Amianto, el veneno está entre nosotros

martes, 11 agosto 2020

Amianto, el veneno está entre nosotros

Dieciocho años después de ser prohibido el uso del amianto, conocido como ‘uralita’ por la empresa que lo distribuía en los 70, sus efectos dañinos para la salud y los lugares donde podemos encontrarlo son todavía desconocidos por la población. En Navarra hay en torno a 3.000 personas afectadas por este dañino material

Cristina Catalán
Pamplona - 22 octubre, 2018

El desamiantado exige unas normas muy rigurosas de seguridad.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), alrededor de 125 millones de personas de todo el mundo están expuestas al amianto o asbesto en su lugar de trabajo. Esto supondrá que en las próximas décadas, mueran 107.000 trabajadores al año. En España se calcula que unas 40.000 personas han muerto por esta causa, y que en las próximas décadas lo harán 40.000 más.

En Navarra tenemos desde 1998 un registro de trabajadores que estuvieron expuestos al amianto en su puesto de trabajo. “Los últimos datos que tenemos incluyen a 3.042 trabajadores de los cuales el 87% son hombres y un 13% mujeres. La gran mayoría de estos trabajadores ya no están expuestos en la actualidad, pero sí lo estuvieron a lo largo de su vida laboral y la mayoría se encuentran ya jubilados. Hasta que se prohibió su uso en el año 2000, fueron muchos los sectores que usaron este mineral por sus propiedades aislantes frente a las altas temperaturas por ejemplo en la industria siderúrgica, en hornos de fundición o en panaderías, en la construcción, en la reparación de barcos, en la fabricación de trenes, embragues y zapatas de freno, en talleres de reparación de automóviles, en recubrimientos de tuberías y calderas etc. Ahora, aunque ya no se puede usar, podemos encontrarlo sobre todo en construcciones”, señala Jesús Fernández Baraibar, Jefe de la Sección. de Vigilancia de la Salud en el Trabajo del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra.

En España se calcula que unas 40.000 personas han muerto por esta causa, y que en las próximas décadas lo harán 40.000 más.

PRESENTE EN 3.600 PRODUCTOS

España “fue el mayor importador de Europa, llegando a las cifras más altas en la década de los 70 y 80, hasta su tardía prohibición en 2002. A pesar del conocimiento científico y general de la elevada peligrosidad del asbesto, miles y miles de trabajadores estuvieron expuestos y han generado graves patologías, y en muchos casos mortales”, denuncian desde la Asociación de Víctimas Afectadas por el Amianto en Cataluña (AVAAC), la cual ha editado una guía Informativa sobre los riesgos del amianto. Este folleto no deja lugar a dudas de los riesgos que todavía supone este material y el daño mortal que todavía puede hacer en aquellas personas que estuvieron expuestas a él incluso hace más de 40 años.

tejado uralita

Tejado de uralita el cual contiene amianto

AVAAC alerta: “debido al amianto manipulado durante los últimos 50 años, se extenderá una epidemia de muertes y enfermedades hasta 2040”. A pesar de haberse prohibido, su uso intensivo durante tantos años, y el hecho de que todavía es legal su producción en 150 países de todo el mundo, conlleva que sea una sustancia que aún hoy está presente en nuestras casas, escuelas, hospitales y centros de trabajo.

Una vez finalizada la vida útil de los materiales con amianto, que puede ser de entre 30 y 50 años, estos pierden sus propiedades desprendiendo fibras de amianto no sólo al medioambiente sino que pueden contaminar el agua destinada al consumo humano. Por eso, la manipulación indebida o el abandono de materiales que contengan amianto en lugares públicos, pueden constituir un delito medio ambiental o contra la salud pública.Según indican en la guía, el amianto se encuentra entre nosotros en jardineras, placas onduladas en tejados, cubiertas y paredes pluviales, chimeneas y conductos de aire, en depósitos de agua, en tejas, en conductos de agua como cañerías cilíndricas para bajantes de aguas residuales, en fibromármoles decorativos, o baldosas de vinilo.  Se calcula que todavía quedan sin retirar 80.450 km de tuberías con amianto en España, y cerca de 8,5 millones de toneladas de placas.

CONVENIO NAVARRA-ESPAÑA

La patología derivada de la exposición laboral a amianto queda recogida en el RD 1299/2006 de 10 de noviembre (modificado por Real Decreto 1150/2015, de 18 de diciembre), por el que se aprueba el cuadro de enfermedades  profesionales en el sistema de Seguridad Social y establece criterios para su notificación y registro.

El amianto se encuentra en jardineras, tejados, cubiertas, chimeneas, conductos de aire, depósitos de agua, cañerías, fibromármoles decorativos, o baldosas de vinilo entre otros…

Las principales enfermedades relacionadas con este material son: cánceres como los de bronquio y pulmón, mesotelioma pleural, mesotelioma peritoneal y el mesotelioma de otras localizaciones, cáncer de laringe, asbestosis y fibrosis de la pleura y pericardio que cursan con insuficiencia respiratoria o cardiaca.

