¡Extra, moda!

viernes, 10 julio 2020

¡Extra, moda!

Una chaqueta de la emperatriz Eugenia de Montijo; un par de chapines del siglo XVI; el número uno de 'La pensadora gaditana', la primera revista femenina de España... El Museo del Traje de Madrid acoge hasta el próximo 1 de marzo una exposición temporal en la que, a través de más de cien objetos, se propone un acercamiento a la historia de la prensa de moda. La muestra cubre desde finales del siglo XVIII hasta finales del XIX.

Jesús Jiménez
Pamplona - 18 enero, 2020

El Museo del Traje de Madrid acoge la exposición '¡Extra Moda!' hasta el 1 de marzo. (Fotos: cedidas).

La moda es arte, industria, tendencia… No solo nos ayuda a transmitir una imagen nuestra al exterior, también define gustos e incluso se adapta a nuestra personalidad. Tal y como expresó el diseñador, Marc Jacobs, “la ropa no significa nada hasta que alguien vive en ella“. Por lo tanto, la moda, además de todo lo que hemos contado, es uno de los elementos que definen la cultura occidental y surge, tal y como la conocemos en la actualidad, en el siglo XVII en Francia. Precisamente, uno de los factores que han favorecido e impulsado su desarrollo ha sido la aparición de la prensa de moda. Ahora, el Museo del Traje y Acción Cultural Española, de Madrid, nos propone realizar un estudio de algunas de las principales publicaciones femeninas para, desde un punto de vista histórico, reflexionar sobre el sistema de la moda, su historia y su evolución.

‘Deux Bustes de Femmes’, de Cabinet des Modes.

En concreto,”¡Extra, Moda!“, que es el nombre de la citada exposición, muestra las circunstancias y las causas que provocaron la aparición de las revistas de moda, debido al desarrollo de las industrias del lujo y textil, el inicio del sistema de temporadas y la llegada de nuevos tejidos y prendas. De esta forma, se muestran de manera conjunta publicaciones y revistas de moda, figurines y patrones, trajes, accesorios y complementos de vestir, junto a otros objetos, con el propósito de generar una reflexión en el visitante sobre el sistema de la moda y la prensa, su principal medio de difusión.

Tomando como referencia las distintas publicaciones de moda que surgen en España a lo largo de los siglos XVIII y XIX, y sus antecedentes europeos, se quiere poner de relieve el papel que estas tuvieron en la creación de un modelo de mujer, a la que marcaban los comportamientos y tendencias, al modo de los actuales ‘influencers’.

SIGLO XVI: DEL LÁPIZ AL TIPO, LA MODA EN DOS DIMENSIONES

Durante el siglo XVI, considerado la edad de oro de la edición de “libros de trajes”, se publican en Europa más de una decena de colecciones e ilustraciones de conjuntos e indumentaria de distintas regiones y países. Destacan los dibujos de Alberto Durero y sus trachtenbuch, uno de los antecedentes de los figurines de moda, y los primeros libros impresos dedicados al traje, como ‘Habiti antichi et moderni di tutto il mondo’, de Cesare Vecellio (1521-1601). Editada en Venecia en 1598, es una de las obras más conocidas y reproducidas sobre indumentaria.

SIGLO XVII: LA CORTE DE LUIS XIV Y LAS PRIMERAS REVISTAS DE MODA

Zapatos del siglo XVII.

En el siglo XVII, en la corte de Versalles, Luis XIV, un gran apasionado de la moda y de la buena apariencia, impulsa las industrias de artículos de lujo y las variaciones que, cada temporada, se reflejan en la aparición de nuevas prendas, tejidos y colores. Y en enero de 1678, el Mercure Galantla primera revista de moda, publica en su suplemento trimestral ‘Extraordinaire’, las primeras noticias sobre moda.

SIGLO XVIII: LA MODA A TODO COLOR

La corte de Versalles es el centro de las novedades de la moda hasta finales del siglo XVIII, con María Antonieta como “reina de la moda”, gracias a la modista Rose Bertin, a quien se le deben la creación de algunos de los trajes femeninos más conocidos de este periodo. Entre ellos figuran el robe a la polonaise o la chemise de la reine, antecedente de los populares “vestidos camisa”.

