domingo, 3 marzo 2024

La zurdera como forma de vida

En este artículo, se resuelven ocho mitos sobre las personas zurdas. Los expertos de la Unversitat Oberta de Catalunya, Diego Redolar y Sylvie Pérez, ofrecen respuestas a las dudas más populares sobre esta condición.


Pamplona - 18 agosto, 2023 - 12:57

Las personas zurdas conforman una minoría en la sociedad. (Foto: cedida)

Las personas zurdas configuran una minoría de la población. A ellas se le asocian mitos que no siempre están basados en la realidad. Según el meta análisis ‘Human Handedness’, la prevalencia de zurdos en el mundo es del 10,6 %, aunque la cifra varía entre un 9,3 % y un 18,1 %, dependiendo de cómo se mida la lateralidad. El doctor en neurociencias Diego Redolar, subdirector de investigación de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), y la psicopedagoga Sylvie Pérez, profesora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC, resuelven algunos de esos mitos basándose en la ciencia.

1- ¿Funciona de diferente manera el cerebro de una persona zurda y el de una persona diestra?

Redolar afirma que se han encontrado mínimas diferencias comparando ambos casos. Según explica el experto, en la corteza motora de una persona zurda, el hemisferio derecho tiene un peso funcional mayor que el hemisferio izquierdo.

En el cerebro, el control motor lo realiza el hemisferio contralateral a la extremidad movida. «Si yo muevo la mano izquierda, la corteza motora derecha es quien controla el movimiento. También hay algunas personas que son bilaterales, pero es un porcentaje menor», afirma. En este sentido, una persona zurda tiene una tendencia a usar en mayor medida la parte izquierda del cuerpo, la extremidad superior, sobre todo, a veces también la inferior, «y esto es así porque las áreas motoras predominantes son las del hemisferio derecho. En una persona diestra pasa justo lo contrario, sus áreas motoras predominantes serían las del hemisferio izquierdo», señala el investigador de la UOC.

2- En los zurdos, ¿el área del lenguaje se encuentra en el hemisferio derecho, al contrario que en los diestros?

«Para la mayor parte de las personas diestras, el hemisferio más importante para el lenguaje es el izquierdo. Con la mayoría de los zurdos no es así», indica Redolar. Aunque hay un alto porcentaje de zurdos donde el lenguaje está lateralizado en el hemisferio izquierdo, hay quienes lo poseen en la parte derecha, y otros en las dos mitades. Esta última situación permite que, en caso de lesión de uno de los dos hemisferios, la pérdida del habla será menor.

El investigador insiste en que esto, salvo en el caso de patologías como isquemias o accidentes cerebrovasculares, no produce ningún efecto sobe la persona.

3- ¿Hay alguna explicación científica que indique por qué hay personas zurdas y personas diestras?

Redolar explica que existen algunas hipótesis sobre la organización del sistema nervioso y por qué hay lateralidad. La dominancia se ha encontrado en la preferencia manual, en el lenguaje y también en las capacidades visoespaciales. El hipocampo es una estructura clave para el aprendizaje, y, en el caso del espacial, el más importante es el hipocampo derecho. «En este sentido, hablamos de lateralidad, es decir, de funciones que están en un hemisferio o en otro. Aunque no sabemos las causas de este posicionamiento, creemos que se trata de un aspecto de organización del sistema nervioso«, añade.

4- ¿Hay habilidades que se desarrollan antes o después en el cerebro de una persona zurda en comparación con el de una persona diestra?

No hay muchas diferencias entre ambos casos. Sin embargo, la psicopedagoga Pérez indica que el contexto de la persona zurda sí puede influir en el aprendizaje de determinadas tareas. Por ejemplo, si la persona zurda vive en Oriente y aprende a escribir árabe, «lo tiene más fácil que un zurdo que aprende a escribir en castellano, porque el árabe se escribe de derecha a izquierda. Eso tiene ventajas porque la propia manera de escribir ya es limpia, ni siquiera mancha el papel». De ahí que, a la hora de aprender a leer y escribir, una persona zurda pueda necesitar un poco más de tiempo. «No van a ser disléxicos o a escribir mal, por ejemplo. Son algunos de los mitos que existen y hay que desterrarlos», afirma la experta.

5- ¿Es beneficioso obligar a un niño zurdo a aprender a escribir con la mano derecha?

La respuesta de los expertos es un no rotundo. Si una persona muestra desde pequeña una preferencia manual para utilizar la mano izquierda, modificar esa preferencia significa luchar a contracorriente. Su cerebro se está organizando de esa manera. Lo más beneficioso es dejar que la preferencia se dé en función de cómo está organizado el sistema nervioso.

Por eso se habla del ‘zurdo contrariado’: personas zurdas a las que han obligado a escribir, trabajar y demás tareas con la mano derecha. Este hecho puede generar un trastorno al individuo, al tomar más tiempo para aprender todas las habilidades necesarias para coordinación óculo-manual.

6- ¿Se enseñaba antes a los zurdos a manejar la derecha porque se creía que así aprenderían mejor?

Según Pérez, se trataba de una cuestión más cultural y social. «Como el mundo está enseñado y pensado para una mayoría que es diestra, se optaba por intentar que la persona zurda se amoldara a la mayoría. Por eso había más trastornos de aprendizaje, más torpeza y muchísima más frustración», explica.

En este sentido, también se encuentra un trasfondo religioso y supersticioso. La psicopedagoga pone de ejemplo a la Biblia, en el que dice: “Que tu mano izquierda no sepa lo que hace la mano derecha”. También habla del mundo árabe, donde, a la hora de servir y coger comida, no se debe de hacer con la izquierda, ya que, para ellos, es una parte del cuerpo “impura”.

7- ¿Vivir en un mundo mayoritariamente diestro puede crear complejos?

Para los expertos, el hecho de que el mundo esté pensado para la mayoría diestra puede hacer que una persona zurda se sienta diferente y viva esa diferencia como algo negativo. «La sociedad te puede llegar a discapacitar. Si quieres cortar con unas tijeras y no tienes unas tijeras para una persona zurda, seguramente no cortarás bien, o cortarás peor que los demás. Eso te puede generar una frustración o un sentimiento de impotencia o un sentimiento constante de inferioridad», señala Pérez.

8- ¿Un niño muestra si es zurdo o diestro desde el nacimiento?

La profesora de la UOC afirma que, aunque hay niños que tienen definida su lateralidad prácticamente desde que nacen, la mayoría tarda unos años en mostrarse, porque los bebés van explorando. Por eso lo ideal es dejarles su tiempo, observar y ayudar sin imponerles nada.  Ella recomienda que los padres se anticipen y observen cómo actúa su hijo. “Puede tender a coger las cosas con una de las dos manos, o a subir las escaleras poniendo primero el pie derecho o el izquierdo, o a llevarse un caleidoscopio siempre al mismo ojo», explica. «En caso de que se vea que es zurdo, lo ideal es comprar productos adaptados, como las tijeras, además de enseñar con más paciencia y que esa diferencia sea vivida con positividad», expone.

Archivado en:

Salud Navarra ·


To Top