jueves, 15 abril 2021

Biología sintética para una prosperidad sostenible

Siguiendo el ejemplo de China, Reino Unido, Canadá o California, el autor confía en que Navarra impulse pronto una estrategia regional de biología sintética. A su juicio, el Departamento de Universidad, Innovación y Transformación Digital, junto con el Departamento de Desarrollo Económico y Empresarial, pueden coliderarla como ya están haciendo en materia de medicina personalizada.

Redacción
Pamplona - 25 enero, 2021

Juanjo Rubio. (Foto: Unai Beroiz)

Juanjo Rubio. (Foto: Unai Beroiz)

La mitad del equipo científico del nuevo presidente Joe Biden son personas expertas en biología sintética. Eric Lander, matemático y pionero en genética, dirige un centro de excelencia en investigación biomédica, enseña biología en el MIT y es profesor de biología de sistemas en Harvard. Francis Collins dirige los National Institutes for Health y lideró la parte pública del épico Proyecto Genoma Humano, con el que empezamos a leer código de nuestro ADN. Frances Arnold, premio Nobel de Química en 2018, es pionera en métodos de evolución dirigida para crear nuevos sistemas biológicos y, además, ha contribuido a desarrollar tecnologías para leer información almacenada en ADN y ARN y para crear nanomáquinas. La responsabilidad del equipo es asesorar al presidente de los Estados Unidos en esta nueva etapa de pandemias, para desarrollar conocimientos y tecnologías que permitan un desarrollo económico y social sostenible, aprovechando las oportunidades de la nueva (bio)revolución.

IdiSNA es el único instituto de investigación publico-privado en España. Cuenta con CIMA y Navarrabiomed, centros de investigación reconocidos internacionalmente e integrados en el sistema navarro de innovación SINAI y en la red europea de investigación biomédica. Las universidades de Navarra destacan por atraer a estudiantes y profesores de todo el mundo por su magnífica oferta docente e investigadora, además de por las condiciones de vida saludable de nuestra comunidad. Nuestro ecosistema industrial y de emprendimiento tiene grandes fortalezas en los sectores estratégicos de la región: salud, automatización, energía y creatividad. Tenemos la oportunidad de aprovechar el contexto de financiación europea con fondos Next Generation EU para complementar nuestras fortalezas, apostando por la bioinnovación y el bioemprendimiento en agroalimentación, energía y salud.

En el marco de nuestro futuro polo europeo de innovación digital, sería estratégico contar con un laboratorio para prototipar sistemas biológicos apoyando y atrayendo a grupos de investigación, startups y empresas para crear nuevos servicios y productos que puedan llegar rápidamente al mercado y aporten valor a las personas. Igual que nuestro centro avanzado de datos en Nasertic está integrado en la red europea de supercomputación, el laboratorio de prototipado biológico debería formar parte de la Global Biofoundries Alliance. Con ese fin, estamos trabajando con su presidente, el Dr. Paul Freemont, que ha liderado la estrategia de biología sintética en UK desde 2010, dirige el polo de bioemprendimiento SINBICITE asociado a la Universidad Imperial College y ha fundado la London Biofoundry. Durante los últimos meses, ha sido capaz de desarrollar diferentes métodos para el diagnóstico rápido, escalable y barato del Covid-19.

Hay una importante y creciente demanda mundial de personas y empresas con conocimiento en informática, robótica, ciencia de datos y optimización que pueden aplicarse a la automatización y digitalización de procesos biológicos en laboratorios de prototipado y en el emergente ecosistema de bioempresas. Puede ser una oportunidad para la diversificación en las empresas industriales de Navarra que ahora están especializadas en automoción. BioSpain, el encuentro nacional de bioempresas organizado por Asebio y Sodena, se celebrará en Pamplona a finales de septiembre. Puede ser un buen momento para que ADItech impulse una conversación sobre las oportunidades empresariales de la biología sintética con la CEN, FIN y AIN.

La biología sintética es también una herramienta para la innovación social. Con este nuevo superpoder, podemos imaginar y construir servicios y productos saludables y sostenibles. El reto es conseguirlo con un comportamiento ético, generando prosperidad social y ambiental para las personas y el planeta. La Unidad de Innovación Social de Navarra quiere hacerlo posible, cooperando en la capacitación de personas en ciencia, tecnología, creatividad y humanidad. Pretendemos contribuir a que crezca la ciencia ciudadana en nuestra comunidad colaborando con PlanetaSTEM, los centros educativos, las universidades y la Federación Navarra de Municipios y Concejos. Queremos sumarnos a la estrategia europea de ofrecer a la ciudadanía capacidades STEAM, reforzando valores de justicia, convivencia y solidaridad tan necesarios para conseguir que nuestra sociedad se transforme y renazca más sana y feliz. Estamos trabajando en equipo con el lema #UiS_AMETS.

La inteligencia artificial y la biología sintética, junto con la automatización, son los pilares de la nueva (bio)revolución. Siguiendo el ejemplo de regiones líderes como China, UK, Canadá o California, espero que Navarra impulse pronto, con la eurorregión NAEN, una estrategia regional de biología sintética. El Departamento de Universidad, Innovación y Transformación Digital, junto con el Departamento de Desarrollo Económico y Empresarial, pueden coliderarla como ya están haciendo en la estrategia de medicina personalizada. Tener en Navarra la primera biofoundry del sur de Europa, como laboratorio para prototipar sistemas biológicos, puede ser un faro que atraiga y retenga el talento que necesitamos para construir un mundo mejor, alumbrando nuestra imaginación colectiva.

Juanjo Rubio

Ingeniero biomédico y gerente de la Asociación Unidad de Innovación Social de Navarra

Entra aquí para leer más artículos de opinión.


To Top