lunes, 16 septiembre 2019

El MIT se fija en el proyecto de una ‘start up’ de la UPNA de Tudela

El Instituto Tecnológico de Massachusetts (EEUU) ha seleccionado el andador inteligente de Darwin Biomedical para un programa internacional de innovación biomédica.

Redacción
Pamplona - 19 junio, 2019

ANDADOR-INTELIGENTE-STARTUP-UPNA

Sentados, en primer término, Adrián Jiménez Loygorri (izq.) e Iván Aguirre Calavia. De pie, José Ramón Alfaro López (izq.) y Luis Miguel Calvo Herrero, en el campus de la UPNA en Tudela.

El MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, referente mundial en investigación, ha seleccionado el proyecto de un andador inteligente sobre el que trabaja la “start-up” o empresa emergente Darwin Biomedical, ubicada en el campus de Tudela de la Universidad Pública de Navarra (UPNA). Este desarrollo ha sido escogido dentro de un programa internacional de innovación biomédica de la universidad norteamericana, que se denomina IDEA2 Global y trata de proveer a los participantes formación técnica y contactos para desarrollar y materializar sus ideas. Los integrantes de la firma navarra, surgida del trabajo de fin de grado de Ingeniería en Diseño Mecánico defendido en el campus de la capital de la Ribera por Adrián Jiménez Loygorri, viajarán a Boston para defender su proyecto, junto a otros doce candidatos de todo el mundo.

IDEA2 Global es un programa internacional de innovación biomédica que trata de proveer a los participantes formación técnica y contactos para desarrollar y materializar sus ideas.

Este proyecto es uno de los siete que van a tomar parte en la séptima edición de Impulso Emprendedor, el programa de aceleración que promueve el Gobierno de Navarra, a través de la sociedad pública Centro Europeo de Empresas e Innovación de Navarra (CEIN), para favorecer la creación de empresas innovadoras en la Comunidad Foral.

ANDADOR INTELIGENTE

El andador inteligente, denominado Model1, “protege a los usuarios de caídas y se adapta a sus necesidades en tiempo real”, según Adrián Jiménez, que se gradúa este junio en la UPNA con este proyecto, calificado con un 10. “Hay dos puntos clave que diferencian este andador de los existentes hasta ahora en el mercado. Por un lado, se trata de una propuesta disruptiva en materia de diseño y control, que interpreta la disposición del usuario sobre el andador y la del andador sobre el terreno, lo que permite realizar una compensación de las limitaciones en movilidad de quien lo utiliza a través de motores asistivos integrados en las ruedas del dispositivo. Por otro, el haber establecido acuerdos de colaboración con diferentes asociaciones de pacientes para matizar y modelar las características del andador desde la base y la experiencia de aquellos que mejor conocen sus carencias: los usuarios y las personas de su entorno. Por ello, se está trabajando activamente con la Asociación Navarra de Párkinson y se está creando un grupo de trabajo adicional con el grupo de envejecimiento activo de ANFAS”.

Prototipo del andador inteligente.

Prototipo del andador inteligente.

DISPOSITIVOS BIOMÉDICOS

Este andador es el primer proyecto que está desarrollando íntegramente la ‘start-up’ Darwin Biomedical, aunque “se han realizado también colaboraciones en materia de diseño industrial con compañeras y compañeros de otras titulaciones”, apunta su impulsor, que, antes de acceder a los estudios universitarios, había cursado un Grado Superior de Formación Profesional en Mantenimiento de Equipos Industriales.

Darwin Biomedical, ubicada en los laboratorios del campus de Tudela de la UPNA, es una “start-up” dedicada a la ingeniería biomédica; en concreto, al diseño y desarrollo de dispositivos biomédicos o “medical devices”. “Actualmente, estamos finalizando un período de incubación, que incluye formación para madurar el proyecto, gracias a un convenio firmado entre CEIN, el Centro Europeo de Empresas e Innovación de Navarra, la OTRI, la Oficina de Transferencia y Reconocimiento de la Investigación de la UPNA, y la propia Darwin Biomedical”, señala Adrián Jiménez quien trabaja a tiempo completo en la empresa de que también forma parte Iván Aguirre Calavia, técnico superior en Diseño y Desarrollo de Dispositivos Electrónicos y estudiante de Ingeniería en Electrónica Industrial y Automática en la UNED. Este último, co-fundador además de la empresa, compatibiliza su trabajo como técnico de mantenimiento electromecánico en una empresa de la Ribera con su labor como responsable en materia tecnológica en Darwin Biomedical. Además, realizan labores de mentoría dos docentes del campus de la UPNA en Tudela: José Ramón Alfaro López, profesor titular y doctor en Ingeniería Industrial por la UPNA, y Luis Miguel Calvo Herrero, profesor asociado y doctor en Ingeniería Avanzada de Fabricación por la UNED.

En el caso de que el proyecto sea elegido finalmente por el MIT, “además del premio y de la creación de una gran red de trabajo con gente de todo el mundo, se obtendría el respaldo necesario para acceder a financiación y poder asentar una base sólida para el futuro del proyecto, ya que parte de los miembros del jurado son inversores y gente relevante en la industria”, concluye Adrián Jiménez.

CONCURSO DE BIOLOGÍA SINTÉTICA DEL MIT

Por otra parte, quince estudiantes de los nuevos grados en Biotecnología, Ciencia de Datos, Ciencias e Ingeniería Biomédica de la UPNA compiten en la edición de este año del concurso internacional de biología sintética iGEM (International Genetically Engineered Machine), que convoca anualmente el Instituto Tecnológico de Masschussetts. El alumnado conforma un equipo multidisciplinar que construirá, a lo largo de este verano, un nuevo sistema biológico a partir de fragmentos de ADN proporcionados por la organización del certamen. Los resultados de esta ingeniería biológica los presentarán en la gran final, que tendrá lugar del 31 de octubre al 4 de noviembre en Boston (Estados Unidos).Concurso iGEM

Los alumnos que integran el equipo son, según el orden en el que aparecen en la fotografía, primera fila, de izquierda a derecha: María Ancín Rípodas (investigadora secundaria), Irene Oquiñena Iturria, Aarón Adrián Ochoa, Nerea Villar Idoate, Irati Oiza Zapata, Leire Paz Arbaizar, Onintza Agirrezabala Urkia y Sara Iglesias Rey (instructora). Segunda fila (en el mismo sentido): Lorena Ariceta García, Diego Vinatea Samperio, Laura Giménez Casado, Daniel Palacios Alonso, Xabier González García, Álex Pascual Cid, Pablo Allo Martínez, Leire Murillo Larrey y Hugo Salas Pedroarena. Las encargadas de gestionar el proyecto son Inmaculada Farran Blanch, investigadora del Instituto IMAB (Institute for Multidisciplinary Research in Applied Biology-Instituto de Biología Multidisciplinar Aplicada), como investigadora principal; María Ancín Rípodas, doctora por la UPNA, como investigadora secundaria, y Sara Iglesias Rey, máster por la UPNA e investigadora en Navarrabiomed (centro mixto de investigación biomédica de la institución académica y el Gobierno de Navarra), como instructora. Además, participan como tutores los responsables de los cuatro grados que cursan los estudiantes. Se trata de Israel Arnedo Gil (Ingeniería Biomédica), Esther González García (Ciencias), Carlos López Molina (Ciencia de Datos) y Delia Muñoz Labiano (Biotecnología).

 

Para más información sobre Innovación, LEER AQUÍ


To Top