El bienestar se va a acabar

domingo, 29 marzo 2020

El bienestar se va a acabar

El autor subraya que el Estado de Bienestar se está deteriorando a gran velocidad. Y sostiene que el cortoplacismo con el que trabaja la clase política supone un grave problema para buscar soluciones a problemas de calado como la sostenibilidad de las pensiones, el futuro de la sanidad pública o la calidad en la educación, entre otros.

Redacción
Pamplona - 18 febrero, 2020

Carlos Medrano.

Carlos Medrano.

La tragedia del bien comunal se puede resumir con el dicho “a escote no hay nada caro”. Es decir, cuando la gente va en cuadrilla al restaurante se pide de la carta y ciertos individuos e individuas escogen el besugo de anzuelo en vez del pollo asado. Los bienes comunales son aquellos que se pueden disfrutar a la vez como el parque del Retiro o la playa de la Concha.

En todos esos casos, el beneficio del disfrute es individual, y el coste se reparte. El problema de esos recursos comunales es que se tiende a explotar en beneficio del usufructuario. En muchos pueblos se reparte el pasto en terrenos comunales y se acaban sobreexplotando. O cuando se conceden permisos de pesca, algunos pescadores arrasan con el caladero. El monte o el mar es difícil de privatizar, pero el gasto descomunal en el restaurante se soluciona con que cada uno pague lo suyo. Cuando algo es gratis, la demanda es infinita. ¿Tan difícil es pensar en que se pague un coste marginal por parte del usuario para desincentivar el abuso? El Estado de Bienestar fue la respuesta de las democracias europeas al comunismo soviético. Una senda para mejorar la vida de los ciudadanos aprovechando la riqueza capitalista. Esa gran idea se está deteriorando aceleradamente. Quizás sea porque ya no hay que demostrar a los rusos que existe una tercera vía o quizás porque nuestros gobernantes disparan con pólvora del rey.

Las pensiones caminan hacia su quiebra. No lo digo yo, lo dijo Octavio Granados, ex secretario de Estado de la Seguridad Social en la pasada legislatura. El problema no es por mala gestión, que también, sino porque nos morimos tarde y no hay suficientes cotizantes que sostengan a los jubilados. Soluciones hay unas cuantas, pero se opta por subir las pensiones a los jubilados (son nueve millones de votos) y ya le reventará esto al que venga después. Las pensiones no contributivas de aquellos que no pagaron cuando debían suben más porque son las más pequeñas, creando así un incentivo para no cotizar. O las pensiones de viudedad para personas que no las necesitan por tener rentas o por tener empleos. En cualquier caso, si quieres pensión háztela tú mismo porque, a este paso, no vas a cobrar ni para medicinas.

“El crecimiento del coste sanitario es superior al crecimiento del PIB, es decir, que no ganamos para lo que gastamos”.

Tenemos la mejor sanidad del mundo si lo evaluamos por la esperanza de vida, pero esto también se va a acabar. La sanidad gratis y para todos está saliendo muy cara y pronto será insostenible. Pero ya le reventará esto al que venga después. El crecimiento del coste sanitario es superior al crecimiento del PIB, es decir, que no ganamos para lo que gastamos. Las listas de espera le costaron la vida a un vecino mío. Ya sé que un ejemplo no sirve para demostrar una teoría, pero es que mi vecino estuvo un año esperando para fallecer una semana antes de la fecha programada de su operación. Las urgencias saturadas y la escasez de medios son un hecho. Institución Futuro ha publicado recientemente que cuando la gente puede elegir, se decanta por la sanidad privada. Casi el 80 % de los funcionarios públicos la escogen. Si esto sigue así, las clases medias tendrán que quitarse de otros gastos y contratar un seguro privado también y la sanidad pública quedará para los que no puedan pagárselo.

La educación se está convirtiendo en un arma arrojadiza entre políticos. Acusaciones de adoctrinamientos por aquí y por allá. Un gasto superior a la media de la OCDE y unos resultados mediocres en el informe PISA. Muchas nuevas tecnologías y tabletas (que cuestan un dineral), pero pocos resultados. Los emigrantes se concentran en la educación pública, muy pocos en la concertada y menos en la privada. Si tienes un profesor que no da el nivel, verás pronto cómo lo protegen para que los padres desistamos. Sirva de ejemplo el inglés. Si quieres que tus hijos lo aprendan a buen nivel, tendrás que mandarlos a la academia. Si esto revienta, que le reviente al que venga después.

Los partidos políticos están siempre de elecciones. Es normal que no quieran complicarse la vida trabajando para el largo plazo porque este plazo no existe en sus planes. Los gobiernos en minoría gastan generosamente para mantener los apoyos de los pequeños partidos que los soportan. Mientras tanto, los indicadores económicos se tuercen. El paro no se va a reducir este año y van a derogar la reforma laboral que dice el FMI ha tenido buenos resultados. La economía al servicio de la ideología, no de los resultados ni de lo que funciona. Conclusión, el bienestar te lo vas a tener que proporcionar tú.

Carlos Medrano
Director de Eximia Consultores

Entra aquí para acceder a más opiniones de expertos.


To Top