martes, 17 octubre 2017

estafeta-pamplona2

El acuerdo para establecer una moratoria de licencias comerciales y hosteleras en la parte de vieja de Pamplona se alcanzó este miércoles tras sendas reuniones realizadas por el Ayuntamiento con representantes de las asociaciones vecinales y de los hosteleros.  Este mismo jueves una Junta de Gobierno Local extraordinaria ha aprobado la suspensión durante un plazo máximo de un año de la tramitación de licencias de obra y actividad clasificada de nuevas actividades de cafetería, restaurante y sociedad gastronómica en el Casco Antiguo. Durante este tiempo, el consistorio procederá al análisis de la situación actual respecto a los locales de hostelería que existen en esta zona de la ciudad para proponer un nuevo modelo de futuro.

El acuerdo municipal llega tras la reunión mantenida ayer por el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, con representantes de las asociaciones de vecinos y de los hosteleros y comerciantes, que consensuaron la necesidad de realizar una moratoria de las licencias para analizar el modelo que quiere implantarse y que resuelva el “equilibrio roto” en los últimos años con la proliferación de este tipo de establecimientos en la zona antigua de la ciudad.

alcalde_reunion_hosteleros_ruido

Reunión hosteleros

Para ello, el Ayuntamiento va a crear un nuevo foro de trabajo con representantes de las tres partes que sirva de punto de encuentro para confluir en el análisis y propuesta de medidas. Así, este foro de trabajo, que se reunirá con de forma periódica, propondrá medidas a corto plazo y realizará análisis para repensar el modelo social, con medidas a más largo plazo.

La suspensión afecta a la tramitación de nuevas licencias y a aquéllas que están en fase de tramitación y no han sido aprobadas hasta la fecha. No se verán afectados los expedientes que ya tengan aprobada la licencia de obra.

REVISIÓN PEPRI

Hasta ahora, el catálogo de actividades recreativas y espectáculos públicos del Casco Antiguo, recogido en el PEPRI, permitía como uso en el Casco Antiguo las actividades de sociedades gastronómicas, restaurantes y cafeterías. Se trata de un uso que desde el año 1987 y hasta 2006 estuvo prohibido debido a la alta concentración de este tipo de establecimientos en la zona antigua de la ciudad.

Así, a partir del año 2006, según recoge el informe técnico, se fueron sucediendo las solicitudes de licencias de actividades para este tipo de establecimientos, “que conllevaron la apertura masiva de locales en calles del Casco Antiguo que ya albergaban un gran número (San Nicolás, Navarrería, Estafeta, Tejería…) y se amplió el abanico a otras calles que podían considerarse como más tranquilas (Comedias, Pozo Blanco, Curia, Mercaderes…)”.

Según los datos disponibles, entre 2006 y 2014, el número de licencias otorgadas en el Casco Antiguo para nuevos restaurantes, cafeterías y sociedades gastronómicas fue de 74, lo que supone casi un tercio del conjunto de licencias otorgadas en Pamplona durante este intervalo para este tipo de establecimientos. Tras el Casco Antiguo, la zona con más demanda fue el II Ensanche (39 licencias), Rochapea (27), Iturrama (22), Milagrosa (19), San Juan (16), Buztintxuri (11), Chantrea (10), San Jorge (10), Mendebaldea (9), I Ensanche (6), Echavacoiz (4), Ermitagaña (3), Landaben (2), Lezkairu (2), Mendillorri (1) y Azpilagaña (1).

El informe técnico subraya cómo “esta apertura de nuevos locales de hostelería, junto con la llamada Ley del Tabaco, que prohibía fuman dentro de estos establecimientos, conllevó una confluencia masiva de clientes en las calles del Casco Antiguo, con el incremento de molestias para sus habitantes (ruidos, olores, suciedad, dificultad de acceso a sus viviendas…), llegándose a un punto en la actualidad que podría calificarse como de ‘alarma social’, siendo constantes las quejas y reivindicaciones de los vecinos a favor de su derecho a vivir con dignidad en el Casco Antiguo”.

Así, con el acuerdo aprobado por la Junta de Gobierno Local, se va a revisar el PEPRI en relación con la regulación de usos en el Casco Antiguo, tras un análisis profundo de la problemática actual, que determine en qué condiciones pueden o no autorizarse determinadas actividades de hostelería en el Casco Antiguo de Pamplona.

 

To Top