viernes, 3 diciembre 2021

La planta de compostaje de Arbizu ha supuesto una inversión de 800.000 euros

El proyecto cuenta con la financiación del Gobierno foral (620.000 euros); el Consorcio de Residuos de Navarra (76.000 euros) y el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (95.000 euros). Esta nueva instalación, que dará servicio a una treintena de localidades de las mancomunidades de Sakana y Mendialdea, cuenta con capacidad para tratar hasta mil toneladas de residuos al año.

Redacción
Pamplona - 16 septiembre, 2021

Rodríguez (Gobierno de Navarra), Oroz (Mancomunidad de Sakana), Ciriza (Gobierno de Navarra) y Mendoza (Nilsa). (Foto: cedida)

El consejero de Cohesión Territorial y presidente del Consorcio de Residuos, Bernardo Ciriza, y el presidente de la Mancomunidad de Sakana, David Oroz, visitaron este jueves la nueva planta de compostaje de Sakana, que cuenta con capacidad para tratar hasta mil toneladas de residuos al año. Esta infraestructura evitará que estos restos deban ser transportados para su tratamiento a 100 kilómetros, hasta la planta de biogás de Caparroso.

La instalación construida en Arbizu, que dará servicio a una treintena de localidades de las mancomunidades de Sakana y Mendialdea, cuenta con un presupuesto de cerca de 800.000 euros, IVA excluido. El proyecto fue financiado por el Gobierno de Navarra, a través del Plan de Inversiones Locales, con 620.000 euros. La aportación restante corrió a cargo del Consorcio de Residuos de Navarra (76.000 euros) y del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (95.000 euros).

La infraestructura evitará que estos restos deban ser transportados para su tratamiento a cien kilómetros, hasta la planta de biogás de Caparroso.

En la visita, el consejero y el presidente de la Mancomunidad estuvieron acompañados por el director general de Administración Local y Despoblación, Jesús María Rodríguez; el gerente de Navarra de Infraestructuras Locales (Nilsa), Fernando Mendoza; así como representantes del resto de mancomunidades que integran el Consorcio de Residuos de Navarra. Todos ellos recorrieron la instalación, que inició su funcionamiento antes de verano, y examinaron el tratamiento que se realiza para transformar la materia orgánica en compost para su empleo como sustrato.

PROCESO

La nueva planta se ubica en el paraje de Utzubar, en un terreno de 14.000 metros cuadrados junto al vertedero de Arbizu. Consta de un edificio cubierto de planta rectangular, de 25,20 metros de ancho y cien de longitud, con una superficie construida de 2.520 metros cuadrados.

En la nueva instalación, la materia orgánica pasa por varias fases para su tratamiento. Tras la descarga, se procede a la retirada superficial de los “elementos impropios que hayan podido arrojarse a esta fracción”, se procesa con máquinas abrebolsas y trituradoras y posteriormente se mezcla con material estructurante que proviene de la trituración de podas. La fase de descomposición se realiza en pilas de sección trapezoidal de materia orgánica, a temperaturas entre 55 y 70 grados, en la que se realizan periódicamente volteos y aireaciones, para dar lugar después a una etapa de maduración.

Una vez madurado, el compost se criba y se traslada en camión a la planta de transferencia, donde se acopia el producto final para su uso como sustrato. Este compost se ofrece de manera gratuita a tres sectores de la Mancomunidad de Sakana: usuarios domésticos del servicio de residuos, ayuntamientos, y agricultores y ganaderos. En 2020, se repartieron 200.000 kilos de compost entre 750 vecinos y vecinas de la comarca.

Entra aquí para leer más sobre el sector agroalimentario de Navarra.

Archivado en:

Sakana · compostaje · Bernardo Ciriza · David Oroz ·


To Top