viernes, 20 septiembre 2019

El sueño eterno

El desarrollo de la humanidad es la suma de un número infinito de sueños alcanzados. Esta comprobado, además, que el hombre es el único ser vivo capaz de abstraerse y soñar despierto. Pero qué bonito sería para muchos humanos hacer ese mismo ejercicio de inspiración al acostarse, ¿verdad? Aquí te contamos cómo lograrlo.

Jesús Jiménez
Pamplona - 23 marzo, 2019

Un sueño reparador es clave para nuestro estado de ánimo y la salud.

Desde que el ser humano abandonó las copas de los árboles, ha sido un perseguidor innato de sueños. El problema es que, dentro de esa carrera, últimamente parece que hemos priorizado la velocidad y el estrés a la calma y el sosiego, elementos fundamentales para poder diseñar mejor nuestras aspiraciones o deseos de la mejor forma posible.

Por eso, la pregunta resulta más que nunca procedente: ¿cómo conseguir que el sueño, uno de nuestros factores de salud más importantes y menos reconocidos, por cierto, pueda volver a ser todo lo reparador que necesitamos? Como todo en esta vida, la respuesta no está en el aire -como apuntó el poeta- sino en aprender a descansar.

sueño-dormir-descansar

El sueño es tan importante para nosotros que debiéramos prepararnos de la forma más adecuada, adquiriendo los hábitos imprescindibles y las prácticas necesarias para caer en las garras de Morfeo como lo hacíamos en aquellos ya lejanos tiernos momentos en los que éramos bebés. Aquí queremos contarte, a continuación, cómo lograr ese objetivo a través de cuatro sencillas propuestas.

TIP 1

Empecemos por lo más lógico y es reconocer que nuestro cuerpo necesita descanso. El ritmo frenético al que estamos acostumbrados hace que muchas veces sacrifiquemos nuestro propio descanso para amoldarnos a la rutina. Rendirse al estrés, en ese caso, supone pagar un alto precio ya que se llega a alterar (en algunos casos de forma muy peligrosa) nuestro equilibrio natural interior, se debilita el sistema inmunológico al tiempo que ¡oh, cielos! se acelera el proceso de envejecimiento.

estres-relax-dormir-descansar-sueño

Cuidarse a uno mismo también debe convertirse, por lo tanto, en una cuestión innegociable por lo que, tras un duro día de trabajo, lo más importante siempre será dar a nuestro cuerpo un merecido descanso. Para ello, sentarse correctamente, darse quizá una ducha o un baño caliente o, simplemente, recibir un masaje se sitúan entre las mejores alternativas para lograr un momento de recuperación plenamente efectivo. Todo ello nos preparará, además, para paliar, si los hubiera, los dolores o molestias ocasionados por el día a día (malas posturas, dolor de pies, cervicales, contracturas…) por lo que los expertos también recomiendan ser conscientes de los tiempos ya que igual no es suficiente solo con un descanso de quince minutos sino que necesitas de mucho más, ¿Cuánto? El tiempo de descanso que te reclame tu cuerpo sin convertirte en ese exótico animalillo conocido como perezoso.

TIP 2

No obstante, el descanso del cuerpo siempre irá acompañado, y ésta es una segunda clave imprescindible, del descanso de la mente. Es decir, el pensamiento constante (conocido popularmente como ‘tengo un come come’) es un acérrimo enemigo de nuestro momento para encontrarnos con nosotros mismos. De hecho, según un reciente estudio de Cinfasalud, 9 de cada 10 españoles han sufrido estrés en algún momento y casi la mitad de los trabajadores lo padecen de forma constante.

sueño-soñar-dormir-descansar-mente

Pues bien, en este punto no vendría de más recordar que los psicólogos afirman que no somos conscientes de la importancia de no hacer nada ni pensar nada. Vaciar la mente de pensamientos que, además, son tóxicos puede ser difícil al principio, pero muy beneficioso a la larga para nuestra salud. Nuestro principal enemigo al que debemos batir es el móvil que nos empuja a mirarlo cada diez minutos e, incluso, a llevarlo a nuestra mesita de noche, algo total y absolutamente desaconsejable y que, aunque no lo parezca, está afectando a nuestros niveles de atención. Por lo tanto, como decía aquel dicho célebre visto en una tasca mexicana ‘menos face y más book’. Esto es, más hablar, salir, leer, ver una película, pasear,… ¿de acuerdo?

TIP 3

Nos quedan solo dos propuestas más para completar nuestro recorrido por esta ‘guía del sueño reparador’. Así, la tercera de las claves que podemos plantearte puede sonar a perogrullo pero es que no hay nada mejor para descansar que descansar… de los malos hábitos como, por ejemplo, una ingesta excesiva de alcohol, café más allá de las cinco de la tarde (solo para los muy cafeteros), comidas copiosas o cenas fuertes y, por encima de todo, de los malos rollos (don’t worry, be happy). Estos son algunos de los elementos que deberemos tener en cuenta. Se trata, en fin, de poder ser conscientes de lo que nos rodea y crear la atmósfera más adecuada al respecto.

TIP 4

Y finalmente, el gusto del descanso por el descanso. Porque soñar no solo es una cuestión de salud, también lo es de placer y, en la mayoría de los casos, hablamos de pequeñas cosas que hacen nuestra vida memorable. Ahí está ese momento del baño relajante tras el que nos sentimos abrazados por un albornoz suave, o esa deliciosa infusión en momentos previos al sueño que nos ayudan a conciliarlo mejor o esa almohada favorita que se ajusta perfectamente a nuestra anatomía. Son tantas cosas… ¡encuentra la tuya! Porque, como dijo el sabio Miguel de Unamuno en su tiempo: “De razones vive el hombre; de sueños, sobrevive”.

sueño-naturaleza-relax-cascada

To Top