jueves, 7 julio 2022

El Plan Biziberri desplegará 70 millones para la rehabilitación de viviendas hasta 2023

En concreto, el nuevo plan del Ejecutivo foral activa seis líneas de ayudas y subvenciones para la mejora de la eficiencia energética y regeneración urbana. Cuatro de ellas aprovecharán los recursos extraordinarios procedentes de los fondos Next Generation EU de mecanismos de recuperación y resiliencia (MRR). Al mismo tiempo, el documento introduce distintos elementos de apoyo y acompañamiento a las personas y comunidades promotoras de proyectos.

Redacción
Pamplona - 20 mayo, 2022

El Plan Biziberri / Navarra Rehabilita pretende recuperar y revitalizar los núcleos urbanos, los barrios históricos y los pueblos. (Foto: cedida)

El Gobierno de Navarra presentó este viernes el Plan Biziberri / Navarra Rehabilita de impulso a la rehabilitación y mejora energética de viviendas y edificios en Navarra, que activa seis líneas principales de ayudas y subvenciones. Cuatro de ellas aprovechan los recursos extraordinarios procedentes de los fondos Next Generation EU de mecanismos de recuperación y resiliencia (MRR), dotados para Comunidad foral con un total de 70 millones de euros a distribuir entre proyectos que se hayan promovido a partir del pasado año 2021 y hasta 2023.

El vicepresidente y consejero de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos Estratégicos, José María Aierdi, y el director general de Vivienda, Eneko Larrarte, detallaron las características de estas ayudas ante medio centenar de asistentes, entre representantes de asociaciones vecinales, profesionales del sector de la edificación, administradores de comunidades o técnicos municipales.

“La manera de construir que hemos conocido en las últimas décadas es completamente diferente de la actual. Ahora la energía no es barata, la disponibilidad de suelo no es ilimitada y las casas se pueden rehabilitar”, señaló Aierdi. Así mismo, abogó por las políticas de rehabilitación energética y regeneración urbana como “la mejor herramienta para recuperar y revitalizar los núcleos urbanos, los barrios históricos y los pueblos rurales frente a grandes desarrollos urbanísticos en las periferias, así como para hacer frente a la emergencia climática o responder a la crisis de desorbitado encarecimiento de la energía que estamos viviendo”.

José María Aierdi: “La manera de construir de las últimas décadas es diferente de la actual. La energía no es barata, la disponibilidad de suelo no es ilimitada y las casas se pueden rehabilitar”.

El Plan Biziberri / Navarra Rehabilita abarca el sistema permanente de ayudas a la rehabilitación de viviendas y edificios (reformas energéticas, de habitabilidad o accesibilidad) que mantiene el Ejecutivo foral y, ahora, añade otras cuatro convocatorias extraordinarias destinadas a envolventes térmicas de edificios, rehabilitación en  el ámbito rural (en municipios de menos de 5.000 habitantes), eficiencia energética en viviendas y edificios existentes y actuaciones en regeneración de barrios, respectivamente. Además, el plan suma otros dos programas más específicos para la elaboración del libro de edificio y para tratamientos de retirada de amianto del parque residencial.

Este plan supone la “principal estrategia desplegada” hasta ahora por el Gobierno navarro, tanto en actuaciones de equipos de apoyo y acompañamiento a las comunidades promotoras como en la cuantía de las dotaciones presupuestarias. Su objetivo es “ahondar en la apuesta iniciada por el Ejecutivo foral durante estos últimos años por girar la mirada hacia la ciudad construida e iniciar un proceso de transformación, recuperación y regeneración de entornos urbanos, barrios y pueblos del ámbito rural en Navarra, a partir de las intervenciones de rehabilitación energética de viviendas y edificios existentes y desde los principios de la sostenibilidad urbana”.

De esta forma, las ayudas subvencionarán en distintos porcentajes y pretenden estimular los proyectos de rehabilitación de viviendas o edificios que emprendan particulares, comunidades vecinales, cooperativas, promotoras de alquiler o entidades locales. Las ayudas aumentarán en función de distintos factores, con especial incidencia en aquellas actuaciones que conlleven un mayor ahorro energético, que respondan a situaciones de especial vulnerabilidad social o que contribuyan a la recuperación del tejido urbano.

El plan persigue, en último término, “la descarbonización del parque residencial, la reducción del consumo energético, la mejora de la calidad de vida de las y los vecinos o la regeneración de entornos urbanos”.

AYUDAS EXTRAORDINARIAS

La dotación de fondos del Plan Biziberri / Navarra Rehabilita partirá de la consignación de entre 24 y 28 millones (una partida sin límite y ampliable en función de los proyectos que se tramitan) que el Gobierno foral ha venido destinando a rehabilitación en sus presupuestos ordinarios durante esta legislatura. A estas cantidades permanentes se sumarán ahora los 22 millones de euros que el Ejecutivo destinó el pasado año a una convocatoria extraordinaria para mejora de envolventes térmicas de edificios y los 1,7 millones de otra convocatoria de rehabilitación en zonas rurales que adelantó el pasado mes de noviembre y está aún abierta.

Además, durante este año se activarán otros 47 millones reservados para tres programas de viviendas, edificios y barrios, respectivamente (además de los complementos para elaboración de libros y desamiantado), que se ejecuten durante este año y el próximo 2023. En total, 70 millones extraordinarios repartidos en tres años, “lo que supone prácticamente duplicar los presupuestos anuales” que manejaba hasta ahora el Gobierno de Navarra.

El plan de rehabilitación del Gobierno navarro no solo activa subvenciones, sino que también introduce distintos elementos de apoyo y acompañamiento a las personas y comunidades promotoras de proyectos. A las labores de información y asesoramiento en los trámites que el Ejecutivo foral venía ofreciendo hasta ahora a través de la red de nueve Oficinas de Rehabilitación de Viviendas y Edificios (ORVE) distribuidas por todo el territorio de la Comunidad foral, el plan incluye el programa ELENA, un equipo técnico de dieciséis profesionales distribuido por todas las comarcas de Navarra.

Su función será ofrecer un “servicio gratuito de dinamización, asesoramiento y seguimiento a todas las comunidades que promuevan proyectos de rehabilitación energética de sus edificios para acompañarles durante todo el proceso de redacción de proyecto, trámite de ayudas o financiaciones, adjudicación y ejecución de obras o certificaciones, entre los numerosos pasos que implica un proyecto de estas características”.

Entra aquí para leer más sobre economía navarra.


To Top