miércoles, 22 mayo 2024

La navarra que media entre los gobiernos y las grandes empresas en la lucha climática mundial

María Mendiluce es la CEO de la coalición mundial We Mean Business, que aglutina a 14.000 empresas. Recientemente, tal y como recogió Navarra Capital, fue incluida en la lista Time100 Climate junto a líderes como Bill Gates, cofundador de Microsoft, o el CEO de Ingka Group/Ikea, Jesper Brodin. En esta entrevista, explica a fondo el trabajo silencioso, pero de gran impacto, que realiza en la organización.


Pamplona - 7 diciembre, 2023 - 05:59

Mendiluce, pamplonesa de 49 años, es la CEO de la coalición empresarial We Mean Business. (Fotos: cedidas)

Desde el 30 de noviembre hasta el 12 de diciembre tiene lugar en Dubái la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, más conocida como COP28. ¿Su misión? Evaluar los avances logrados tras los Acuerdos de París, firmados en 2015 y que fijaron la obligatoriedad de presentar y mantener objetivos de reducción de emisiones determinados a nivel nacional. En medio de las conversaciones entre los principales líderes mundiales y empresarios de primer nivel, está una navarra.

María Mendiluce, nacida en Pamplona hace 49 años, es la CEO de We Mean Business, una coalición de 14.000 compañías que intentan frenar el cambio climático. Desde que se graduó en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Navarra, quería trabajar a escala internacional para hacer del mundo un lugar mejor. Y lo ha conseguido ayudando a las compañías a reducir su dependencia de los combustibles fósiles.

A lo largo de su trayectoria, ha ocupado importantes cargos en numerosas empresas y organizaciones de proyección internacional como World Business Council for Sustainable Development (Directora General), la Universidad de Ginebra (profesora asociada), el Gobierno de España (asesora de Desarrollo Sostenible en Presidencia), Iberdrola (CEO staff) o la Agencia Internacional de la Energía (analista). Además, María es parte de los Consejos de Administración de Science Based Targets Initiative y Mission Possible Partnership.

Recientemente, tal y como recogió este medio, fue incluida en la prestigiosa lista Time100 Climate, que incluye a los referentes mundiales más influyentes en este campo. En concreto, la navarra apareció en la categoría de Líderes (el resto son Catalizadores, Innovadores, Titanes y Defensores), junto a empresarios como Bill Gates, cofundador de Microsoft, creador de Breakthrough Energy y copresidente de Bill & Melinda Gates Foundation, o el CEO de Ingka Group/IkeaJesper Brodin, por citar algunos ejemplos. «Me sorprendí mucho al ver mi nombre, aunque colaboramos con muchas de las personas que aparecen en ella. Probablemente, se haya valorado mi capacidad de movilizar empresas y socios hacia una estrategia común«, afirma a Navarra Capital.

Residente en Ginebra (Suiza), admite que echa de menos Navarra y Pamplona, aunque deja entrever que viene bastante a menudo. «Por fortuna, ahora todo está mucho más conectado. Cuando estuve trabajando en París (para la Agencia Internacional de Energía), la cosa era muy distinta», recuerda.

COHERENCIA Y SERIEDAD

We Mean Business se encarga de alinear a miles de empresas con el fin de luchar contra las emisiones nocivas para el medioambiente. De esta manera, evita la dispersión de enfoques que ocurre cuando cada compañía afronta el desafío por separado. «Al unificar la estrategia y los marcos de actuación, conseguimos que nuestro mensaje tenga más impacto y que sea menos disperso”, concreta. También les representan en los foros internacionales donde se debate sobre métodos de producción sostenibles para que su posición se tenga en cuenta.

La navarra tomó las riendas de We Mean Business en 2020 y, desde entonces, trata de poner en marcha menos iniciativas, pero de mayor impacto. El ejemplo más reciente es Fossil To Clean, que busca empujar a los gobiernos a que pongan una fecha límite para eliminar su dependencia de los combustibles fósiles. Según Mendiluce, lo ideal para ciertos sectores sería conseguirlo en 2040 y, por encima de todo, que se cree un movimiento empresarial y social que empuje en esa dirección.

La navarra ha entrado en la lista Time100 Climate, que incluye a los líderes climáticos más influyentes del mundo.

La navarra ha entrado en la lista Time100 Climate, que incluye a los líderes climáticos más influyentes del mundo.

A este respecto, se muestra convencida de que los mensajes ganan mucha más fuerza si reciben el apoyo de multinacionales como Microsoft y Apple, o Iberdrola e Inditex a nivel nacional, cuatro de sus partners actuales. «Utilizamos su voz para que los gobiernos sean más ambiciosos. Y, a través de ellas, incluso llegamos a más compañías», añade. Aunque la coalición está formada actualmente por 14.000 empresas, cree que harían falta «millones más» para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París.

«Si un gobierno presenta una estrategia climática, las empresas del país deben adaptarse a ella. Pero si en las siguientes elecciones un nuevo ejecutivo sale elegido, no puede cambiar ese plan»

Según Mendiluce, solo podrán alcanzar esa cifra aún lejana a través de una legislación más exigente por parte de los gobiernos, a quienes demanda que sean «coherentes y serios» y no cambien de posición tan a menudo.

«Necesitamos que, si apuestan por un plan con objetivos climáticos, lo respeten. Si un gobierno presenta una estrategia, las empresas del país deben adaptarse a ella. Pero si en las siguientes elecciones un nuevo ejecutivo sale elegido en las urnas, no puede cambiar el plan establecido por el anterior porque las inversiones millonarias realizadas por las empresas no servirán para nada», expone contundente.

Otro de los pilares de su causa es concienciar a las empresas sobre los beneficios que puede generarles contar con planes para reducir su dependencia de los combustibles fósiles. «A las que producen petróleo y gas les decimos que no es necesario invertir más en infraestructuras nuevas, mientras que a los inversores les recomendamos que multipliquen por cuatro su apuesta por las energías limpias respecto a las fósiles. Hay que abordar dos aspectos fundamentales: integrar más en soluciones limpias y poner fin al uso de combustibles fósiles», sentencia.

EL GREENWASHING

En medio de este escenario, resulta obligado preguntarle acerca de su particular lectura del ‘greenwashing‘ tanto en el tejido productivo como en aquellos gobiernos que camuflan prácticas nocivas con el medio ambiente bajo el falso relato de la sostenibilidad.

«Hay 14.000 empresas en nuestra coalición que tienen planes de reducción de emisiones alineados con los Acuerdos de Paris. El verdadero problema está en los millones que no hacen nada»

Para ejemplificar su análisis, pone el hipotético caso de una petrolera que incentiva el uso de la gasolina alegando que compensará sus emisiones plantando árboles. A su juicio, esa acción es criticable porque «lo que esa empresa debe hacer es cambiar su modelo de negocio hacia la energía limpia en vez de confundir a los consumidores».

No obstante, Mendiluce incide en que el mercado pone barreras propias que también pueden frenar las buenas intenciones de una empresa. Y para ilustrar esta reflexión, traslada el ejemplo de un fabricante de automóviles que realiza una gran inversión para producir camiones eléctricos, pero no llega a amortizarla porque las ventas son escasas.

«Hay 14.000 empresas en nuestra coalición que tienen planes de reducción de emisiones alineados con los Acuerdos de París. No son perfectos porque se enfrentan a muchos obstáculos. El verdadero problema está en los millones de empresas que no hacen nada», concluye.


To Top