jueves, 13 mayo 2021

Basket Navarra busca más patrocinadores para garantizar su supervivencia

Este fin de semana, ENERParking Basket Navarra disputó el primer encuentro del 'play-off' de ascenso a LEB Oro, que se saldó con una derrota por trece puntos contra el Grupo Alega Cantabria. El presidente del club, José Javier Sobrino, explica qué supondría el cambio de categoría para las arcas de la entidad, tanto en materia de ingresos como de gastos. Sobrino está convencido de que subir ofrecería más posibilidades de encontrar empresas navarras que apoyen al equipo durante dos o tres años, algo fundamental para su supervivencia. También crecerían notablemente las ayudas públicas.

Iñaki Ciordia
Pamplona - 26 abril, 2021

Javier Sobrino sueña con el ascenso del club navarro a la ACB. (Foto: Maite H. Mateo)

ENERParking Basket Navarra se juega estar en LEB Oro la próxima temporada. En el primer partido del play-off, que tuvo lugar el pasado sábado en Pamplona, los navarros perdieron 50-63 contra el Grupo Alega Cantabria. La remontada se antoja difícil, pero los jugadores de Jordi Juste se dejarán la piel para intentar consumar la hazaña.

“A día de hoy, contamos con ENERParking y estamos encantados, pero buscamos más apoyos dentro de las empresas navarras”.

Porque las aspiraciones del equipo pamplonés van más allá de lo deportivo. En la entidad, directivos y deportistas son muy conscientes de que un ascenso de categoría permitiría ampliar las opciones de firmar nuevos acuerdos de patrocinio. 

“Para nosotros, el salto a LEB Oro supondría un incremento de la visibilidad del patrocinador y eso sería muy importante”, destaca José Javier Sobrino, presidente del club. Aunque el club cuenta actualmente con el respaldo de ENERParking, Sobrino apunta que está buscando “más apoyos dentro de las empresas navarras”.

Echando la vista atrás, el máximo dirigente del club recuerda cómo, no hace muchos años, la entidad contó con el respaldo de Grupo Iruña o Planasa. Ambas firmas llegaron a aportar más de un tercio del presupuesto del equipo: “Una empresa quiere la visibilidad de su marca y un retorno”. Por eso, la entidad ahora centra sus esfuerzos en presentar su proyecto a otras entidades. “Estamos convencidos de que jugar en una categoría superior supondrá un mayor atractivo para las empresas navarras”, defiende.

No obstante, no oculta las dificultades que se está encontrando. “Está muy complicado e igual el año que viene no salimos si no encontramos ese respaldo económico”, lamenta. De hecho, ENERParking solo cubre el 50 % del dinero que, a su juicio, debería ingresar el club en concepto de patrocinios. “O conseguimos dos o tres patrocinadores o va a ser muy difícil sobrevivir”.

De conseguir el ascenso, en el club están convencidos que podría suponer una oportunidad única para encontrar un patrocinador fuerte y solvente que estuviera dos o tres años con Basket Navarra. Pero Sobrino incide en la importancia de seguir contando con quienes llevan tiempo apoyándoles. “Confío en que la próxima temporada siga ENERParking con nosotros, tanto si es en LEB Oro como si es en LEB Plata”. 

El equipo cuenta en la actualidad con un presupuesto de 340.000 euros, pero con los patrocinios de Grupo Iruña o Planasa llegó a rondar los 600.000.

El equipo cuenta en la actualidad con un presupuesto de 340.000 euros, pero con los patrocinios de Grupo Iruña o Planasa llegó a rondar los 600.000. “Eran otros tiempos y las empresas aportaban cerca de 250.000 euros por temporada”, rememora.

También recuerda la proyección que estas marcas tuvieron gracias al club. Y pone como ejemplo a Planasa: “Era una firma que no se conocía. Te decían ‘¿de verduras?, ¿pero qué es?’. Y, a raíz de estar con nosotros, la conocían hasta en EEUU. En California, donde tiene una fábrica, era reconocida porque tenía un equipo de baloncesto en España”.

