lunes, 20 mayo 2024

Científicas que cambian el mundo STEM «gota a gota»

Una de ellas es la responsable del Servicio de Innovación y Desarrollo Fotoeléctrico y Fotovoltaico en CENER, otra coordina iniciativas de ADItech y la tercera dirige el Departamento de Digestivo en la CUN e investiga en la Universidad de Navarra. Jaione Bengoechea, Maruxa Arana y Maite Herráiz son tres piezas claves de 'Científicas Ilustradas', un proyecto que comenzó hace un año, con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, y que ahora rinde homenaje a sus participantes con una exposición.


Pamplona - 15 febrero, 2023 - 06:00

Jaione Bengoechea (CENER), Maruxa Arana (ADItech) y Maite Hérraiz (UN). (Foto: Maite H. Mateo)

Las reacciones no solo han llegado de sus familiares y amigos más cercanos. También muchos pacientes de Maite Herráiz, directora del Departamento de Digestivo en la Clínica Universidad de Navarra (CUN) e investigadora en la Universidad de Navarra, se han alegrado al ver la fotografía de esta especialista -acompañada de una ilustración de la artista gallega Lidia Cao– en las marquesinas de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona.

“Hay usuarios que me lo han comentado al venir a la consulta -revela la exvicepresidenta de la Sociedad Española de Endoscopia Digestiva-. Dicen: ‘Bueno, doctora, ya vemos que efectivamente estamos en un buen sitio’. Eso no deja de ser algo positivo desde el punto de vista de la reputación. Creo que ha servido para visibilizarnos”.

A una conclusión parecida a ha llegado Jaione Bengoechea. Para la responsable del Servicio de Innovación y Desarrollo Fotoeléctrico y Fotovoltaico en CENER (Centro Nacional de Energías Renovables), ver su imagen vinculada a una obra de la ilustradora Sonia Pulido en las paradas de villavesas ha supuesto «un reconocimiento» a su carrera científica y a su «condición de mujer», así como una oportunidad para “servir de referente para futuras generaciones de niñas que se quieran dedicar a la ciencia”. Sobre este último aspecto hace una puntualización: “Aunque quizá siento que la palabra referente es demasiado ambiciosa en mi caso, pienso que sí puedo ayudar a normalizar la participación de las mujeres en la vida científica. Con esto, me doy por satisfecha”.

Junto a Herráiz y Bengoechea, otras doce mujeres participan en la iniciativa ‘Científicas Ilustradas’. Se trata, en concreto, de Edurne Baroja (IdAB-CSIC), Pilar Herrera y Tania Jorajuría (AIN), Eva Almirón (Universidad de Navarra), Sandra Hervás y Begoña López (CIMA), Cristina Salazar (Lurederra), Marisol Aymerich (CIMA), Uxua Pérez Larraya y Maite Aresti (Naitec), Estíbaliz Larrainzar (UPNA) y Kizkitza Insausti (UPNA). Todas ellas son investigadoras principales de proyectos colaborativos de I+D+i financiados por el Gobierno de Navarra y coordinados por ADItech, a su vez agente coordinador del Sistema Navarro de I+D+i.

Maite Herráiz (UN): «Es muy importante que las investigadoras cuenten con otras mujeres a la hora de formar sus equipos y que hagan mentoring a las más jóvenes»

Nacido como un proyecto que une la ciencia y el arte con motivo de la efeméride del 11 de febrero, cuando se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, ‘‘Científicas Ilustradas’ se concibió desde el primer momento como una iniciativa con una proyección más amplia en el tiempo.

“Lo que suele suceder alrededor de efemérides clave es que durante esos días se vive una explosión grande de actividades, pero luego se olvidan. No queríamos que eso pasara y, por eso, procuramos que la presencia de las científicas y de esas ilustraciones a pie de calle, en los medios de comunicación y en las redes sociales se fuese alimentando poco a poco durante todo 2022. Así, gota a gota, es como creemos que se construye más», remarca Maruxa Arana, project manager en ADItech.

EL VALOR AÑADIDO

A juicio de Arana, uno de los aportes diferenciales de ‘Científicas Ilustradas’ es su apuesta por conjugar dos mundos “aparentemente muy diferentes”, presentándolos “en el mismo nivel profesional” y combatiendo los prejuicios asociados a cada uno de ellos. “Parece que el gremio científico es cuadriculado, exacto, medible y técnico y que el artístico es todo lo contrario”, plantea.

