miércoles, 24 mayo 2017

Polígono

Los datos de la Contabilidad Trimestral de Navarra, elaborada por el Instituto de Estadística de Navarra, reflejan, para el tercer trimestre de 2014, un crecimiento tendencial interanual del Producto Interior Bruto (PIB) generado por la economía navarra del 1,8%, tras el 1,6% estimado el periodo precedente, lo que supone la tercera tasa positiva tras ocho trimestres contractivos consecutivos.

España ha registrado una tasa interanual de 1,6%, según se desprende de la Contabilidad Nacional Trimestral, tras el 1,3% alcanzado el trimestre anterior. En términos intertrimestrales, la tasa de variación del PIB de Navarra se sitúa en positivo por quinto trimestre consecutivo, con un 0,5%, la misma tasa que el periodo anterior. La variación intertrimestral en España se cifra en 0,5%, repitiendo el registro del trimestre precedente.

Durante el tercer trimestre de 2014, pese a las señales de ligera normalización de las condiciones crediticias, se observa una moderación del gasto en el consumo de los hogares, compensado con el avance estimado en el consumo final de las Administraciones Públicas que tras la menor restricción requerida, permiten mantener la segunda aportación positiva de la demanda interna, desde el cuarto trimestre de 2008 y acentuar el ritmo de crecimiento en el valor añadido de los servicios de no mercado.

ComercionavidadEl dinamismo observado en las aportaciones, que acentúan la senda de recuperación iniciada el tercer trimestre de 2012, permiten incrementar la contribución positiva de la demanda externa y, a su vez, mantener el crecimiento de la actividad industrial, si bien muestra una ligera ralentización en este periodo. En esta coyuntura, el mercado de trabajo refleja la tercera tasa positiva consecutiva desde el inicio de la crisis, derivado del mayor dinamismo estimado en prácticamente todas las ramas de actividad.

OFERTA
El avance en el ritmo de crecimiento de la economía Navarra, deriva, desde el punto de vista de la oferta, del crecimiento registrado en las ramas industriales y del dinamismo observado en los servicios y ramas primarias, así como de la menor caída estimada en las ramas constructoras.

Las ramas industriales, si bien moderan ligeramente la tasa de variación interanual, reflejan el crecimiento más destacado del trimestre con un incremento del 4,1%, tras el 4,2% estimado el periodo precedente, y, mantienen, la aportación al agregado total en 1,1 puntos porcentuales, tasa que sitúa a las ramas industriales como las que más contribuyen al crecimiento total de la economía.

La ligera ralentización reflejada en la actividad industrial proviene, según se desprende del Índice de Producción Industrial, de la moderación estimada en las ramas material de transporte, si bien mantiene elevadas tasas de variación, debido fundamentalmente, al descenso en la producción de turismo en el mes de agosto, evolución compensada en parte por el avance de la industria metálica y otra industria manufacturera y de las señales de recuperación observadas en la industria agroalimentaria y en la rama papel, madera y muebles. Finalmente, las ramas energéticas, atenúan ligeramente el ritmo de crecimiento, debido a la moderación observada tanto en la producción de energía como del valor añadido aportado por la distribución.

Al mismo tiempo las cifras de empleo muestran, por tercer trimestre consecutivo, un crecimiento positivo, tras nueve trimestres consecutivos de pérdida de empleo, como señala la evolución de los afiliados a la Seguridad Social y la Encuesta de Población activa

TrabajadoresConserveraaLas ramas primarias presentan un crecimiento del 1,5%, seis décimas más que la tasa registrada el trimestre precedente, si bien mantienen una aportación prácticamente nula al agregado. Se mantienen, por tanto, las señales de recuperación, por tercer trimestre consecutivo, debido al dinamismo estimado tanto en los cultivos agrícolas, evolución acorde con el avance estimado en la industria agroalimentaria, como de las señales de ligera recuperación observadas en la producción ganadera (fundamentalmente en el mercado porcino)

Las ramas constructoras, si bien reflejan la evolución menos favorable del trimestre, moderan el perfil contractivo y registran una caída del -3,8%, tras el -4,2% estimado el periodo anterior,evolución que repercute en una contribución negativa al agregado de tres décimas porcentuales, tras el -0,4 estimado el trimestre precedente. Se atenúa, por tanto, la senda descendente debido a las señales de ligera recuperación de la edificación no residencial y, en menor medida, de la obra civil, que modera el perfil contractivo. Esta moderación de la trayectoria contractiva incide en la evolución del empleo, que si bien continúa destruyéndose a tasas elevadas, se atenúa el ritmo de caída, como señala la evolución de los afiliados a la Seguridad Social.

Finalmente, las ramas de los servicios registran un crecimiento del 1,7%, tres décimas por encima de la tasa estimada el trimestre anterior, superando, por tercer trimestre consecutivo, el perfil contractivo iniciado el cuarto trimestre de 2012, evolución que incide en una mejora de la aportación al conjunto de la economía que se cifra en nueve décimas porcentuales, una décima más que el trimestre anterior. Se consolidan, por tanto, las señales de recuperación debido al mayor dinamismo observado tanto en los servicios de mercado como en los de no mercado.

energia-eolica-navarraLas ramas destinadas a servicios de mercado incrementan al 1,9%, tras el 1,6% alcanzado el periodo anterior, mejorando la contribución al conjunto de la economía que pasa de 0,7 a 0,8 puntos porcentuales. Este mayor dinamismo del valor añadido bruto deriva del avance estimado en la hostelería, que acentúa las señales de recuperación por segundo trimestre consecutivo, de las señales de recuperación estimadas en los servicios relacionados con la información y las comunicaciones, tras el deterioro estimado el trimestre anterior y de las elevadas tasas de crecimiento reflejadas en los servicios a empresas, que si bien moderan su ritmo de crecimiento, superan por cuarto trimestre consecutivo el perfil contractivo de los últimos periodos, relacionado en gran parte con la ligera ralentización estimada en la actividad industrial.

