domingo, 16 diciembre 2018

Las entidades navarras apuestan por contabilizar su valor social

En el marco del VII Congreso Anual de la Contabilidad Económica Global (Annual Congress of Global Economic Accounting), que se está desarrollando desde ayer en Baluarte, 5 organizaciones han trasladado sus experiencias y reflexiones en torno a la contabilidad social.

Yosune Villanueva
Pamplona - 16 noviembre, 2018

Ignacio Zabaleta, Ucan; Antonio Martínez Bujanda, Anel; Iñaki Mendióroz, Fundaciones de Navarra; Esther Allo, Empresas de Inserción; Marino Barasoain, Fundacion Navarra para la Excelencia. (Fotos: Víctor Rodrigo)

Ignacio Zabaleta, Ucan; Antonio Martínez Bujanda, Anel; Iñaki Mendióroz, Fundaciones de Navarra; Esther Allo, Empresas de Inserción; Marino Barasoain, Fundacion Navarra para la Excelencia. (Fotos: Víctor Rodrigo)

El valor social de una entidad, sea pública, privada, empresarial o social, es el resultado cuando los recursos, procesos y políticas se combinan para conseguir mejoras en la vida de las personas o de la sociedad en su conjunto. Pero, ¿cómo medimos esos valores? ¿qué indicadores utilizamos? Está claro que es fácil medir los tangibles en una entidad a través de la contabilidad tradicional, económica y financiera. Pero, ¿qué pasa con los intangibles? Cada vez son más importantes, pero resulta complicado medirlos, porque no son tan obvios los indicadores que puedan cuantificar.

La apuesta del Gobierno de Navarra por este ‘valor social’ de las organizaciones empresariales y la labor de comunicación a las entidades y a la sociedad han hecho que cada vez se cuente con más herramientas que midan ese valor social que sí tiene resultados económicos, aunque no siempre se reflejen en nuestra cuenta de resultados.

Curiosamente, Navarra es el territorio más avanzado del mundo en materia de contabilidad social y por ello Pamplona ha sido el escenario elegido para este congreso. Estamos ante el valor social de las organizaciones, una forma de medir unos logros que, hasta ahora, no se podían contabilizar, porque no teníamos instrumentos para poder medirlos. Ahora, la contabilidad social sí que permite su análisis y valoración de forma objetiva y han contado sus casos Ucan, Anel, Fundaciones de Navarra, Empresas de Inserción y Fundación Navarra para la Excelencia.

¿SE PUEDE REPOBLAR UN PUEBLO A TRAVÉS DE LA CONTABILIDAD SOCIAL?

La respuesta es sí, según ha explicado Ignacio Zabaleta, gerente de la cooperativa de Artajona y representante de Ucan. Zabaleta ha contado cómo se multiplicó por 6,5 veces el valor de su cooperativa en el entorno rural, “cuando empezamos a utilizar los instrumentos de medición social de Ucan”. A partir de ahí, “se hizo un estudio para poder aplicarlo a otras organizaciones”.

“Uno de los rasgos característicos de Artajona, como en la mayoría de los pueblos, es el envejecimiento de la población”, ha señalado. Pero es obvio que la juventud no se va a quedar en los pueblos si no tiene posibilidades laborales. “En nuestra cooperativa, hace 12 años el más joven ya pasaba los 40 años. Pero con la llegada del Canal de Navarra y una cooperativa proactiva que ayuda a los propietarios a invertir en el regadío, en estos últimos 12 años hemos conseguido más jóvenes”.

Está claro que, “si la gente que trabaja en el campo pide ayudas a la administración, no es solo para que su negocio vaya mejor, sino porque eso va a revertir en hacer más atractivo el entorno rural, que esa gente que invierte en el campo posibilite a otras empresas locales a afianzar sus negocios de electricidad, mantenimiento, etc.”.

Navarra es el territorio más avanzado del mundo en materia de contabilidad social.

Sin duda, se toman decisiones económicas, porque hay que buscar la rentabilidad de las explotaciones de los agricultores”, pero se hacen cosas que no se valoran económicamente y que van más allá de un valor económico: “Hay que trasladar a la administración que queremos pueblos atractivos y que, cuando se ayuda al agricultor desde la administración, esa inversión, esa subvención revierte en el pueblo”. Para cuantificar ese valor social, están contando con el asesoramiento de Ucan y Cenai y con José Luis Retolaza, profesor de la Deusto Business School y director científico de GEAccounting, la agrupación que promueve la contabilidad social para visualizar el valor global generado por las organizaciones.

