jueves, 15 noviembre 2018

El reto de la transición energética: ser sostenible económica, social y medioambientalmente

La Fundación Gas Natural Fenosa organizó ayer un seminario para analizar los cambios que conlleva esta nueva realidad, tanto para consumidores como para empresas

Belén Armendáriz
Pamplona - 13 junio, 2018

De izda a dcha: Martí Solà, director general de la Fundación Gas Natural Fenosa; Manu Ayerdi, vicepresidente de Desarrollo Económico del Gobierno de Navarra; Miguel Iriberri, decano del Colegio de Ingenieros Industriales de Navarra; y María Miró, directora de NEDGIA Navarra.

De izda a dcha: Martí Solà, director general de la Fundación Gas Natural Fenosa; Manu Ayerdi, vicepresidente de Desarrollo Económico del Gobierno de Navarra; Miguel Iriberri, decano del Colegio de Ingenieros Industriales de Navarra; y María Miró, directora de NEDGIA Navarra.

Pocos pueden negar que las energías limpias están ganando terreno, que las fósiles tienen los días contados y que hay toda una revolución en marcha para cambiar el modelo energético actual. Concienciar de la necesidad de adaptación a esa nueva realidad y analizar las oportunidades que puede suponer fueron dos de los aspectos que ayer se trataron en el encuentro promovido por la Fundación Gas Natural Fenosa en Baluarte. Su director general, Martí Solà, fue claro: “No hay dudas de que la transición energética se va a dar. Lo que hay que fijar ahora son los plazos”.

Lograr, como fijó el Acuerdo de París, que en 2020 el 20% de los consumos provengan de energías renovables; subirlo al 35% en 2030, como pide el Parlamento Europeo, o alcanzar el 100% en 2050, como plantea Navarra, es una ardua tarea en la que hay que implicar a empresas, consumidores y gobiernos. En cualquier caso, y para que sea viable, habría que conseguir que la nueva energía “sea sostenible social, económica y ambientalmental”, como reconoció ayer Solà. Si no, es difícil que esos objetivos logren cumplirse y consolidarse en algún momento.

Navarra se marcó como objetivo que en 2050 en el mix energético hayan desaparecido los combustibles fósiles.

Con la vista puesta en esos horizontes, la revolución ya está en marcha. “Estamos en plena transición. Estamos pasando de un modelo en el que había pocas empresas y muy grandes, donde el mercado era un mercado de la oferta únicamente y en el que el consumidor tenía poco protagonismo, a otro en el que habrá multitud de empresas pequeñas y donde el consumidor, que será también producto, va a tener un protagonismo importante”, confesó el director general de la Fundación. Y todo ello se logrará, insistió, en base a tres premisas: “la digitalización, la descentralización y la descarbonización”.

NUEVAS OPORTUNIDADES

La cita contó con la presencia del vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi, quien consideró que ese cambio puede ser “una oportunidad” para Navarra. “Es una oportunidad para nuevos agentes, nuevas empresas, nuevos planteamientos, nuevos enfoques y nuevos modelos de negocio. No deja de ser un reto enorme y de gran complejidad, pero creemos que es una oportunidad para traccionar desarrollo económico y generación de empleo y de riqueza”, confesó.

Martí Solà, director general de la Fundación Gas Natural Fenosa.

Martí Solà, director general de la Fundación Gas Natural Fenosa.

La Comunidad foral, como recordó en la inauguración del evento Miguel Iriberri, decano del Colegio de Ingenieros Industriales de Navarra, ha liderado el desarrollo de las renovables a nivel nacional durante años y ahora no puede quedarse atrás. “Las políticas energéticas globales tienen especial significación en Navarra, que ha realizado un esfuerzo muy importante en energías renovables, particularmente en el eólico, donde somos referente a nivel mundial, prácticamente el Silicon Valley y que podríamos llegar a perder…”, se lamentó, tras criticar el “despilfarro inversor inadecuado” que se ha realizado en España en esta materia y que, a su juicio, repercute en la competitividad.

Iriberri pidió “un esfuerzo importante” tanto económico como regulador, para asumir esta transición energética y, por ello, reclamó un Pacto de Estado sobre energía, como también lo hizo Solà. “Sería lo lógico, porque cualquier política energética va más allá de una legislatura. Las decisiones sobre energía deben ir más allá de partido que gobierne en cada momento”, arengó el director de la Fundación. Por de pronto, al nuevo gobierno central recién estrenado, el vicepresidente de Desarrollo Económico le pidió más apoyos en materia normativa sobre “autoconsumo y también en parques experimentales”.

HACIA LA INNOVACIÓN SOCIAL

La jornada, que llevaba por título seminario Dimensiones económicas del nuevo modelo energético en España, reunió a más de 80 profesionales del sector y contó con la presencia de cinco ponentes que desgranaron el papel de los nuevos consumidores y de las empresas, así como las oportunidades empresariales que surgen con este cambio. Javier Zardoya Illana, fundador y coordinador de la consultora KISAR Energía, incidió en no dejar de lado la perspectiva social a la hora de configurar este nuevo modelo energético. “Hasta ahora tenemos grandes empresas en este sector porque se ha basado todo en un desarrollo económico centrado en maximización de beneficios. Pero hay ejemplos que demuestran que otros modelos son posibles; que se puede buscar el desarrollo desde una perspectiva más social, con empresas que son capaces de lograr un equilibrio entre el beneficio económico y el social. Eso es innovación social”.

Javier Zardoya, de KISAR Energía, durante el seminario sobre nuevo modelo energético.

Javier Zardoya, de KISAR Energía, durante el seminario sobre nuevo modelo energético.

Para Zardoya, el futuro energético “sí o sí renovable, más electrificado y cada vez más distribuido”. “Con esos tres elementos, se propicia la entrada de nuevos agentes, de pequeñas empresas, cooperativas y ciudadanos”, argumentó, y hay “muchas posibilidades de hacer muchas cosas” en toda la cadena de valor, desde la generación de energía hasta su consumo. Y es ahí es donde surgen las nuevas oportunidades empresariales. No obstante, para el fundador de KISAR es importante dejar de lado ese concepto de hace una década de energía renovable como inversión, sólo con perspectiva financiera, sin haber tenido en cuenta el beneficio medioambiental. “Creo sinceramente que se puede lograr un cambio energético y, como lo creo, empujo para que pueda hacerse”, animó Javier Zardoya.

Además de con el fundador de KISAR, el encuentro contó con Joan Batalla, director general de la Fundación para la Sostenibilidad Energética y Ambiental (FUNSEAM); María Synody, analista de la consultora energética, Delta-ee; Manuel Calvo, el director de Ingeniería y Tecnología en Redes y Cliente de GAS NATURAL FENOSA; y José Pablo Chaves, investigador del Instituto Tecnológico ICAI, de la Universidad Pontificia Comillas.

Para acceder a más información relacionada con Energía… LEER AQUÍ.


To Top