domingo, 28 noviembre 2021

Construir en madera para una edificación sostenible

Los autores dan a conocer una nueva herramienta para comparar, de forma sencilla y en la fase de anteproyecto, las emisiones de CO2 de sistemas constructivos que recurren a la madera frente a los equivalentes realizados con otros materiales: "De un solo vistazo, el constructor, promotor o cliente puede visualizar las ventajas de recurrir a la madera".

Redacción
Pamplona - 6 abril, 2021

Purificación González.

Purificación González.

La sociedad es cada vez más consciente de la necesidad de un cambio en todos los sectores de la economía para reducir el impacto ambiental que genera la actividad humana. En el caso de la edificación, se considera que la construcción y el uso de los edificios representa el 40 % de la energía que consumimos y generan el 36 % de las  emisiones de CO2 en Europa, según fuentes oficiales de la UE. Cifras que, a la luz de la reciente celebración del Día Mundial de la Madera y del Día Internacional de los Bosques, sitúan al sector de la edificación en el escenario principal de las políticas de reconstrucción actuales y futuras.

En este panorama, se hace imprescindible avanzar en una mayor eficiencia energética en los edificios. Esto pasa por la reducción de la demanda energética y de consumo en su etapa de uso hasta llegar a los denominados edificios nZEB o de consumo casi nulo. Considerando el camino recorrido hasta el momento, la nueva Directiva de Eficiencia Energética 2018/844 crea una senda clara hacia un parque inmobiliario descarbonizado en la UE en 2050. Este objetivo se sustenta en estrategias nacionales de renovación a largo plazo. En este contexto, los nuevos edificios también merecen la máxima atención, ya que se considera que el 20 %-25 % del parque de edificios con el que se contará en 2050 aún está por construir en Europa.

Para lograr el objetivo que se marca tanto esta directiva europea como el propio Pacto Verde Europeo/European Green Deal, resulta fundamental reducir los impactos ambientales asociados a los materiales de construcción. Tradicionalmente, los edificios en altura se han construido en hormigón armado o en acero. No obstante, el proceso para producir ambos materiales requiere de grandes cantidades de energía y de un uso mayoritario de combustibles fósiles, lo que trae consigo impactos ambientales negativos. La madera y sus productos derivados, en cambio, se están alzando en las últimas décadas como una alternativa óptima en la construcción de edificios.

“Para lograr el objetivo que se marca tanto esta directiva europea como el propio Pacto Verde Europeo, resulta fundamental reducir los impactos ambientales asociados a los materiales de construcción”.

No obstante, el recurso a la madera como elemento estructural se ha dado en prácticamente todo el mundo y a lo largo de toda la historia. Lo novedoso de las últimas décadas es el diseño de sistemas industrializados equiparables a los existentes en hormigón y acero manteniendo sus ventajas como recurso renovable y de bajo impacto ambiental.

Asimismo, para avanzar hacia un cambio en la mentalidad del sector se hace necesario comprender las ventajas que implica el uso de este material frente a otros. En la actualidad, existen ya diversas maneras de valorar el comportamiento ambiental de los materiales y los productos de la construcción a través del análisis de ciclo de vida -tanto de la extracción de la materia prima como del transporte a fábrica, la elaboración del producto, la colocación en el edificio y el mantenimiento, restauración y recuperación tras el periodo de uso- y bases de datos con información del impacto ambiental de los materiales de construcción. Sin embargo, existen pocas bases de datos con información completa para madera.

Joaquín Torres.

Joaquín Torres.

De esta carencia nació el proyecto que hemos desarrollado la Cátedra Madera Universidad de Navarra y ADEMAN para poner a disposición del sector una herramienta que sirva para evaluar, de forma sencilla y en la fase de anteproyecto, qué ventajas medioambientales implica el uso de madera en los edificios.

Esta herramienta, resultado de un proyecto de investigación concedido por el Gobierno de Navarra para promover la madera dentro del tejido empresarial, sirve para comparar las emisiones de CO2 de sistemas constructivos que recurren a la madera frente a los equivalentes realizados con otros materiales. De modo que, de un solo vistazo, el constructor, promotor o cliente puede visualizar las ventajas de recurrir a la madera frente a esos otros materiales.

Esta herramienta, que se ha diseñado como un Excel de sencillo manejo, establece unos parámetros de referencia de los elementos constructivos en los cuales resulta habitual el uso de la madera. Es decir, en estructura, revestimientos de fachadas ventiladas, revestimientos interiores de paredes, pavimentos, carpinterías y aislamientos. De ellos, se ofrece la emisión de la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por efecto directo o indirecto de los productos utilizados, tomando bases de datos reconocidas y recursos avalados internacionalmente, como ICE Inventory of Carbon & Energy (v3.0).

El objetivo final no es otro que ofrecer un recurso interesante para arquitectos, constructores, promotores e incluso para que la administración pueda valorar, de forma objetiva, los beneficios del uso de madera en los edificios y opten por ella. Esta finalidad es, también, la que mantenemos en la Cátedra Madera de la Universidad de Navarra desde su constitución, de la mano del Gobierno de Navarra, para apoyar el desarrollo de una cultura de la madera y el fomento de su uso en aplicaciones constructivas a través de la formación y investigación aplicada.

Purificación González Martínez y Joaquín Torres

Profesores e investigadores de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra

Entra aquí para leer más artículos de opinión.


To Top