domingo, 17 febrero 2019

El juego que ha dado lugar a un invento que puede ser un negocio

El equipo de la First Lego League dirigido por Fernando Sarría, de FS Estructuras, idea un sensor capaz de medir la humedad que necesitan los cultivos

Miguel Bidegain
Pamplona - 18 octubre, 2018

El equipo FS Ingenium con el premio conseguido en Detroit. Sentado, a la derecha, Fernando Sarría.

El equipo FS Ingenium con el premio conseguido en Detroit. Sentado, a la derecha, Fernando Sarría.

Ha sido presentada la patente tecnológica de un aparato que, enterrado en un terreno, mide la humedad disponible para los cultivos y transmite por internet los resultados obtenidos. Suena complicado, quizás no tanto para un ingeniero, pero es que no lo ha inventado uno de ellos, sino de un grupo de niñas y niños para los que la experiencia ha sido un juego tan instructivo como divertido.

Todo empezó hace cuatro años, cuando desde el Planetario de Pamplona, organizador de la fase autonómica de la First Lego League (FLL), contactaron con Fernando Sarría, un arquitecto con vocación por la tecnología cuyo estudio, FS Estructuras, se encuentra en Sarriguren. La propuesta del Planetario era crear un equipo para participar en la FLL, un concurso mundial que organiza la Fundación First (For Inspiration and Recognition of Science and Technology) cuyo objetivo es estimular a los más jóvenes para que se involucren en la ciencia y en la innovación. Cada año se centra en un tema distinto de tecnología: este año retó a 188.000 estudiantes de 180 países de todo el mundo a que descubrieran un problema en la gestión del agua y buscaran la solución.

Fernando Sarría: “La First Lego League no es sólo montar robots con piezas de Lego, va más allá, juegan, pero hacen ingeniería con mayúsculas”

Sarría aceptó el reto. Formó un equipo, FS Ingenium, con Mario y Marina Sarría, Adriana y Guillermo Prado, Alejandro Meléndez, Jorge Canarias, David Saldaña, Liam Murphy, Álvaro Ojer, Iker Gorostieta y Alejandro Lecumberri, con entre 10 y 16 años, de Pamplona, que comparten interés por la ciencia y la robótica, a las que dedican su tiempo libre.

detroit-army-01

Un teniente del ejército americano recibe información sobre la Hidrobola en el stand de FS Ingenium en Palo Alto.

El equipo y su entrenador, Fernando Sarría, analizaron el problema que planteaba la FLL, la gestión del agua. A través de Miguel Ángel Campo y Rafa Jiménez, ingenieros agrónomos del grupo de investigación Therrae, de la Universidad Pública de Navarra, conocieron el ‘smart agro’ y supieron que existen sensores para detectar la humedad del suelo, aunque es una técnología muy poco extendida y ligada generalmente a estudios e investigaciones. El Instituto de Agrobiotecnología (en el que participan el Gobierno de Navarra, la Universidad de Navarra y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas) les ayudó a perfilar la idea.

Finalmente se decidieron por investigar el uso sostenible del agua, partiendo del hecho de que se trata de un bien escaso, e idearon la Hidrobola. “Se les ocurrió crear un sensor que mide el agua que hay en el suelo, la humedad de la que disponen las plantas”, indica Sarría, quien explica que se trata de una esfera de arcilla, material que se eligió por su capilaridad, de unos 10 centímetros de diámetro, que dispone de sensores programados en Arduino y se coloca junto a las raíces del cultivo. Está conectada a internet y transmite los datos que indican si la planta necesita ser regada.

PREMIO EN DETROIT

“La First Lego League no es sólo montar robots con piezas de Lego, va más allá, juegan, pero hacen ingeniería con mayúsculas”, afirma el entrenador de FS Ingenium. Concurrieron a la fase autonómica con sus robots programados y ganaron, el equipo también ganó en marzo el concurso nacional y accedió junto con otros 200 equipos a la final mundial que se celebró en Detroit a finales del pasado mes de abril, logrando el premio a la estrategia de robot.

Pero FS Ingenium aún logró más éxitos con la Hidrobola. Fueron seleccionados junto con otros 20 equipos para otro torneo que tuvo lugar en la Universidad de San José, en Palo Alto, donde se encuentra el Silicon Valley, siendo el único de fuera de los Estados Unidos que participaba tanto en la final de Detroit como en el concurso.

La Hidrobola fue presentada por FS Ingenium en un evento celebrado en Silicon Valley en el que fue el único equipo europeo invitado.

Durante 3 días, a finales de junio, defendieron su proyecto ante jurados universitarios que lo evaluaron y montaron un stand para atender a representantes de empresas de Silicon Valley interesadas en conocer el talento y el trabajo de los jóvenes, además de entrevistarse con inversionistas y caza talentos. Por el stand pasaron representantes de Apple, Google o de la marca de vehículos agrícolas John Deere. Fernando Sarría no oculta que, conociendo la mentalidad americana, optaron por un aparato que podía tener una salida comercial.

¿Va a tener alguna utilidad práctica la Hidrobola? Por de pronto, la UPNA y el Instituto de Agrobiotecnología quieren incorporar ya el sensor, cuya patente tecnológica ha sido presentada, a sus investigaciones. Fernando Sarría espera que para 2020 “sea un producto comercial fabricado en serie para usos agrícolas y domésticos que desarrollará una empresa y al que seguirán vinculados las chicas y chicos de FS Ingenium, porque el invento es suyo, a través de una fundación, de forma que codirigirán el proyecto”.

Sarría indica que gracias a esta iniciativa mantendrán la filosofía que inspira la FLL, “el trabajo en equipo, sus valores, el humanismo…” y resalta que puede ayudar a cambiar el panorama tecnológico español, donde “hay mucho conocimiento técnico pero no sabemos vender valor añadido, por eso tenemos sueldos tan bajos y un paro tan alto”, al tiempo que reprocha a los gobiernos que “den la espalda a las necesidades de los investigadores”.

Para saber más sobre la innovación en Navarra… LEER AQUÍ


To Top