La presencia en LEB Oro, categoría en la que ya han militado en seis temporadas, “no supondría un aumento importante en el presupuesto del club”. Sí lo haría en otros aspectos relacionados con la contratación de jugadores. “El contrato de un jugador que milita en LEB Plata te puede costar más que uno que juega en LEB Oro porque este último quiere jugar en la ACB y es capaz de renunciar a ciertas cantidades por la estabilidad que le aporta un club como Basket Navarra. Aquí saben que, a final de mes, todo el mundo cobra. Tenemos fama a nivel nacional de ser muy serios, remarca.

El granadino Pablo Almazán o el tinerfeño Sergio Rodríguez son dos ejemplos de jugadores que pasaron por el equipo navarro y hoy se encuentran en la máxima categoría: “Necesitamos deportistas con proyección, jóvenes, que pueden dar un rendimiento muy bueno y, a la vez, contar con un par de veteranos que debes tener en LEB Oro”.

EL ASCENSO, EN CIFRAS

El sueño de la nueva categoría también supone un aumento en el aval que se le pide al club, pasando de los 50.000 euros de la LEB Plata a los 150.000 euros en LEB Oro. A esto hay que sumar el coste de la inscripción del equipo, que se duplica: de 17.500 euros a 36.000. En lo referente a los desplazamientos, no se incrementa demasiado el presupuesto en viajes, ya que son similares a los de la actual categoría dependiendo, eso sí, de si hay que trasladarse a las islas.

Las subvenciones que recibe Basket Navarra también reflejarían un importante aumento. En el caso del Instituto Navarro del Deporte (IND), pasaría de los 71.000 euros de esta temporada a cerca de 150.000 euros.  A esta cifra también se añadirían 25.000 euros que aporta el Ayuntamiento de Pamplona. Si el equipo logra el ascenso, el Gobierno de Navarra subvencionaría además al club por cada jugador navarro que tenga en la plantilla con 4.000 euros. Una ayuda económica inexistente en LEB Plata.

Como ha ocurrido con el resto de deportes, el Covid-19 ha influido de manera directa en las arcas de la entidad, ya que solo ha podido contar con un tercio de los 1.200 socios que tenía antes de la pandemia. “Nos ha afectado bastante, ya que la gente tiene miedo de moverse”, confiesa. Y, en ese sentido, explica el cambio al Navarra Arena. “Por las restricciones de aforo, al pabellón Anaitasuna solo pueden ir 200 personas. El Navarra Arena tiene un coste alto para nosotros. Por eso no podemos jugar de forma habitual ahí”, asume. 

Hace diez años, el Basket Navarra, bajo el nombre de Grupo Iruña Navarra, alcanzó por primera vez el play-off de ascenso a la Liga ACB. El equipo quedó eliminado ante el Ford Burgos en el cuarto partido de los cuartos de final de la fase, en un pabellón Anaitasuna abarrotado. “Estuvimos a punto de subir y llevamos a más de 3.000 personas al pabellón Anaitasuna. El Burgos tenía un presupuesto de un millón de euros y nosotros, 620.000. Esto marca un partido porque te hace competir en inferioridad al tener una plantilla más corta que el rival”, evoca.

“Siempre he sido optimista y, aunque me preocupa la situación económica, no quiero dar pena. Prefiero pensar que encontraremos patrocinadores para que nuestro proyecto salga adelante”.

El presidente de ENERParking Basket Navarra no oculta su preocupación por el futuro que le pueda deparar al club, pero también se muestra ilusionado.

“Ahora mismo, somos como un equipo de 2ºB de fútbol. Pero, ¿cómo no voy a estar ilusionado con estar en la ACB dentro de unos años?”. Asegura que se trata de un sueño “que tiene todo el mundo”. “Siempre he sido optimista y, aunque me preocupa la situación económica, no quiero dar pena. Prefiero pensar que encontraremos patrocinadores para que nuestro proyecto salga adelante”, sentencia.

Entra aquí para leer más noticias de Capital Sport.


To Top