miércoles, 10 agosto 2022

François Beoringyan se prepara para abrir su propio centro de entrenamiento

El año pasado, fue premiado como el Mejor Entrenador Generación Atletismo por la Federación Española de Atletismo. Sin duda, François Beoringyan se ha convertido en un referente nacional de este deporte. Nacido en Chad, uno de sus sueños como atleta era llegar a unas Olimpiadas. Aunque él no lo logró, sí lo consiguió años después como preparador del navarro Asier Martínez, sexto en la final de 110 vallas en Tokio. Pero 'Swan' tiene otras facetas menos conocidas. Por ejemplo, el trabajo que desarrolla con futbolistas como Robert Navarro (Real Sociedad) o el exrojillo Dani Santafé, hoy en la primera división griega. Además, cuenta con una plataforma virtual de entrenamiento, que a finales de año dará paso a un centro como tal. En una entrevista concedida a Capital Sport, muestra también su lado más reivindicativo, al reclamar un mayor reconocimiento para los técnicos de atletismo.

 

Iratxe Zubieta
Pamplona - 14 febrero, 2022

El próximo reto de 'Swan' es abrir su propio centro deportivo a finales de 2022. (Fotos: Maite H. Mateo)

Cada día, el exatleta François Beoringyan, más conocido como ‘Swan‘, compagina su labor como entrenador en el club de atletismo Grupompleo Pamplona Atlético con el trabajo de coach deportivo, que desarrolla en la plataforma de gimnasia virtual que emprendió durante la pandemia: ‘Entrena con Swan‘.

Beoringyan tiene una pequeña sala de entrenamiento en Mutilva, que recuerda a un estudio de grabación. En ella realiza las diferentes sesiones de ejercicio que, después, comparte en su espacio digital. Un proyecto que, según adelanta a Capital Sport, evolucionará hacia la apertura de un local físico a finales de este año. “Lo tenemos muy avanzado, pero no puedo contar demasiado (risas). Me considero un alma libre y, después de haber trabajado en todos los puestos posibles dentro del entrenamiento ‘fitness’, incluida la gestión en su día del gimnasio Urbanitas Wellness Center, la idea era tener mi propio lugar. Estamos trabajando para desarrollar un nuevo método de entrenamiento, basado en la preparación de los atletas”, concreta.

En una de las paredes de su actual espacio de trabajo, cuelgan tres camisetas que le recuerdan los hitos logrados por algunos deportistas a los que entrena. La central es roja y lleva la bandera de Japón. Se la trajo Asier Martínez, tras su brillante participación en los Juegos Olímpicos de Tokio, donde fue finalista en 110 metros vallas. La mira con orgullo y cierta añoranza mientras explica que su sueño como atleta era, precisamente, participar en una Olimpiada. “Aunque no lo he hecho a título personal, lo que he logrado con Asier me vale. El atletismo navarro me ha ayudado mucho y, de alguna manera, es como devolverle todo lo que me ha brindado”, detalla mientras observa la elástica.

‘Swan’ posa junto a las camisetas de Robert Navarro, la selección japonesa y Dani Santafé.

Nacido en Chad, (1974) lleva más de veinte años en Pamplona. Antes de aterrizar en la capital navarra, ‘Swan’ vivió en París, donde se formó  como atleta y completó sus estudios. Se graduó en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, y realizó un Máster de Preparación Física de Alto Rendimiento. Además, llegó a saltar 2,20 en altura: “No me costó adaptarme a Pamplona, era una ciudad de atletismo. Cuando llegué, justo coincidí con Marta Mendía, Chema Romera, Monreal… Fue una gran generación. Me preocupé cuando se retiraron, pero la evolución ha sido muy buena. Tenemos atletas de calidad repartidos en casi todas las pruebas: jabalina, disco, vallas, longitud, pértiga… Espero que los navarros se den cuenta de esto porque es muy importante”.

La pasada campaña, tres de sus pupilos –Nerea Bermejo (vallas), Izaskun Turrillas (salto de altura) y el propio Asier Martínez- se coronaron campeones de España en pista cubierta. “Llevamos tres o cuatro años en los que están viniendo atletas de fuera a vivir a Pamplona para entrenar. Desde otros puntos, se mira a esta ciudad como un referente”, apostilla. Cuando finalizó la temporada, recibió el reconocimiento al Mejor Entrenador Generación Atletismo por la Federación Española de Atletismo.

Pero sus conocimientos van más allá del tartán. Quizá la parte menos conocida, aunque igual de importante, es su labor como preparador físico de deportistas en otras disciplinas. Es el caso del futbol o el balonmano. “Tengo a otros deportistas, además de los atletas, que me suelen llamar para ayudarles a mejorar su rendimiento y su velocidad”.

“Me apoyo en los datos que me mandan los futbolistas. En los equipos ven que hay cambios en el rendimiento y la velocidad, pero no saben qué ha hecho el jugador”.

