domingo, 23 febrero 2020

Elma Saiz, consejera de Economía y Hacienda. (Foto: Ana Osés)

La Hacienda Foral de Navarra cerró 2019 con una recaudación líquida acumulada de 3.941,1 millones de euros, lo que supone un aumento de 458,2 millones respecto a los ingresados en términos líquidos en el año 2018 y un incremento del 13,1 %. De esta forma, indicó el Ejecutivo, se logra “un amplio cumplimiento del objetivo fijado para el presupuesto de ingresos en 3.825,8 millones de euros, con un grado de ejecución presupuestaria del 103,2 %”.

El incremento de la recaudación líquida en términos homogéneos -una vez eliminados los efectos de determinadas circunstancias excepcionales que han ocasionado parte del incremento de la recaudación en el año 2019 respecto del 2018 (como, por ejemplo, el diferente calendario fiscal de ingresos y también de devoluciones que ha afectado a varios impuestos)-, se situó en 275,4 millones de euros, es decir, un 7 % superior a lo recaudado en 2018.

La recaudación por impuestos directos ascendió a 1.953,9 millones, creciendo en términos absolutos un 16 % respecto al ejercicio anterior.

La recaudación por impuestos directos en Navarra ascendió a 1.953,9 millones, creciendo en términos absolutos un 16 %. En cuanto a los impuestos indirectos, ascendieron a 1.956,7 millones, creciendo en términos absolutos un 10,6 %. Y de los 3.941,1 millones ingresados, 2.807,3 corresponden a los ingresos por gestión directa de la HFN y 1.133,8, a ingresos vía ajustes por impuestos indirectos del Convenio Económico.

Entrando en el detalle de las principales figuras tributarias, el IRPF es la principal en cuanto a recaudación con 1.533,1 millones de euros; 187,3 más que en el año 2018 y con un crecimiento porcentual del 13,9 %. La explicación de este buen comportamiento reside tanto en el favorable resultado de la Campaña de la Renta de 2018 como en el incremento de las retenciones de trabajo y capital, así como de los pagos fraccionados ingresados por empresarios y profesionales. El incremento de las retenciones de trabajo es notable, con un 11,1 %. Además, aun descontando el efecto del cambio de calendario de las cuotas de noviembre de 2018, la recaudación crece en términos homogéneos un 9,3 %.

IVA Y SOCIEDADES

Respecto al IVA, que es la segunda figura tributaria en importancia recaudatoria, se recaudaron 1.324,2 millones de euros en el año 2019, lo que supone un crecimiento del 12,1 % respecto al año 2018. Los ingresos totales por este impuesto en 2019 ascendieron a 2.517,8 millones (de ellos 1.464,5 por gestión directa y el resto vía ajustes con el Estado) y las devoluciones fueron por importe de 1.193,6 millones.

En Impuestos Especiales, el incremento más importante fue sobre hidrocarburos, que creció un 12,7 %.

La recaudación total por el Impuesto de Sociedades se situó en los 274 millones de euros, frente a los 192,6 millones euros ingresados el año anterior. En términos homogéneos, el incremento es del 3,7 %, ya que en 2018 se realizó la devolución de las campañas de 2016 y 2017.

La recaudación de los Impuestos Especiales fue de 536,4 millones y, tanto por gestión directa de HFN como por ajustes con el Estado, se incrementó en un 3,4 % y un 53,7 % respectivamente, lo que da un incremento global en términos absolutos de 43,2 millones de euros respecto a 2018. Todos estos impuestos tuvieron un comportamiento positivo, pero hay que destacar el incremento más importante que se da en la recaudación del Impuesto sobre hidrocarburos (12,7 %).

En el Impuesto sobre el Patrimonio, los ingresos fueron inferiores a los del año 2018, alcanzando los 33 millones de euros. En cuanto al resto de impuestos directos, la Hacienda Foral de Navarra destacó positivamente la recuperación en el año 2019 del Impuesto sobre grandes establecimientos comerciales, del que se ingresaron 1,6 millones.

En cambio, los ingresos por Patrimonio, Sucesiones y Donaciones disminuyeron.

Por el contrario, con signo negativo evoluciona el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, un impuesto de vencimiento no periódico y de carácter aleatorio, pero que lleva ya varios meses de tendencia a la baja, y que en el año acumuló una importante caída del 17,2 %.

Referente al resto de impuestos indirectos, el Impuesto sobre Trasmisiones Patrimoniales presentó una bajada del 2,9 %. Presentaron también variaciones negativas los impuestos sobre Primas de Seguros, sobre actividades de juego y sobre gases fluorados, aunque con una importancia relativa mucho menor y el último de ellos afectado en particular por las modificaciones normativas establecidas a nivel nacional. En cambio, Actos Jurídicos Documentados mantuvo tasas positivas de crecimiento, del 3,4 %, pese a los síntomas de enfriamiento de la economía.

Entra aquí para leer más sobre economía.


To Top