viernes, 23 abril 2021

Así será la bodega del futuro

Mirar al mañana manteniendo la sustancia del pasado. ‘Esencia Matarromera’ es el nombre del interesante proyecto que está transformando Bodega Matarromera por completo para adaptarse al futuro de manera sostenible. El equipamiento de última tecnología, gran diseño e interiorismo y un nuevo plan de enoturismo completan una apuesta que, si la crisis del Covid-19 lo permite, verá la luz esta primavera-verano.

Redacción
25 abril, 2020

‘Esencia Matarromera’ es el nombre del proyecto que está transformando Bodega Matarromera.

La bodega del futuro es ya casi un presente. ‘Esencia Matarromera’ es el nombre del proyecto que está transformando la famosa Bodega Matarromera por completo para adaptarse al futuro de manera sostenible y que va a ver la luz esta primavera-verano, una vez se supere la excepcional situación desatada por la crisis del coronavirus. Este plan, dividido en ocho áreas clave, cuenta con una inversión superior a los diez millones de euros.

Para el empresario y bodeguero Carlos Moro “las bodegas tienen que ser empresas flexibles, dinámicas y modernas, pero sin perder la esencia que hemos ido atesorando a lo largo de nuestra trayectoria”, asegura. En este sentido, y tras décadas de existencia en las que la conocida bodega vallisoletana ha consolidado su prestigio nacional e internacional con multitud de reconocimientos, Moro decidió hace dos años iniciar este ambicioso reto de ampliar y renovar su bodega más emblemática.

Este plan, dividido en ocho áreas clave, cuenta con una inversión de unos diez millones de euros.

A simple vista, destaca la creación de un complejo al más puro estilo francés en el que la bodega queda rodeada por veinte hectáreas de viñedo. Se ha edificado una nueva nave en la parte lateral de la construcción principal, hacia el oeste, de la misma superficie, y de forma simétrica, sin que la fachada principal experimente cambios. En total, la parcela contará con una superficie construida cercana a los 11.000 metros cuadrados. El edificio de la bodega ya existente está siendo actualizado por completo renovando suelos, techos, instalaciones eléctricas y dotándose de un moderno sistema de iluminación led. Todos los depósitos se han sustituido por otros nuevos más modernos y se han incorporado tinos de madera para elaboraciones especiales de los vinos de pago y grandes reservas que caracterizan a la marca. Además, la bodega dispondrá de un nuevo sistema de embotellado que mejorará el rendimiento y la productividad.

Uno de los objetivos fundamentales de este proyecto es el de garantizar la seguridad vial, para que lo se ha habilitado un carril de aceleración y desaceleración desde la carretera para acceder al nuevo complejo. Por otra parte, se ha realizado una vía independiente para los vehículos de acceso logístico con la finalidad de facilitar el flujo de mercancías.

La calidad en el viñedo se traslada directamente a la bodega.

La gestión de la energía de Bodega Matarromera para reducir costes y mejorar el desempeño energético, fruto de su apuesta por la sostenibilidad, es otra de las claves de este proyecto. Además, ha sido prioridad introducir la bodega en la industria 4.0 mediante un sistema integral de gestión que permite el análisis masivo de datos para poder optimizar los procesos productivos, mejorar la eficiencia productiva y la relación directa entre la máquina, el proceso, el operario y el gestor.

Gracias a la ampliación de fotovoltaicas en cubierta y en el nuevo parking, se estima poder satisfacer con creces la necesidad energética de la bodega durante el día.

NUEVOS ESPACIOS

El proyecto ‘Esencia Matarromera’ contempla, también, el equipamiento de última tecnología a lo largo del proceso de elaboración del vino como, por ejemplo, el descube mecánico. Pero también, desarrolla tecnologías de servicio en cuanto a iluminación, climatización o proyecciones visuales.

De la vid, del viñedo, del vino… Destino: barricas de roble francés y americano.

El diseño e interiorismo es otra de las claves del proyecto, cuyo objetivo es mantener y transmitir la verdadera identidad de Matarromera gracias al empleo de materiales como la piedra o el ladrillo, el roble o el hormigón. La innovación y diferenciación vienen dadas por la creación de nuevos espacios exteriores e interiores como ‘La Plaza de la Balconada’, ‘El Jardín Varietal’ o la ‘Sala de los Insignes’, que han sido diseñados para divulgar el mundo del vino desde un punto de vista lúdico.

‘Esencia Matarromera’ incluye un nuevo proyecto de enoturismo en el que se ha tenido muy en cuenta la posibilidad de acoger eventos de muy variado tipo y de una oferta a la carta para que el visitante diseñe su propia experiencia.


To Top