jueves, 21 noviembre 2019

El crianza y el rosado seducen a los belgas

El año pasado se comercializaron cerca de 200.000 litros de vino navarro en el país europeo. Una delegación comercial y periodística visita algunas bodegas de la Comunidad foral.

Redacción
Pamplona - 19 septiembre, 2019

BODEGAS-OCHOA-CRIANZA-VINO

Bodegas Ochoa es una de las empresas visitadas por la delegación belga. (Foto: archivo)

Durante los últimos días, la Denominación de Origen Navarra ha recibido la visita de un grupo de profesionales belgas que han recorrido el mapa vitivinícola de la región a través de las siguientes bodegas: Bodegas Ochoa, Bodega Otazu, Bodega InurrietaBodega Señorío de Sarría, Bodegas Castillo de Monjardín, Bodega de Sada, Bodegas Quaderna Vía, Bodegas Pago de Larrainzar, Vinos y Viñedos Dominio Lasierpe, Bodega Nekeas, Bodegas Escudero, Bodegas Piedemonte, Bodegas Máximo Abete, Finca Albret y Bodegas Olimpia.

Compradores y periodistas belgas, en el edificio del Consejo Regulador. (Foto: cedida)

Compradores y periodistas belgas, en el edificio del Consejo Regulador. (Foto: cedida)

La delegación belga, compuesta por compradores y periodistas, ha coincidido con uno de los momentos más llamativos del ciclo del vino: la vendimia. Todos ellos han valorado “de manera muy positiva” la acción organizada por el Consejo Regulador de la D.O. Navarra. En concreto, se han mostrado “especialmente interesados” por los vinos tintos de crianza y los rosados, que cuentan con una reconocida tradición en la región.

El año pasado se comercializaron en el mercado belga cerca de 200.000 litros de vino navarro, de los que más de la mitad fueron tintos y de estos, la mayoría con envejecimiento no muy largo en barrica. “Bélgica es, desde hace mucho tiempo, un mercado tradicional para nuestros vinos, que son apreciados por sus consumidores. Hemos querido que sean ellos los que nos visiten para que puedan conocer nuestra identidad y, para ello, les hemos abierto las puertas de nuestra casa”, indica el gerente del Consejo Regulador de la D.O. Navarra, Jordi Vidal.

El vino español ha obtenido un desarrollo “excepcional” en Bélgica, de ahí que sea el segundo más importado

Según un informe del Observatorio Español del Mercado del Vino, los caldos españoles han obtenido un desarrollo “excepcional” en Bélgica durante este siglo y son los segundos más importados, sólo por detrás de los franceses. En 2018, bajó ligeramente el volumen de vino importado, aunque se invirtió más al registrarse el precio medio más alto desde que se cuentan con datos oficiales. Se trata de un mercado “maduro”.

En su campaña de promoción internacional, la D.O. Navarra se prepara para recibir en octubre la visita de profesionales ucranianos, en un viaje en el que recorrerán también las distintas zonas de producción de la denominación.

Entra aquí para saber más sobre agroalimentación


To Top