Laboral Kutxa obtuvo un beneficio de 46 millones en el primer semestre

sábado, 19 septiembre 2020

Laboral Kutxa obtuvo un beneficio de 46 millones en el primer semestre

Según informó la entidad financiera, la provisión extraordinaria de 25 millones de euros realizada para prevenir los posibles efectos de la pandemia redujo el beneficio en un 39,8 % respecto al mismo período de 2019.

Redacción
Pamplona - 4 agosto, 2020

Txomin García, presidente de Laboral Kutxa, y Xabier Egibar, director general. (Foto: cedida)

Desde “una perspectiva de ciclo”, la actual crisis originada por el coronavirus ha sorprendido al sector financiero en plena transformación y “en un momento de debilidad para generar resultados”, debido principalmente a una “pérdida de rentabilidad por el largo periodo de tipos cero o negativos”.

Sin embargo, Laboral Kutxa cerró el primer semestre del año con un beneficio neto de 46 millones de euros y una “sólida situación de partida para afrontar el complejo escenario que se avecina”. Así, la entidad mantiene “uno de los más altos niveles de solvencia” en términos de CET1, 19,69 %; “una sólida estructura de financiación”, con unos “holgados niveles de liquidez”, LTD 66,48; y “una de las mejores rentabilidades del sector” en términos de ROE, con un 6,01 %, que se elevaría hasta un 7,41 % sin considerar los efectos de la dotación extraordinaria por el Covid-19.

CUENTA DE RESULTADOS

El margen de intereses, según informó la entidad, se situó en 124,03 millones de euros y mejoró un 1,61 % con respecto a junio de 2019, a pesar de la adversa coyuntura de tipos, favorecido por “una adecuada gestión de la liquidez y un mayor dinamismo de la inversión crediticia de empresas en el último trimestre”.

Por su parte, el capítulo de comisiones ha tenido un comportamiento desigual durante el semestre. El año comenzó con unos “notables niveles de actividad, especialmente en medios de pago y en figuras de fuera de balance, que sufrieron una caída durante el confinamiento”. La recuperación en los dos últimos meses ha permitido que las comisiones hayan aumentado un 0,52 % en el semestre, lo que lleva a una mejora del margen básico del 1,28 %.

El total de nuevo crédito otorgado durante este semestre ha superado los 725 millones de euros, “ayudando así a empresas y negocios a mitigar los impactos de la crisis en su liquidez”.

El margen bruto cayó un 0,93 %, lastrado por el resultado de las operaciones financieras (ROF), que “acusaron el impacto negativo de los mercados”. En su conjunto, los gastos de administración y el cómputo de las amortizaciones correspondientes al semestre se rebajaron un 2,59 %, hasta los 118,27 millones de euros, “merced a la política de eficiencia en la gestión que aplica la entidad”.

Respecto a las dotaciones realizadas en el semestre, aunque la ratio de morosidad aún “no presenta signos de degradación” y la cartera crediticia no precisa mayores dotaciones, la entidad decidió hacer un ejercicio de anticipación y se llevó a cabo una provisión extraordinaria de 25 millones de euros para prevenir los posibles efectos de la pandemia.

Como consecuencia de todo ello, el beneficio bruto consolidado hasta junio se situó en 55 millones, un 34,7 % inferior al resultado de los primeros seis meses del ejercicio pasado. Después de restar los impuestos correspondientes por un importe de 9 millones de euros, el beneficio neto resultante en este primer semestre de 2020 fue de 46 millones de euros, previo a la dotación a los fondos de obra social de la cooperativa, lo que supone un 39,8 % menos respecto al mismo periodo del pasado año.

“LIDERAZGO EN SOLVENCIA”

El nivel de solvencia total de la entidad, aun sin computar los resultados generados en este primer semestre, se sitúa en un elevado porcentaje del 19,69 %, que coincide con la ratio de capital CET1, que refleja el nivel de recursos propios de primera categoría con respecto a los activos ponderados por su riesgo (APR). El dato refleja una posición sostenida de liderazgo sectorial en términos de solvencia.

Por otra parte, la gestión “prudente” de los riesgos y la “calidad de sus activos” son “dos elementos representativos” de Laboral Kutxa. A pesar de la situación global de crisis, la tasa de dudosidad de la cooperativa de crédito “no presenta aún signos de deterioro”, situándose a 30 de junio en el 3,65 %, 8 puntos básicos más baja que al cierre de 2019.

EVOLUCIÓN DEL AHORRO

Además, el conjunto de la inversión crediticia alcanzó los 14.663 millones de euros, lo que supone un incremento interanual del 8,2 % y del 5,3 % de enero a junio. El “importante aumento” del volumen de créditos se ha visto favorecido “de forma muy relevante” por la “excelente respuesta” de la entidad a la demanda de financiación del sector mercantil, que ha triplicado el volumen de nuevas formalizaciones respecto al primer semestre del ejercicio de 2019. Por segmentos, destaca el crecimiento del 15,63 % del saldo del crédito a los pequeños negocios y autónomos, que se eleva hasta el 27,9 % para las pequeñas y medianas empresas.

A pesar de la actual coyuntura, Standard & Poors mantuvo la calificación para Laboral Kutxa el pasado abril, basándose “en la fortaleza de capital y en la calidad de su cartera crediticia”.

La clave de este crecimiento en los saldos de créditos destinados el tejido industrial ha estado en la gestión “intensa y cercana” de las necesidades de las empresas, apoyada en los distintos programas extraordinarios de liquidez habilitados por organismos e instituciones públicas (ICO, Elkargi, Sonagar, EIF…), en los que Laboral Kutxa “ha tomado parte muy activa”. El total de nuevo crédito otorgado durante este semestre ha superado los 725 millones de euros, “ayudando así a empresas y negocios a mitigar los impactos de la crisis en su liquidez”.

A pesar de la actual coyuntura, Standard & Poors decidió mantener la calificación para Laboral Kutxa el pasado mes de abril, basándose “en la fortaleza de capital y en la calidad de su cartera crediticia”, que contrasta positivamente “con la revisión a la baja de las calificaciones de la mayor parte de las entidades del Estado”.

Asimismo, en su reciente revisión de julio, la agencia de calificación Fitch ratificó el rating de la entidad. Tras haber analizado los impactos de la pandemia en el capital, rentabilidad y calidad de los activos, Fitch destacó en su informe de calificación que “los ratios de capital son muy holgados y que la entidad será capaz de mantenerlos en niveles similares”.

Entra aquí para leer más sobre empresa.

Archivado en:

economía · Empresa · Laboral Kutxa · Coronavirus · Covid-19 ·


To Top