viernes, 3 diciembre 2021

“Aún hay una demanda terrible de bicicletas, pero encontramos poco producto”

El sector de las bicicletas ha experimentado un vertiginoso crecimiento en la pandemia. De hecho, Pruden Indurain, director comercial de Conor Bikes, detalla a Navarra Capital que el aumento de las ventas en su empresa se acerca al 40 %. No obstante, la industria se enfrenta a un complejo reto en estos momentos: dar respuesta a la altísima demanda en un contexto marcado por la escasez de materias primas y ciertos productos, procedentes sobre todo de los países asiáticos.

Iratxe Zubieta
Pamplona - 15 noviembre, 2021

Pruden Indurain lleva tres años trabajando en Conor. (Fotos: Maite H. Mateo)

Las enormes cajas de cartón donde guardan y envían las bicicletas a los clientes; la organización y distribución de estas en interminables estanterías metálicas, que pronto serán automáticas; el funcionamiento de la nueva maquinaria que se está implementando en la fábrica; el nuevo photocall, donde posa para la foto de esta entrevista… 

Pruden Indurain explica al detalle cada zona de Conor Bikes, la empresa donde hace tres años empezó una nueva carrera. Después del boom de ventas experimentado en la pandemia, que incluso dejó a los comercios sin existencias, el mundo de la bicicleta se enfrenta a un nuevo desafío: la escasez de materias primas y las dificultades para atender la alta demanda existente por los parones de producción en Asia. Un giro inesperado para el sector, que el exciclista analiza en esta conversación con Capital Sport.

1. Su día a día…
En la fábrica estamos de siete a tres, pero un director comercial está atento a las llamadas prácticamente todo el día. Aunque cada vez está todo más digitalizado, tanto Jesús Mari González, mi director adjunto, como yo, estamos al día con los clientes. Saben cuándo les van a llegar las bicicletas, todas las demoras, les aconsejamos sobre el producto… Mi mayor fortuna es no tener que estar delante de un ordenador ocho horas, sino que viajo, me puedo mover con cierta libertad y me dedico al mundo que llevo en el ADN, la bicicleta.

2. ¿Imaginaba vivir el mundo de la bici desde esta otra perspectiva?
No hay muchas fábricas de bicicletas en España. Están Orbea, BH y nosotros, además de alguna más pequeñita. Nunca lo pensé. Fueron casualidades de la vida, me presentaron el proyecto y ya llevo aquí llevo tres años.

3. Conor Bikes está creciendo notablemente…
Tenemos casi 2.000 clientes entre España y Portugal, que representa el núcleo de Conor. También vendemos algo a Italia o Francia. Pero nuestros propios clientes son los que exportan nuestras bicicletas al extranjero. Generalmente no vendemos al cliente final, somos intermediarios y nos compran tiendas, aunque también hay algún consumidor particular vía online. Ahora se está abriendo el mercado a Bélgica… pero sobre todo somos líderes en el mercado a nivel nacional. En Portugal hay mucha competencia, pero no se encuentra el mismo producto.

“Antes hacías un pedido de compra y tardaban entre ocho y nueve meses. Con estos plazos planificabas fácil. Ahora están tardando alrededor de dos años”.

4. ¿Hasta qué punto el Covid-19 ha incidido en sus ventas?
Antes de la pandemia éramos líderes con un aumento de un 8-10 % en ventas anuales. Y el Covid-19 ha disparado la práctica de la bicicleta, hasta incluso colapsar talleres y tiendas. Cada vez más, las ciudades están incentivando y facilitando que vayamos en este transporte a los sitios y todo eso hace que la demanda se haya incrementado. Ha habido y está habiendo todavía una avalancha de compra de bicicletas terrible. Queremos ir a más, pero ahora nos encontramos con poco producto. Bueno, poco porque vamos con un crecimiento de casi un 40 % más y no somos capaces de atender a la demanda tan grande que hay.

 

5. ¿Cómo les está afectando el colapso comercial que existe en Asia y la escasez de materias primas?
Shimano, por ejemplo, es una marca que viene de China y que ahora tiene retraso. Como sucede con los coches, si quieres una bici ahora tienes que esperar cuando rara vez era así. Porque los productos llegan bajo demanda. Antes hacías un pedido de compra y tardaban entre ocho y nueve meses, con estos plazos planificabas fácil. Ahora están tardando alrededor de dos años. Las paradas de fabricación de las diferentes empresas sobre todo en Asia afectan. Les frenan la producción y les cierran por un caso de Covid19 y eso repercute en el producto. Esto hace que se atrase la fabricación y, sobre todo, que los componentes electrónicos de las bicicletas de alta gama de carretera y montaña acumulen alrededor de un año de retraso en muchos modelos.