Frente a estos estereotipos, y “desde el respeto mutuo a ambas profesiones”, las artistas escogidas para ilustrar este proyecto (Miren Asiain, Lidia Cao, María Picasso i Piquer, Maite Mutuberria, Alba Casanova, Ana Galvañ, Rebeca Losada, Nuria Riaza, Flavita Banana, Coco Dávez y Sonia Pulido, por orden de publicación) dialogaron “con total libertad” con las científicas ‘ilustradas’ sobre sus investigaciones y plasmaron posteriormente el resultado en sus respectivas obras gráficas.

Ahora, el resultado de todo ese trabajo se puede ver en su conjunto dentro de una exposición. Bajo el lema ‘Un inspirador diálogo visual entre investigadoras navarras y artistas gráficas’, la muestra, que se celebra en Baluarte entre el 10 y el 28 de febrero y a la que se puede acceder de manera gratuita (de 9:00 a 20:00 horas), integra también la pieza central del proyecto, elaborada por la artista navarra Leire Urbeltz. Pero el alcance de esta iniciativa, en todo caso, va más allá de lo reflejado al público general.

Maruxa Arana (ADItech): «Desde el respeto mutuo a ambas profesiones, las artistas dialogaron con total libertad con las científicas»

Así lo estima Herráiz. La investigadora considera que la consecución del proyecto le ha permitido adquirir habilidades valiosas para el ejercicio de su carrera profesional.

“Algunos aspectos se han visto menos, pero han tenido repercusión en mi formación como líder. Tuvimos una sesión de formación sobre cómo hablar en público, cómo estar delante de la cámara en un plato de televisión o cómo improvisar un speech en un minuto y medio, por ejemplo. Estoy muy agradecida a ADItech en ese sentido”, remarca la especialista en aparato digestivo.

Esa misma labor de asesoramiento es la que, en su campo, ella se ha esforzado en desarrollar durante su trayectoria. “Para mí -confiesa-, ha sido una tarea consciente el ayudar a otras muchas mujeres a crear su red de networking, a darles seguridad cuando les invitan a dar una charla y piensan que no están a la altura, a combatir el síndrome del impostor. Contribuir a catalizar ese desarrollo ha sido una maravilla”. Todo ello le ha llevado a un convencimiento: “Es muy importante que las investigadoras cuenten con otras mujeres a la hora de formar sus equipos y que hagan mentoring a las más jóvenes. Al final, actúas de inspiración para ellas. Yo he recibido mensajes superbonitos de mujeres que dicen que les he abierto camino”.

Se trata de una obligación que, en el caso de Bengoechea, está íntimamente relacionada con la maternidad. “Todo comienza por trabajar la sensibilización de las niñas en las etapas de la educación a una edad temprana. Eso pasa por motivar y normalizar su relación con áreas STEM, erradicando los estereotipos de género vinculados a la tecnología. Si no tenemos niñas interesadas en la ciencia, difícilmente lograremos la igualdad de género en la ciencia”, reflexiona.

Jaione Bengoechea (CENER): «Aunque quizá siento que la palabra referente es demasiado ambiciosa en mi caso, pienso que sí puedo ayudar a normalizar la participación de las mujeres en la vida científica»

En este sentido, coincidiendo con la celebración del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, este año la responsable del Servicio de Innovación y Desarrollo Fotoeléctrico y Fotovoltaico en CENER participó en una jornada de motivación de talento femenino en el colegio de sus hijas. “Es parte de mi responsabilidad como madre y científica y resulta siempre muy gratificante”, expone.

Además de destacar la importancia de “impulsar medidas de corresponsabilidad que faciliten la conciliación” en los centros de trabajo, esta experta apunta a la necesidad de acompañar a las jóvenes para que elijan el camino profesional que deseen. “Si mis hijas decidieran dedicarse a la ciencia, las apoyaría completamente. Porque considero que me ha proporcionado una vida plena. Pero lo más importante es que ellas decidan libremente, libres de estereotipos, en qué ámbito quieren contribuir para mejorar nuestra sociedad”, defiende.

Tras su estreno en Baluarte, la intención de ADItech es que el proyecto ‘Científicas Ilustradas’ recorra distintos puntos de la geografía foral. “Ya estamos trabajando para ver en qué centros cívicos y localidades podremos alojar esta exposición”, adelanta Arana.

Entra aquí para leer más sobre innovación.


To Top