viernes, 3 diciembre 2021

Las cenas de empresa resurgen por Navidad

Después de un arduo año 'apocalíptico', entre restricciones y toques de queda, el ocio vuelve a casa por Navidad. Gracias a los eventos empresariales y a las famosas cenas de empresa, los restaurantes de la capital navarra se encuentran "a tope" para este próximo mes de diciembre. La dinámica se asemeja a la de antaño. Así lo confirman varios propietarios de algunos establecimientos a Vanity Capital.

Amaia Oyarbide
Pamplona - 13 noviembre, 2021

Los establecimientos de Pamplona completos gracias a los encuentros empresariales. (Fotos: cedidas)

Este diciembre no solo Olentzero o Reyes Magos se tomarán un buen festín. Al parecer, las empresas se muestran ansiosas por celebrar sus míticas comilonas en las que despedir el ejercicio y anhelar un próspero año nuevo. Un encuentro donde hacer balance del intenso trabajo realizado en los últimos doce meses y afianzar las relaciones entre los trabadores y trabajadoras con intención de crear piña.

Tras el fin del estado de alarma, el ámbito empresarial ha resurgido con rapidez. “En cuanto terminó el verano, las empresas grandes ya empezaron a reservar su salón”, señala Sara Martínez, directora del Hotel Pamplona El Toro.

Sara Martínez (Hotel Pamplona El Toro): “Antes los encargos solían ser más de cenas, pero ahora se reservan más comidas”

Por ello, la hostelería vuelve a brillar como lo harán, en breve, las luces de Navidad: “Los viernes de diciembre ya están llenos. Vuelve la cosa a funcionar. Estos últimos meses hemos acogido muchísimos eventos de empresas. Sin duda, va a volver a ser lo que era”, reitera Rubén González, socio del Restaurante Hamabi.

Por el momento, la fecha más cotizada para el evento empresarial del año es, sin lugar a dudas, el viernes 17 de diciembre. Muchos restaurantes ya tienen el comedor completo para esa fecha. Es el caso del Hotel Tres Reyes, que, debido al rebose de demanda para ese día, otras fechas empiezan a solicitarse. Por ejemplo: el 18 sábado o el fin de semana anterior, 10 y 11 de diciembre. Su director, Víctor Sánchez, confiesa que están teniendo “infinitas reservas”.

Rubén González (Hamabi): “Sin duda, va a volver a ser lo que era”

La demanda está superando la oferta de este festín. En un nuevo escenario post-pandemico novedosas tendencias se avecinan. De ello es ejemplo el exitoso tardeo surgido tras la pandemia. O en el caso del Hotel El Toro, el incremento de peticiones de comidas en vez de cenas. “Antes los encargos solían ser más de cenas, pero ahora se reservan más comidas”, detecta Sara. En cambio, sus compañeros de oficio confirman la alta solicitud de comidas, pero no consideran la dinámica novedosa, ya que dicen se venía demandando tiempo atrás, aunque aseguran cada vez ser más cotizada.

Aun teniendo una gran respuesta por parte de los comensales, los restaurantes siguen optando por actuar con cautela ante la nueva situación. “Si antes de la pandemia teníamos cien comensales ahora damos a sesenta. Nuestro tipo de clientela es gente mayor y queremos seguir manteniendo un poquito de distancia”, subraya Germán Gómez, propietario y socio de La Vieja Iruña. Algo que Víctor también respalda: “Desde el minuto cero hemos querido ser respetuosos con las normas y preferimos no saturar. Por el momento seguiremos así. Un fin de semana que podríamos dar de comer a ochocientas personas hemos decido dar aproximadamente la mitad”.

Germán Gómez (La Vieja Iruña): “Hemos subido el precio del menú debido a los recibos que estamos teniendo y vamos a tener. Vamos a estar desabastecidos de solomillo en Navidad”

Pero esta no es la única adversidad a la que se enfrentan los restaurantes de Pamplona. La actual crisis energética y la recurrente problemática de desabastecimiento, también deja huella en la hostelería. “Hemos subido el precio del menú debido a los recibos que estamos teniendo y vamos a tener. Vamos a estar desabastecidos de solomillo en Navidad. En los últimos tres meses ha subido cuatro euros el kilo de entrecot y un euro y medio el kilo del chuletón. Con un incremento en la factura de la luz de 700 euros al mes, sin subir los precios no podíamos asumir estos gastos”, manifiesta Germán.

Víctor Sánchez (Hotel Tres Reyes): “Un fin de semana que podríamos dar de comer a ochocientas personas, hemos decido dar aproximadamente a la mitad”

Esta es una de las secuelas que deja la pandemia: después de que durante meses grandes cantidades de productos no obtuvieran salida, muchos ganaderos redujeron su ganado para amoldarse al consumo que había. Ahora que el cambio ha sido tan rápido y repentino con un “gran golpe” de demanda “la oferta no está a la altura”, explica el propietario del restaurante La Vieja Iruña.

Haciendo frente a las adversidades, la hostelería entrevé unas Navidades esperanzadas que obtienen su pistoletazo de salida con los festejos empresariales. Como buenos negociadores “las empresas acuerdan un precio ajustado”, advierte Rubén, aunque vislumbra unas “buenas Navidades”.

Y es que no hay nada como una celebración cercana y presencial. “Al final, la vida se traduce en tener relaciones humanas en directo”, sostiene Sara. En cuanto a las empresas, un humilde consejo de servidora para aquellas que aún no hayan reservado su cena o comida: ¡apresúrense!

Entra aquí para leer más reportajes de Vanity Capital.


To Top