En Navarra hay establecido un programa para el seguimiento post-ocupacional de  estos trabajadores que estuvieron expuestos al amianto en cuyo seguimiento participamos activamente desde nuestro Instituto junto al Servicio de Neumología del Complejo Hospitalario de Navarra. Aunque no tenemos datos de cuántas personas han fallecido como consecuencia de patologías asociadas a esta exposición sí que tenemos recogido que unos 200 de estos trabajadores han presentado algún tipo de alteración pulmonar asociada a la exposición a  amianto. Además están recogidos 79 casos de patología tumoral asociados a dicha exposición. En una reciente estimación realizada por este Instituto para el periodo 2008-2012 se calculaba que el número de casos de cáncer de tipo mesotelioma derivados de exposición a  amianto estaría en torno a los 60 casos y las muertes asociadas a dicha causa podrían alcanzar las 46 en ese periodo. Son cifras que están muy lejos de los casos finalmente reconocidos“, añade Fernández Baráibar.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social, INSS y el Departamento de Salud de la Comunidad Foral de Navarra mantienen un Convenio de colaboración en el que ambas partes se han comprometido a coordinar el seguimiento de los trabajadores expuestos a amianto residentes en Navarra, intercambiar información que permita mantener las bases de datos correspondientes, revisar la tipología de pruebas diagnósticas necesarias y los informes de especialistas, así como recabar cualquier otro tipo de información necesaria para la valoración de los distintos puestos de trabajo susceptibles de exposición al riesgo.

Tuberías de fibrocemento, material con amianto

Tuberías de fibrocemento, material con amianto

“Es cierto que muchas de las patologías asociadas a la exposición al amianto pueden aparecer muchos años después de haber finalizado la exposición. Hasta 50 años en algunos casos. Esto dificulta la asociación entre la patología y la exposición en el pasado al amianto. En cualquier caso, y aunque el uso del amianto estuvo permitido hasta el año 2000 la mayor utilización de este producto en las empresas se alcanzó en las décadas de los 60-70 del s. XX, por lo que el mayor numero de casos de patologías relacionadas pueden estar apareciendo ahora y es esperable un lento y progresivo descenso del número de casos nuevos”, destaca.

LISTADO RERA Y VÍA JUDICIAL

Una de las fuentes que se utiliza para la elaboración de los registros de trabajadores expuestos a  amianto en España y Navarra es el Registro de empresas con riesgo por amianto (RERA), “sin embargo el que una empresa esté inscrita en el RERA no significa que sus trabajadores estén expuestos al amianto. Las inscripciones no caducan y la Administración no puede dar de baja a la empresa en el registro de oficio, por lo tanto, estos registros pueden incluir empresas que no manejan amianto o que no existen ya. Los últimos datos de RERA a nivel nacional incluyen 4829 empresas y en Navarra figuran inscritas 60 empresas. Ahora, aunque ya no se puede usar amianto, podemos encontrarlo por ejemplo en edificios que lo incluyeron en sus construcciones en obras de demolición, rehabilitación o mantenimiento. Como hemos indicado,  si se tiene que actuar sobre estos MCA, estos trabajos corresponde realizarlos a las empresas especializadas en ello e inscritas en el RERA. En nuestra comunidad, son las empresas de construcción, las que mayoritariamente aparecen en el RERA. No obstante los trabajadores autónomos y de empresas de mantenimiento de instalaciones y edificaciones son colectivos que nos preocupan especialmente por poder no ser suficientemente conocedores de este riesgo en el desarrollo de sus trabajos”, subraya Fernández.

Navarra tiene un registro de empresas con riesgo por amianto RERA, cuyo fichero se encuentra en el ISPLN. Figuran inscritas 60.

Saber si una persona ha estado expuesta al amianto durante su vida laboral no es una tarea sencilla. “Cuando en las consultas de neumología y atención primaria se detecta un caso de patología sospechosa de ser consecuencia a una exposición pasada al amianto se remite el caso a nuestro Instituto. A partir de ahí se recaban tantos datos como sea posible tratando de documentar esa exposición y ver entonces si se puede asociar  a la actividad laboral pasada. Hay que remontarse muchos años atrás, y en ocasiones no queda documentación al respecto e incluso es posible que no exista siquiera la empresa”.

 Es entonces cuando afectados y familiares pueden querer actuar desde la vía legal y pedir responsabilidades a la empresa donde trabajó. “En efecto, esto supone ir un paso mas allá cuando se reconoce el origen profesional de la patología. Pero para esto, la investigación ha de contemplar otros aspectos técnicos que se deben revisar. En estos casos el papel que juega la Inspección de Trabajo es incuestionable”.

En Navarra, Ananar, asociación navarra de víctimas del amianto, pretende acompañar a otras personas en ese duro camino e informar y ayudar en aquellos temas legales o judiciales que necesiten, algunos de ellos en proceso abierto actualmente como el que tiene lugar el 23 de octubre. 

En Navarra, 200 trabajadores han presentado algún tipo de alteración pulmonar asociada a la exposición a  amianto. Además están recogidos 79 casos de patología tumoral asociados a dicha exposición.

La legislación actual recoge cómo se debe actuar en aquellas situaciones en las que un trabajador que pueda estar expuesto a amianto lo haga con garantías. Por otro lado, señalan desde el INSPL “en Navarra se está trabajando en la elaboración de un Plan de desamiantado ya que debemos pensar cómo eliminar este elemento que se utilizó de una manera generalizada y que podemos encontrar hoy en día en muchos sitios, esperables y en otros, no tanto, y a los que pueden estar expuestos no sólo los trabajadores sino la población en general. El comienzo sin duda, es al menos, tener identificada su localización”.

 Para más información sobre Riesgos Laborales LEER AQUÍ


To Top