sábado, 23 junio 2018

Breves pero intensos

'El Miserere', una adaptación de la leyenda escrita por el romántico Gustavo Adolfo Bécquer y ambientada en el Monasterio de Fitero ha sido la gran triunfadora del V Certamen de Cortometrajes 'Navarra Tierra de Cine' que dejó claro que nuestro territorio no solo acoge el cine, sino que sabe y disfruta del cine.

Redacción
Pamplona - 13 enero, 2018

Fotograma del corto '500k' que obtuvo el premio a la mejor interpretación en el V Certamen de Cortos 'Navarra, Tierra de Cine'.

Fotograma del corto '500k' que obtuvo el premio a la mejor interpretación en el V Certamen de Cortos 'Navarra, Tierra de Cine'.

Monasterio de Fitero. Interior. La cámara sigue la carrera nerviosa de uno de sus monjes en busca del prior… Así empieza el cortometraje ‘El Miserere’, rodado por Ángel M. Chivite a partir de una de las más famosas leyendas del escritor romántico Gustavo Adolfo Bécquer.

‘El Miserere’ fue el ganador del primer premio ‘Navarra Film Commission’ dentro del V Certamen de Cortometrajes ‘Navara, Tierra de Cine’, un encuentro que mostró a las claras que en la Comunidad foral, además de saber disfrutarlo, también se tienen los medios necesarios para desarrollar ‘pequeñas’ obras de arte cinematográficas.

Precisamente, la actualización de uno de los cuentos más populares del genial escritor sevillano obtuvo, además del citado galardón, el premio a la Mejor Fotografía así como el de un público que se vio atraído por esa atmósfera agobiante, llena de sombras y misterio magníficamente recreadas por el director y que, sin duda, serían aceptadas de buen grado por el autor original de la obra, el maestro Bécquer.

Cabe destacar, asimismo, que ‘El Miserere’ resultó el claro triunfador del certamen tanto en cuanto a los premios recibidos como a su cuantía ya que como primer premio obtuvo 2.500 euros a los que hay que sumar otros mil divididos entre el premio del público (500 euros) y la misma cantidad por obtener el máximo reconocimiento en la categoría de Mejor Fotografía.

misereren

En todo caso, lo más relevante de la obra, al margen de su trama y sus premios, hay que situarlo en los escenarios naturales que se utilizaron y que demuestran que, en materia de platós naturales, nuestra región también se encuentra muy bien nutrida. Porque, si el ganador se benefició de la majestuosidad románica de Fitero, el segundo clasificado supo aprovechar al máximo las oportunidades que ofrece una localidad con una tradición tan secular como la que representa Viana.

Dicho segundo premio ‘Turismo de Navarra’, dotado con 1.000 euros, se lo llevó el trabajo ‘Kurczak’ de Luis Galindo mientra que el premio especial del jurado fue para ‘La jota de Sancho el Fuerte’ rodada por Manu Álvarez en Pamplona. En todo caso, una decisión muy respetable en la medida en que fue refrendada por profesionales tan contrastados como los directores Ana Murugarren y Jon Mikel Caballero; Joaquín Calderón, de la Asociación de Productores Audiovisuales de Navarra; Iñaki Martínez de Virgala, de Turismo de Navarra; Sara Sevilla de la Navarra Film Commission y; Alberto Cañada, de la Filmoteca de Navarra.

kurczak_3

En todo caso, el ‘cuadro de honor’ de este V Certamen de Cortometrajes se completó con el premio a la mejor interpretación, en el caso de Natalia Álvarez, protagonista de ‘500k seguidores’, corto rodado en la capital navarra por Elena Okariz que obtuvo un premio de 100 euros.

Todos los galardonados se dieron a conocer en el transcurso de una gala celebrada en la Casa de Cultura de Viana y que fue conducida por los actores Pablo del Mundillo e Iñigo Guerrico.

NAVARRA, POR EL CINE

Con el Certamen de Cortometrajes, Navarra cerró un año 2017 que confirma los buenos resultados que la política de incentivos fiscales ha supuesto no solo para nuestra región por los ingresos generados por los rodajes que se llevan a cabo en nuestro territorio.

la_huida_2

Igualmente, la deducción del 35% en las inversiones cinematográficas que se aplica en nuestro territorio está detrás de esa pequeña industria cinematográfica que ha empezado a dar sus primeros pasos la Comunidad foral y que aspira a situarse como un motor de primer nivel tanto de la economía como de la cultura a partir de dos elementos muy diferentes: la tecnología y la integración con el sector cultural local.

Veremos cómo funciona el efecto llamada. Mejor dicho, en palabras de Besuievsky “si se puede dotar de un plan largo, será larga la vida”.


To Top