En el deporte rey, por ejemplo, los clubes colocan chalecos con GPS a los futbolistas, que permiten monitorizar diferentes parámetros como su ritmo cardíaco, la distancia recorrida, los cambios de ritmo… Estos datos pueden ser determinantes a la hora de realizar fichajes, además de prevenir lesiones por excesos o fatiga. ‘Swan’ ayuda a los futbolistas a mejorar sus registros: “Me apoyo en los datos que me mandan para comparar y medir su estado físico. En los equipos ven que hay cambios en el rendimiento y la velocidad, pero no saben qué ha hecho el jugador”, especifica.

Gracias al ‘Big Data‘, se han dado cuenta de que las carreras en el fútbol apenas duran unos segundos, entre cinco y treinta como mucho. “Me he hecho experto en esto porque funciona. El truco está en combinar el trabajo de técnica del atletismo con el de fuerza. Las sensaciones que experimentan los jugadores, sin mirar los datos, son de menos cansancio, más frescura a la hora de pensar, rapidez para tomar decisiones o llegar antes al balón”, recalca.

“Asumimos pagar a un monitor de golf o de pádel, pero en el atletismo parece que tiene que ser diferente… He empezado con esta batalla y puedo parecer borde o pesetero, pero creo que todo trabajo merece su reconocimiento”.

Uno de los futbolistas que sigue los consejos del africano para potenciar su velocidad es Robert Navarro (Real Sociedad). El excanterano rojillo se puso en sus manos cuando tenía catorce años y, ahora, es uno de los jugadores más rápidos del cuadro donostiarra. Incluso ha debutado con el primer equipo: “Siempre ha sido bueno con el balón, pero su padre, que también fue futbolista, se dio cuenta de que necesitaba reforzar la velocidad. Hace poco que acaba de superar una lesión y es en lo último que nos hemos centrado. Empezó a mandarme los números que registraba en los partidos y entrenamientos. Al principio, a los sesenta minutos le daba algún calambre, así que fuimos comparando, mejorando y vimos la evolución hasta que llegó a posicionarse en el grupo de los jugadores más rápidos”. A raíz de esto, también trabaja con algunos jugadores de Osasuna, sobre todo del Promesas, y del Athletic, en su mayoría navarros.

También destaca el caso de Dani Santafé (Osasuna Promesas). El centrocampista de Valtierra llegó a quedarse fuera del filial de Osasuna en 2019. En plena pandemia, se vio sin equipo y se puso en contacto con ‘Swan’ para mejorar físicamente, mientras encontraba club: “Estuvimos entrenando todo el verano y, al final, Osasuna lo llamó otra vez. Cuando volvió era otro jugador, mucho más rápido, incluso empezó a meter goles. Dio la casualidad de que el director deportivo de un equipo griego de primera división, el Asteras Trípoli, fue a ver al Promesas. Santafé marcó en el primer partido y, en el segundo, hizo un gran encuentro. Ahora juega en la máxima categoría de Grecia“.

MÁS RECONOCIMIENTO A LOS ENTRENADORES

En la actualidad, Beoringyan trabaja en una iniciativa, junto a otros técnicos, para dar mayor visibilidad al esfuerzo que realizan los entrenadores. “Es un tema que hay que poner encima de la mesa. Personalmente, estoy luchando para que se ponga en alza el valor del entrenador, lógicamente también a nivel económico. Asumimos pagar a un monitor de golf o de pádel, pero en el atletismo parece que tiene que ser diferente. No pasa con todas las entidades, y no tengo problema con dar nombres. Lo que veo es que, hoy en día, seis o siete de mis atletas están becados por la Fundación Induráin y, en cambio, los entrenadores no entramos en esa ayuda. Y no solo eso, sino que ni siquiera nos invitan a la gala…”, lamenta.

El africano reclama que se también se ponga en valor la labor de los entrenadores de atletismo.

Precisamente, el día en que se realizó esta entrevista acababa de aterrizar en Pamplona tras haber estado con una atleta en Italia. A continuación, iba a grabar la rutina de ejercicios de su gimnasio ‘online’ y después, pondría rumbo al Centro de Tecnificación Deportiva Estadio Larrabide para entrenar con sus atletas.

En este sentido, sostiene que, como él, la mayoría de los preparadores se ven obligados a compaginar su labor dentro de la pista con otros trabajos. Algunos, por incompatibilidades, hasta se ven obligados a dejar el atletismo: “En un par de días me voy a Alemania. En mi caso, puedo dedicar tanto tiempo porque tengo unos ingresos extra con actividades que puedo complementar, pero es diferente para quien trabaja en una fábrica u oficina. Yo he empezado con esta batalla y puedo parecer borde o pesetero, pero creo que todo trabajo merece su reconocimiento. Incentivar la continuidad de los técnicos dentro de la disciplina, en todas sus categorías, empieza por mejorar las condiciones”, concluye convencido.

Entra aquí para leer más noticias de Capital Sport.


To Top