martes, 30 noviembre 2021

Europa descarta la posible llegada de huevos contaminados a Navarra

El Ejecutivo foral recuerda, además, que dispone de un sistema permanente de atención y alertas "para actuar de inmediato en caso de detectarse alimentos no seguros".

Redacción
Pamplona - 17 agosto, 2017

Las autoridades confirman que no han llegado a Navarra huevos o derivados contaminados procedentes de Países Bajos o Bélgica.

Responsables del Sistema Europeo de Alerta Rápida para los Alimentos y Piensos, RASFF, habrían informado al Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra que no han llegado a nuestra región huevos o derivados contaminados procedentes de Países Bajos o Bélgica. Es más, de acuerdo con la información remitida desde el Ejecutivo foral, dicho organismo habría descartado esa posibilidad. 

No obstante, las autoridades forales recuerdan que, dentro del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, existe un sistema permanente de atención de alertas e información actualizada que le permite intervenir de inmediato ante cualquier caso en el que se detecten partidas de alimentos no seguros.

Puede conocer información actualizada sobre la alerta provocada por los huevos contaminados haciendo clic AQUÍ

De este modo, se confirma oficialmente que nuestro territorio permanece al margen de una “crisis” que se desató el pasado 20 de julio cuando las autoridades de seguridad alimentaria belgas comunicaron la detección de una primera partida de huevos procedentes de Holanda con un elevado contenido de insecticida Fipronil.

Cabe recordar, asimismo, que a ese aviso continuó, posteriormente, la detección en el País Vasco de una partida de huevo pasterizado, procedente de Francia, que también fue inmediatamente inmovilizado antes de su distribución para la elaboración de alimentos. Ahora, tras esta rápida intervención y el comunicado de la RASFF se confirma que los huevos contaminados y sus derivados no han alcanzado nuestro territorio. Incluso el citado ente europeo descarta su posible llegada. 

El Fipronil es un insecticida de amplio espectro y uso veterinario, cuya utilización en animales de producción de alimentos está prohibida en la Unión Europea. En este caso, ha sido utilizado para tratar la presencia de un ácaro denominado Dermanyssuss gallinae en gallinas ponedoras.


To Top