martes, 18 febrero 2020

Año bisiesto… ¿año siniestro?

Entremezclando presagios, malos augurios y curiosas costumbres, los años bisiestos han propiciado mitos y leyendas desde la antigüedad. Para algunos, traen mala suerte; para otros, todo lo contrario. El 29 de febrero incluso tiene su propio club. Decenas de personas nacidas en tan singular fecha se reúnen cada cuatro años en un restaurante donostiarra.

Irene Iriarte
Pamplona - 8 febrero, 2020

Algunas celebridades que cumplen el 29 de febrero.

Cada cuatro años, añadimos un día más en el calendario gregoriano. Y 2020 es uno de ellos. Este mes de febrero acabará el día 29 y no el 28. El nacimiento de los años bisiestos se remonta a la época de Julio César y ha influido en culturas y religiones, creando supersticiones de lo más curiosas.

¿Y por qué se hace esto? La Tierra tarda veinticuatro horas en girar sobre sí misma y un año en dar una vuelta completa alrededor del sol. Sin embargo, no son 365 días exactos, sino que en realidad lo hace en 5 horas, 48 minutos y 56 segundos más. Por eso, para compensar ese tiempo que sobra y que perdemos anualmente, sumamos un día extra a nuestro calendario cada cuatro años. Para muchos, es una fecha llena de mitos y creencias.

COSTUMBRES

Una tradición irlandesa señala que las mujeres solo pueden pedir matrimonio a sus parejas el 29 de febrero. La leyenda cuenta que, en el siglo V, santa Brígida se dirigió preocupada a san Patricio. Y es que muchas mujeres tenían que esperar largo tiempo para casarse porque sus prometidos eran demasiado tímidos para pedir su mano.

Si este rechazaba el ofrecimiento, tenía que comprar un vestido de seda a la mujer como compensación. Sin embargo, ahora las reglas han cambiado y debe obsequiarle un abrigo de piel.

En otros países como Escocia, el 29 de febrero es día de malos augurios. Y uniendo ambas creencias nos encontramos a los griegos, quienes consideran que casarse en un año bisiesto traerá como resultado el divorico.

Tampoco faltan los que asocian los años bisiestos a recuerdos trágicos. Por ejemplo, el hundimiento del Titanic en 1912, el comienzo de la Guerra Civil española en 1936 o los asesinatos de Kennedy, Martin Luther King y de Mahatma Gandhi. Todos ellos sucedieron en años bisiestos.

Dona tu bisiesto a la solidaridad. Muchas organizaciones, sobre todo europeas y estadounidenses, han lanzado campañas para que la gente lleve a cabo trabajos voluntarios y ayude a los más desfavorecidos en ese día adicional que se gana en un año bisiesto. Los interesados donan, participan y reúnen fondos para una variedad de causas, desde la investigación contra el cáncer hasta actividades comunitarias. Sin embargo, para sacar adelante este tipo de iniciativas, los empresarios deben dar a sus trabajadores el día libre. Y eso no siempre resulta sencillo.

DE PEDRO SÁNCHEZ A DENNIS FARINA

Solo pueden celebrar su cumpleaños de forma real una vez cada cuatro años. El actual presidente de España probablemente sea el más joven en ocupar tan relevante cargo. Porque si nos atenemos estrictamente a esta peculiaridad, Pedro Sánchez ahora tendría únicamente once años, casi doce. Sí, cumple el 29 de febrero, al igual que otras 30.000 personas en España y cinco millones en todo el mundo.

Varios personajes célebres también nacieron en este día tan especial. El papa italiano Pablo IIIel padre del submarino moderno, John Philip Hollandla asesina en serie estadounidense Aileen Carol Wuornos; el actor Dennis Farina; la baloncestista española Nuria Martínez; el cineasta William A. Wellman; o el poeta británico John Byron son una buena representación de ellos.

CLUB MUNDIAL DE LOS BISIESTOS

Cada año bisiesto, decenas de personas nacidas el última día del segundo mes celebran su cumpleaños con una comida en el restaurante Ubarrechena de San Sebastián y terminan después con un cóctel en el Hotel María Cristina. José Manuel Ubarrechena es el fundador y presidente del Club Mundial de los Bisiestos y este año cumplirá 81 años aunque, de momento, solo haya podido festejar veinte de ellos.

Este donostiarra creó la asociación en 1996 con el objetivo principal de “fortalecer los lazos entre sus componentes y disfrutar de la amistad y la alegría que supone formar parte de esta gran familia tan especial”, cuenta. El éxito de la iniciativa fue “inmediato”, ya que comenzaron a llegar cartas y llamadas de España y de muchos otros países. Así, desde entonces, los bisiestos, antes dispersos por todo el planeta, encontraron por fin un punto de encuentro.


To Top