Esta evolución compensa la caída estimada en las ramas destinadas al comercio minorista, como refleja el Índice de Comercio al por Menor, acordes con las señales de moderación del gasto en consumo final de los hogares y el descenso observado, por segundo trimestre consecutivo, de los servicios ligados al transporte, mostrando los alquileres imputados señales de ligera moderación. Respecto a los servicios ligados a la población y no incluidos en el Índice de Actividad del Sector Servicios muestran un menor dinamismo, destacando el descenso en educación y en actividades recreativas y culturales y otros servicios, tal y como se desprende de la evolución del empleo reflejado en la Seguridad Social.

Por su parte, las actividades no orientadas al mercado, acentúan el ritmo de crecimiento y sitúan su tasa de variación en 1,0% tras el 0,5%, manteniendo su aportación al agregado en 0,1 décimas porcentuales.

DEMANDA
El balance positivo de la economía navarra, en el tercer trimestre del año, deriva según el análisis del cuadro macroeconómico, desde la óptica de la demanda, de la demanda externa que acentúa su aportación positiva al pasar de 1,3 a 1,5 puntos porcentuales, debido al mayor dinamismo de las exportaciones, así como del avance estimado en el gasto en consumo final de las administraciones públicas, que permiten mantener la contribución al agregado en 0,3 puntos porcentuales, segunda tasa positiva consecutiva desde el cuarto trimestre de 2008.

temporerosEl gasto en consumo final estabiliza su tasa de variación en el 1,2% y cifra la aportación al agregado total en 0,9 puntos porcentuales, una décima menos que el trimestre anterior. La reactivación observada en el consumo final de las Administraciones Públicas compensan la pérdida de dinamismo mostrada en el consumo final de los hogares.

El gasto en consumo final de los hogares modera su ritmo de crecimiento y frena las señales de recuperación iniciadas el segundo trimestre de 2013 con un crecimiento del 1,1%, tras el 1,4% alcanzado el periodo anterior. Esta moderación se ha reflejado asimismo en la Encuesta de Presupuestos Familiares, mientras que el Índice de Confianza del Consumidor mantiene señales de recuperación en términos interanuales, debido al optimismo mostrado fundamentalmente sobre la situación económica esperada y las expectativas sobre la demanda y la situación financiera.

Por su parte, el gasto en consumo final de las Administraciones Públicas, acentúa su ritmo de crecimiento al 1,3%, respecto al 0,6% estimado el periodo anterior, mostrando la segunda tasa positiva consecutiva desde el tercer trimestre de 2010.

La inversión en bienes de equipo desciende el -0,5%, tras el -1,2% registrado el periodo precedente y cifra contribución al agregado en -0,2 décimas porcentuales. Se acentúa, por tanto, la senda contractiva tras las señales de ligera recuperación iniciadas el primer trimestre de 2014, tal y como reflejan los índices de disponibilidad, donde destaca tanto la caída de la producción interior en este trimestre, el menor dinamismo de los bienes importados y la moderación tendencial reflejada en la Encuesta de Demanda de Inversión, como el descenso observado en la matriculación de vehículos industriales.

Finalmente, las exportaciones, acorde con la evolución de la industria, acentúan las señales de recuperación y cifran el crecimiento en 2,2% tras el 1,5% registrado el periodo anterior. Al mismo tiempo, las importaciones ascienden al 0,4% tras el 0,1% del segundo trimestre, generando como resultado agregado una aportación positiva al agregado de 1,5 puntos porcentuales, dos décimas por encima de la estimada el periodo precedente.

EMPLEO
El empleo total de la Comunidad Foral, medido como puestos de trabajo, registra la tercera tasa positiva consecutiva, en términos interanuales, desde el segundo trimestre de 2008 y alcanza un crecimiento del 1,5%, frente al 1,3% del trimestre anterior. Se consolida, por tanto, la recuperación debido al mayor dinamismo observado en prácticamente todas las ramas de actividad, destacando el crecimiento estimado en las ramas industriales y de servicios de mercado, según se desprende de los resultados obtenidos de los indicadores de empleo (Afiliados a la Seguridad Social y Encuesta de Población Activa (EPA)).

Como resultado del avance de la tasa de variación positiva del PIB y de la recuperación del empleo ocupado, la productividad del trabajo se sitúa en 0,3%, repitiendo el registro del trimestre anterior. En términos de empleo asalariado, el crecimiento se cifra en 0,7%, una décima más que el trimestre anterior, superando, por tercer trimestre consecutivo, la senda contractiva iniciada el segundo trimestre de 2011.

RENTAS
Desde la óptica de la distribución primaria, la remuneración de asalariados registra un incremento del 1,7%, superando, por tercer trimestre consecutivo, la senda contractiva iniciada el cuarto trimestre de 2011, manteniendo el excedente bruto de explotación una tasa de variación positiva del 1,4%. Por su parte, la remuneración por asalariado modera ligeramente su crecimiento al pasar del 1,0% al 0,9%. El coste laboral unitario se cifra en 0,7%, mientras que el deflactor implícito del PIB para este trimestre se sitúa en el -0,4%

To Top