6. ¿Cómo lo estáis gestionando?
Es difícil acertar y vaticinar qué va a pasar dentro de dos años, pero estamos comprando ya gamas de 2024/2025, es decir, para dentro de dos años. Quién lo iba a pensar… Pero es que si no compramos ahora, llegará ese día y no tendremos bicicletas. Las tiendas están sin producto, siguen comprando y nosotros seguimos vendiendo, fabricando e intentando ayudar y reponer en los establecimientos el producto que no tienen.

7. Cuáles son las últimas novedades del mercado. ¿Ha cambiado la demanda?
Estamos cambiando y diversificando, sobre todo hacia el tema eléctrico. Este tipo de bicicletas está tirando muchísimo, está en auge y cada vez hay más demanda. Estamos sacando proyectos novedosos con motores tanto de Bafang como de Shimano.

8. Además, también llegan cambios en la empresa, mejoras y nuevos retos…
Sí, queremos ir creciendo, sobre todo en el tema de la visibilidad. Tenemos un montón de proyectos, embajadores que llevan nuestras bicicletas… También estamos trabajando en las redes sociales y, además, estamos automatizando la planta. Tendremos estanterías automáticas, las bicicletas serán ubicadas e identificadas con matrículas…Hemos hecho una inversión fotovoltaica, estamos en un proyecto de inversión y mejora muy importante. Tal y como está la luz y con las ayudas que dan desde el Gobierno, vamos a intentar generar nuestra propia electricidad.

8. ¿Cómo se preparó para entrar en el mundo de la empresa?
Dejé la bicicleta en el año 99 y, entonces, me formé. Hice un máster de dirección de empresas y también he estado en el mundo de la política: un año de parlamentario y tres como director de Deporte y Juventud del Gobierno de Navarra. Tras esto, volví otra vez al mundo empresarial en ISN y luego al comercial, que es lo que me gusta. Siempre me ha llamado el tema de los servicios, comercial… Y, sobre todo, en esta parcela es donde me he ido formando también de forma autodidacta, de todo un poco…

9. ¿Sigue practicando deporte?
Al final he vuelto al mundo de la bicicleta también en el ocio. Me da por hacer running de vez en cuando y corrí la Zubiri-Pamplona, pero a mí lo que se me da bien es la bici (risas). Mi cuerpo está adaptado a este elemento y es en el que mejor me manejo. No entreno al mismo nivel que antes, pero me sigo machacando.

“Es difícil acertar y vaticinar qué va a pasar dentro de dos años, pero estamos comprando ya gamas de 2024/2025. Si no compramos ahora, llegará ese día y no tendremos bicicletas”.

10. ¿Cómo vivió el salto del deporte a la política y de la política a la empresa?
En el ciclismo nos tocó vivir una época brillante, y que el responsable de todo esto fuese tu hermano es un orgullo. Es un mundo muy sacrificado, es labor de equipo sobre todo y exige un gran rendimiento y dedicación para hacerlo lo mejor posible. El de la política fue un cambio que no me esperaba, estuve a gusto en la etapa de Deporte y Juventud, pero nos pilló una época restrictiva de gasto público y hubo proyectos que no pudimos cumplir. Cuando saltas al mundo de la empresa, tienes carencias evidentemente. Por eso, te tienes que formar, adaptar y cambiar de chip. Pero es bonito. Conoces gente…Has crecido con la filosofía del esfuerzo que implica el deporte y ahora te toca hacerlo aquí.

11. ¿Qué aplica del deporte en su trabajo?
En el mundo del deporte, sobre todo, aprendes del sacrificio y, desgraciadamente, aprendes más de las derrotas que de las victorias. Así es como te vas forjando y haciéndote a lo que es del día a día…Compromiso, disciplina, dedicación e implicación creo que son más grandes que cualquier formación que te puedan dar. Y no se valoran lo suficiente.

12. Está acostumbrado a trabajar en equipo dentro y fuera del ciclismo…
Aquí, en Conor Bikes, no somos individualistas, todos somos parte de… Y eso en el ciclismo también era parecido. Un líder no va a ganar solo, sin el equipo que tiene detrás no es nada. Desde el director hasta el mecánico, o el que te lleva al hotel, todos son super importantes y te dan tranquilidad. Aquí pasa lo mismo. Todo el mundo aporta algo importante. Funcionamos juntos y es lo que te hace crear valor.