EN EL ADN DE LAS ENTIDADES SOCIALES

Anel, la Asociación de Empresas de Economía Social de Navarra; la Asociación de Fundaciones de Navarra; y las Empresas de Inserción Laboral han estado presentes en esta mesa de experiencias puesto que en su misión fundamental está “generar valor social” y, aunque parezca muy obvio, todas ellas han tenido que trabajar la contabilidad social para encontrar los valores de medición y comunicar a sus entidades, a la sociedad y a la administración el valor que aportan:

  • Antonio Martínez Bujanda, gerente de Anel, ha explicado que, “durante la crisis, las empresas de economía social mantuvieron más estables los puestos de trabajo al comienzo y después generaron más rápido que otras empresas. Sin embargo, cuando la situación se estabilizó, nos encontramos con que la administración se fija en las compañías que generan mayor número de empleo”. “Nosotros generamos otras cosas, un tipo de empleo diferente. ¿Y cómo ponemos en valor ese tipo de empleo diferente?”. Pues este fue su punto de partida y el porqué decidieron trabajar la contabilidad social. La herramienta que les ha permitido definir objetivos estratégicos con valor social: “En nuestro plan estratégico teníamos la dificultad de nuestro resultado económico, porque no es nuestro objetivo, y el valor social, los resultados sociales nos dan sentido más allá del resultado”.
    congreso-contabilidad-social-Antonio-Martinez-Bujanda-16-11-2018-8

    Antonio Martínez Bujanda

  • Iñaki Mendióroz, presidente de la Asociación de Fundaciones de Navarra ha contado que “hasta ahora, cuando íbamos a los foros, empezábamos diciendo ‘el sector fundacional en Navarra está formado por más de 3.700 personas, facturamos más (…)” Es decir, datos tangibles que tienen mucho valor, pero que deben ir más allá: Nuestra presentación tiene que ser mucho más completa. Teníamos que preguntarnos qué estábamos aportando a nivel de valor social a la sociedad, porque trabajamos en cuestiones básicas para el crecimiento de nuestra sociedad y nuestro principal resultado es generar un valor social que no puede ir únicamente explicado en términos de facturación o en términos de empleo”. Por eso se sumaron al trabajo que estaban realizando tanto Ucan como Anel, están trabajando en ello y, a partir de ahí, “tendremos un conocimiento de esa metodología que podremos trasladar a nuestras asociaciones”. Queremos mejorar nuestra visibilidad y medir nuestros impactos, paso necesario que tenemos que dar para llegar mejor a las personas y, que quienes tiene que decidir ciertas políticas, pueda tener esto en cuenta”.
  • En la misma línea se ha mostrado Esther Allo, secretaría técnica de las Empresas de Inserción de Navarra, que es la entidad que defiende, promociona y representa a sus socios ante la administración. “Aportamos al mercado laboral personas cualificadas que constituyen un importante impulso en nuestros pueblos” Y por ello, “en nuestro plan es donde se encaja esta herramienta de la monetización social de las organizaciones”.
congreso-contabilidad-social-Marino-Barasoain-16-11-2018-18

Marino Barasoain

EL VALOR SOCIAL DE LAS EMPRESAS

Los empresarios cada vez tienen más metido en su conciencia que tienen que devolver a la sociedad parte de lo que les está dando y apuestan por la RSC, pero hay que ir más allá y el valor social lo abarca todo. Marino Barasoain, director Fundación Navarra para la Excelencia ha defendido que “desde la búsqueda de la excelencia en la gestión, no podemos aspirar a ella si no gestionamos todos los elementos, incluido el social. Lo fácil es gestionar los tangibles, pero lo difícil es buscar indicadores de intangibles, pero hay que hacerlo porque cada vez van siendo los más importantes”.

En la Fundación, “nos hemos dado cuenta de que las herramientas de gestión habituales no sirven para medir su valor social. Un valor que todo el mundo sabe que está ahí, pero no aparece. Y esto afecta a la reputación de las empresas, porque es muy importante entre la opinión pública. Ya puedes vender el mejor móvil del mercado, lo importante es lo que la gente opina de tu producto, por ello “nuestros asociados se han puesto en serio y ya estamos impartiendo un curso a 13 organizaciones”. Porque sin duda, “Hay una labor pedagógica que debemos ir realizando entre las empresas, porque permiten establecer una diferencia competitiva importante. Es el elemento diferenciador”, ha concluido.

congreso-contabilidad-social16-11-2018-27

Para acceder a más noticias relacionadas con la Economía en Navarra… LEER AQUÍ.


To Top