También en este siglo se definen las características del figurín de moda, que triunfará en el siglo XIX en forma de estampas coloreadas. En este periodo aparece por primera vez en España un periódico destinado al público femenino y con noticias de moda: ‘La pensadora gaditana’, la única cabecera que se publicará en nuestro país sobre esta materia hasta la última década del siglo XVIII.

SIGLO XIX: EL NACIMIENTO DE LA PRENSA DE MODA (1790–1830)

Durante el siglo XIX, se generaliza en Europa la edición de periódicos y revistas dedicadas a la mujer y a la moda. En las primeras décadas del siglo, se mantiene el “vestido camisa”, mientras que en la indumentaria masculina se impone el traje inglés, más funcional y cómodo, que se adecúa perfectamente a la incorporación del hombre burgués al trabajo. La excepción es el traje de gala, que concentra toda la riqueza en los chalecos y en las últimas casacas.

En 1804 aparece ‘El Correo de las Damas’, un suplemento literario dedicado a la mujer y que abre las puertas a la aparición de nuevas cabeceras. A este le seguirá en 1821 ‘El Periódico de las Damas’, la primera revista de moda en España, que toma como modelo otras similares como ‘The Lady’s Magazine’ (Londres, 1770) o ‘Le Journal des Dames’ (París, 1797). La prensa especializada ilustra las tendencias: la moda romántica y su nueva silueta, consistente en un talle que baja hasta la cintura, que se estrecha por el uso del corsé, y faldas que se acortan y aumentan su volumen con la superposición de enaguas.

La chaqueta de la emperatriz Eugenia de Montijo, uno de los atractivos de la exposición.

Durante el reinado de Isabel II (1833-1868), considerado el periodo cumbre de este tipo de publicaciones, surge más de una treintena de cabeceras dirigidas a una mujer tradicional, de clase alta y burguesa, un “ángel del hogar” centrado en su familia. Hablamos de una mujer a la que indican cómo debe vestirse para cada ocasión, siguiendo los modelos de París. De esta forma, en 1833 sale a la luz el primer número del ‘Correo de las Damas’, cuyo primer redactor jefe es Mariano José de Larra, que escribió textos sobre modas y teatro. Por su parte, en 1841 nace ‘La Moda Elegante Ilustrada’, que cuenta entre sus suscriptoras con la reina Isabel II y deja de publicarse en 1927, lo que la convierte en una de las publicaciones de más larga trayectoria.

En España, triunfa en ese momento el segundo estilo romántico, con el que las faldas alcanzan gran amplitud al incorporar el miriñaque, una estructura de cintas y aros, y mostrar una variedad de conjuntos que reflejan la intensa actividad social de las mujeres de las familias reinantes y de la alta sociedad. La reina Victoria y la emperatriz Eugenia de Montijo son las más seguidas.

MODA DE FIN DE SIGLO (1870–1900)

En cuanto a la moda femenina, se empieza a usar el polisón para ahuecar las faldas por detrás y surgen las primeras casas de alta costura, como las de Charles Frederick Worth (1825-1895) o Jacques Doucet (1853-1925), que propiciarán una mayor variedad de modelos con distintos tejidos, teñidos ya con los nuevos tintes químicos. A ello se une la aparición de un cambio en el vestido femenino debido a la incorporación de la mujer al mundo laboral, con la aparición del traje sastre y la necesidad de siluetas, vestidos y tejidos más cómodos.

En el siglo XIX, surgen las primeras casas de alta costura.

El desarrollo y crecimiento de la prensa de moda se ve impulsado por la consolidación de una importante industria textil, que implanta una creciente mecanización en la producción. Y esos avances se traducen en un abaratamiento de los tejidos, al tiempo que favorecen la generalización de un mensaje: “consumir más y en menos tiempo”. Un cambio que se torna posible gracias a la difusión de los figurines de moda a través de las revistas. Se determina así el nuevo modelo de revista de moda, que triunfará y perdurará hasta la actualidad.

Así que, una vez completado el recorrido, nuestra primera reflexión debiera ir en la misma línea que la que plantea otro de los grandes modistos del momento. Se trata de Alexander McQueen cuando apunta que “la moda debiera ser una forma de escapismo, no una forma de apriosionamiento”. Ahí está tal vez la clave de esta muestra “¡Extra, Moda!” en el sentido que, lo que se nos ofrece, es una retrospectiva de los intentos del ser humano por ser cada vez más libre. Que lo disfruten.

Archivado en:

Madrid · Moda · tendencias · VanityCapital · Museo del Traje ·


To Top