13. Hemos hablado de la evolución de las bicicletas. Pero, ¿Cómo ve el ciclismo actual?
No hay mucha salida para los chicos y chicas que quieren competir. Ha cambiado mucho todo ahora está muy programado. Saben qué vatios mueven, cuánto comen, cuánto pesan… Yo dejé en el 99 y ya empezaba todo el tema de pulsómetros, pero ahora conocen prácticamente toda la recuperación. Son un poco robots. Antes era por sensaciones que le contabas al médico. Las bicicletas también han cambiado muchísimo, no pesan nada, son de carbono. Los maillots son mucho más finos… Todo evoluciona, pero creo que tanto en Banesto como Vitalicio teníamos lo más novedoso y lo mejor que había en aquel momento. En mi caso, los gregarios nos dedicábamos a arropar a los líderes, ahora en ocasiones no hay un líder tan fijo como antes.

Pruden, junto a uno de los trabajadores durante el proceso de producción de una bicicleta.

Pruden observa el proceso de producción de una bicicleta junto a uno de los trabajadores.

14. Algo que, al echar la vista atrás, le dé pena no haber hecho en el plano deportivo…
No. Quizá el haber disputado alguna carrera más…

15. ¿El mejor recuerdo de su carrera deportiva?
Creo que es la primera vez que lo cuento, pero fue muy especial ir a preparar a EEUU el mundial de Colombia.  Andrew Hastings, el ‘Chava’ Jiménez, Santi Blanco, Miguel Indurain y yo. Llegamos a Colorado para entrenar y luego fuimos a Colombia a competir. Ganamos el Mundial por España: Miguel se impuso en la contrarreloj y Olano en la carrera de fondo. Al final son momentos que, cuando empiezas a mirar atrás, te das cuenta de que dejan un bonito recuerdo.

16. ¿Cuál fue el punto de inflexión para retirarse?
La edad no perdona. Ahora hay líderes, como por ejemplo Valverde, que tiene 42 y sigue ahí en el candelero. Es un ejemplo a seguir. Antes eso era inconcebible. En el año 99 no había nadie en el pelotón que tuviese más de 30 años. Diez años de profesional era un éxito total. Me preocupa que esto pueda ser porque no hay savia que renovar o no sé. Antes pasábamos de muy jóvenes a ser profesionales con dieciocho, diecinueve años y para los 30 ya habías cumplido. La edad te marca, también había muchos equipos profesionales y mucha rotación.

17. ¿Le costó tomar la decisión? 
Es duro poner el punto final porque son muchos años haciendo lo mismo desde pequeño: entrenar, bici, competir…. entrenar, bici, competir… Llega un momento en el que tienes que saber dejarlo.

 

18. ¿Le costó adaptarse al cambio del deporte de élite al mundo de la empresa?
En mi caso no tuve grandes problemas, pero hay que adaptarse. Sí me costó la transición. No pasas directamente de la empresa Banesto a la Volkswagen por poner un ejemplo. Pasas de estar en el mejor equipo del mundo en este caso para después salir al ‘mundo real’ y no es sencillo. Cada vez se piden más estudios y títulos. Con una vida dedicada al deporte de élite, tú no te has podido formar como a ti te gustaría. Y cuesta, tienes que cumplir un horario, cambia tu vida… Pero ayuda que llegas con un gran bagaje, tienes disciplina porque vienes de un mundo de mucho esfuerzo… De todas formas, no es fácil la inserción laboral.

19. Consciente de ello, está inmerso en una nueva e interesante iniciativa…
Sí. Ahora mismo estamos trabajando con Adecco, precisamente, para que puedan venir chavales a formarse a Conor, a prepararse para el camino al mundo laboral, que es un poco lo que al deportista le falta. Pasar de estar en la ‘nube’ a poner otra vez ‘los pies en el suelo’.  Estamos trabajando con varias empresas para crear una bolsa y poderles ayudar en este camino, enseñarles lo que hacemos e inculcarles los valores que queremos mostrar desde nuestra empresa, que es mejorar la vida pedaleando.

“Estamos trabajando con varias empresas para crear una bolsa de empleo y poder ayudar a los jóvenes en el camino al mundo laboral”.

20. Sus nuevas etapas y metas…
La meta más cercana, sortear la incertidumbre que hay en los mercados asiáticos y saber si esta demanda se va a poder seguir abasteciendo. También queremos que las ciudades cada vez sean más ‘ciclables’ y poder aportar nuestro granito de arena para mejorar la vida de las personas haciendo deporte pedaleando y no contaminar. En definitiva, poder mejorar este mundo.

21. Un consejo para los deportistas a los que se les acabará su carrera y tienen que dar un nuevo enfoque a su vida.
Cuando estás ahí, todo el mundo te aplaude y te conoce. Una vez dejas el deporte ya no se acuerda de ti, entre comillas, casi nadie…Que aprovechen su carrera deportiva, pero estén preparados para el mundo que les viene después, que se formen y que se adapten.

Entra aquí para leer más noticias de Capital Sport.


To Top