Brindando por el 40 de mayo

jueves, 13 agosto 2020

Brindando por el 40 de mayo

En esta época del año en que lo mismo hace frio que calor, en la que el tiempo ‘entre estaciones’ nos tiene despistados, no existe una mejor manera de disfrutarlo que saboreando una buena copa de vino blanco o rosado. Eso sí, bien fresquito como marcan los cánones. Y ¿quién mejor que la sexta generación de viticultores de la familia Ochoa para guiarnos en esta experiencia?

Iranzu Velasco
Olite (Navarra) - 15 junio, 2019

Bodegas Ochoa cuenta con una variada propuesta de rosados y blancos.

Seis vinos, dos rosados y cuatro blancos. Esta es la propuesta de Bodegas Ochoa para anticipar un verano que se presenta muy caluroso, pese a las apariencias. Para los enamorados del rosado navarro tenemos ‘Lágrima Rosa’, de la serie Javier Ochoa y ‘Calendas Rosado’, de la serie del mismo nombre. El primero, creado por el padre de las actuales gestoras, es todo un clásico elaborado con uva Garnacha, Merlot y Cabernet Sauvignon. Nos lo recomiendan Javier y Marivi (5ª generación de la familia), quienes lo eligen “por la versatilidad, su excelente calidad y porque representa nuestra región: Navarra. Es un vino que acompaña estupendamente la comida y está orientado a amantes del vino y a nuevos consumidores de rosado. Aquellos que nos dicen “yo no soy de rosados… acaban diciendo… ‘Ochoa Lagrima Rosa’ me ha gustado mucho””.

Está elaborado por el tradicional método de ‘sangrado’, igual que ‘Calendas Rosado’, este último con un color rosa intenso y aromas a frutos rojos aportados por el 70% de Garnacha y el 30% de Tempranillo.

En los blancos lo primero es preguntase ¿seco o dulce? Si eres más de secos, ‘Calendas Blanco’ es la respuesta. Se trata de un vino blanco fresco, aromático y fácil de gustar por sus aromas cítricos y florales. Lo componen 2 variedades de uva, la Viura que le aporta frescura y viveza, y la Chardonnay que le da estructura. Esta es la propuesta de Beatriz Ochoa. “Lo elijo porque es un vino blanco fresco y seco, perfecto para beberlo solo o en buena compañía de personas y de comida también. Es muy versátil y social. De nariz afrutada de la uva Chardonnay y fresco a la vez, como aromas de manzana verde”. 

vinos-ochoa-rosado-blanco

Si queremos probar algo diferente, la enóloga de la bodega Adriana Ochoa nos brinda la oportunidad. Enamorada de la variedad Viognier (de origen francés) tras su experiencia profesional en Australia, crea junto a Beatriz ‘8A Uvadoble’, un vino blanco seco de aromas frutales que debe su nombre a las iniciales de las dos variedades de uva que lo componen: Viognier y Viura; además de a ser obra de dos hermanas.

Si nos decantamos por lo semi-dulce, Ochoa también tiene opciones para diferentes momentos y, ¿por qué no?, gustos. Adriana nos recomienda ‘8A Moscato de Ochoa MDO’ “por su frescura, facilidad de consumo porque tiene una burbuja muy fina y unos aromas que recuerdan a la uva de Moscatel. Es ideal para los principiantes en el consumo de vino porque tiene 5.5 grados de alcohol y es muy refrescante”. Este es su vino inspirado en Italia.

No podemos dejarnos el vino blanco dulce natural ‘Ochoa Moscatel Vendimia Tardía, elaborado 100% con la variedad Moscatel de Grano Menudo. Creado también por Javier en los años 90, destaca por su capacidad de reinventarse: en los años más cálidos destacan los aromas amielados y de flores, y en los más frescos lo hacen los de frutas tropicales como piña y lichi, y las flores blancas como el sauco.

Parece pues imprescindible hacer ya un hueco en la nevera para tener cualquiera de ellos a la temperatura idónea (de los 10 a los 12 grados en el caso de los rosados, o de los 7 a los 10 en los blancos) para cuando se presente la ocasión. Aunque los expertos recomiendan como mejor opción colocar la botella en una cubeta que contenga agua con hielo, eso ya es una decisión personal. Lo importante es brindar y disfrutarlos.

cata-vino-Bodegas-Ochoa-instalaciones-Olite TWITTERfacebookinstagram

To Top