martes, 25 junio 2024

Comienzan las obras de la N-121-A entre Oronoz y Sunbilla

Las obras, a cargo de la empresa Obras Especiales, abarcarán 11,5 kilómetros del recorrido en cinco fases, desde los túneles de Ezcaba hasta el puente de Endarlatsa. El Ejecutivo foral prevé que las mejoras, cuya inversión asciende a 21 millones de euros, finalicen a mediados de 2023.


Pamplona - 16 diciembre, 2021 - 13:09

Las obras abarcaran una distancia de 11,5 kilómetros. (Foto: cedida)

Las obras para transformar laN-121-A en una vía 2+1 desde Oronoz hasta Sunbilla comenzaron este jueves. La presidenta de Navarra, María Chivite, presenció el inicio de los trabajos en Doneztebe, cuya inversión asciende a los 21 millones de euros, financiados principalmente por la asignación de los Presupuestos Generales del Estado para la transformación de esta vía.

Según informó el Gobierno de Navarra, los trabajos permitirán “aumentar la seguridad de esta carretera” y se prevé que finalicen para mediados del año 2023. Se habilitará en gran parte del recorrido un tercer carril de adelantamiento, separado del otro sentido de circulación por una barrera de seguridad infranqueable, “para evitar las colisiones frontolaterales, que son la causa más lesiva de accidentalidad en la N-121-A”. Asimismo, en este tramo se construirán dos nuevas rotondas, una en Oronoz y otra en Doneztebe, además de un nuevo acceso sur a Sunbilla con una glorieta inferior y un paso superior para la N-121-A.

María Chivite: “Agradezco la colaboración del Estado para financiar la conversión de esta vía, que será la primera transformación integral de estas características en una carretera de España”.

Chivite estuvo acompañada por el consejero de Cohesión Territorial, Bernardo Ciriza; el delegado del Gobierno en la Comunidad foral, José Luis Arasti; el director general de Obras Públicas e Infraestructuras, Pedro López; y el director del Servicio de Nuevas Infraestructuras, Jesús Polo.

Así mismo, estuvieron presentes varios representantes de las localidades ubicadas en este tramo como el alcalde y el concejal de Obras Públicas de Baztan, Joseba Otondo y Florentino Goñi; la alcaldesa de Doneztebe, Leire Ortouste; el alcalde de Bertizarana, Andrés Echenique; el teniente alcalde de Sunbilla, Francisco José Errandonea; y la consejera delegada de Obras Especiales, María José Ballarín, empresa adjudicataria de los trabajos.

Los trabajos de conversión de la N-121-A se han dividido en cinco tramos, desde los túneles de Ezcaba hasta el puente de Endarlatsa, en el límite de Navarra con Guipúzcoa. El primer tramo (Ezcaba-Olave) se finalizará a principios del año 2022 y el segundo tramo (Olave-Lantz) se prevé que finalice su construcción en el primer cuatrimestre del próximo año.

La presidenta de Navarra agradeció la colaboración del Estado para financiar la conversión de esta vía, que “será la primera transformación integral de estas características en una carretera en España”. Además, resaltó la importancia de disponer de una red de carreteras “óptima y eficiente” para la cohesión territorial y el desarrollo de Navarra.

CAMBIOS EN EL TRAZADO

Las obras abarcarán un recorrido de 11,5 kilómetros. Las conexiones de la carretera N-121-A con la bifurcación de la N-121-B y con la carretera NA-1210, al sur de Oronoz, se modificarán con la construcción de una rotonda que “simplificará y aumentará la seguridad de los cambios de vía”.

Los trabajos comenzarán por el enlace de Oronoz con labores previas que no afectan a la calzada.

Se reordenará la circulación del área de servicios situada entre Doneztebe y Sunbilla, que incluye una gasolinera, una ITV y varias viviendas. Para ello se ejecutará una glorieta en el p.k. 48+300 para facilitar las entradas y salidas de la ITV y permitir el cambio de sentido a los vehículos que salgan desde el área de servicios. Asimismo, se suprimirá la glorieta partida del p.k. 49+100 y se creará una vía de servicio en el margen izquierdo. La carretera contará con un carril para cada sentido, que estarán separados por una mediana de dos metros con una barrera metálica.

Por último, en el acceso sur de Sunbilla se suprimirá la actual glorieta partida y se ejecutará el proyecto de un nuevo enlace, aprobado en 2012 y actualizado ahora a la tipología 2+1 del resto de la N‑121-A. Consistirá en la construcción de una rotonda a distinto nivel, en este caso bajo la calzada de la N-121-A, que permitirá la conexión sur con Sunbilla.

MEDIDAS PARA EL TRÁFICO

Con el objetivo de reducir las afecciones al tráfico, las obras se efectuarán en fases. Los trabajos comenzarán por el enlace de Oronoz con labores previas que no afectan a la calzada: desbroces, reposición de servicios afectados, como canalizaciones, líneas eléctricas, etc.

La ejecución de obras de drenaje transversal que atraviesan la carretera se hará por medias calzadas y se dará paso alternativo por el carril que quede operativo. En los trabajos que requieran actuar sobre la calzada, y dado que en la mayoría de trazado hay tres carriles, se utilizarán dos de ellos para el paso del tráfico, limitando la velocidad a 60km/h, y el otro para ejecutar la ampliación.


To Top