la innovación”. Como todos los juegos de mesa tiene un tablero, cartas, dados, fichas, pero “es lo que se llama un serious game, un juego serio, porque ofrece soluciones con resultados reales y válidos para la empresa”.

“Jugar hace que estemos más atentos que lo que podamos estar en un curso de formación tradicional y facilita el aprendizaje, es algo entretenido y al ser una actividad lúdica posibilita una mayor participación y aumenta la motivación porque también tiene un componente competitivo”, argumenta Sivia, pero destaca que, sobre todo, es útil para la empresa porque proporciona unos resultados que se pueden aplicar para solucionar un problema, encauzar proyectos…

Binnackle es un juego que ofrece soluciones con resultados válidos para problemas de las empresas

En las partidas se plantea un reto, que consiste en encontrar una solución real a una problemática también real que tiene planteada la empresa. “Los participantes aportan ideas que son factibles y se motivan e ilusionan porque ven que sus propuestas se pueden implementar. A veces un departamento convoca una sesión de generación de ideas y si no prepara una metodología esas ideas se quedan ahí. En Binnackle se llevan hasta el final, otra cosa será que luego la empresa quiera aplicarlas o no”.

Beesy-2

El juego tiene cuatro etapas. En la primera se formula el reto, y en las siguientes surgen las ideas y se seleccionan las que luego se trabajarán más profundamente, y en la cuarta se elabora un prototipo de la idea para convencer y lograr su venta interna. Se juega por equipos, “por eso ayuda también al trabajo en equipo y a potenciar las relaciones entre las personas de diferentes departamentos que es probable que sólo se conozcan en ámbitos laborales”.

El hecho de ser un juego hace que el ambiente sea más informal y relajado, “la gente se desinhibe y la gente pierde ese miedo que puede tener a plantear una idea en una reunión digamos que seria por el temor a que la consideren una tontería”.

Según Deloitte, en el plazo de 3 años el 25% de los procesos de una empresa utilizará gamificación, y Gartner asegura que más del 50% de las empresas la empleará en sus procesos de innovación. Silvia Zubeldia asegura que son muchas las empresas que ya han recurrido al Binnackle, “marcas que quieren hacer las cosas de forma diferente y entre las que hay tan conocidas como Alston, Banco Sabadell, CaixaBank, Danone, Ferrovial, Repsol o Volkswagen”.


To Top