jueves, 22 febrero 2024

Las gafas virtuales que miran de frente al deterioro cognitivo

El proyecto 'Una mirada al olvido' llegó al Centro Hospitalario Benito Menni-Benito Menni Ospital Zentroa de Elizondo en 2023 con el objetivo principal de mejorar la calidad de vida de las personas usuarias de la Unidad Residencial de Psicogeriatría. Para lograr este propósito innovador, se ha implementado el uso de la realidad virtual como herramienta terapéutica.


Elizondo - 13 mayo, 2023 - 00:09

Desde el Centro Hospitalario Benito Menni (Elizondo) luchan contra el deterioro cognitivo mediante una herramienta de realidad virtual. (Fotos: Maite H. Mateo)

2023 llegó con propósitos innovadores al Centro Hospitalario Benito Menni-Benito Menni Ospital Zentroa de Elizondo. Y, sobre todo, con un claro objetivo: mejorar la calidad de vida de las personas usuarias de la Unidad Residencial de Psicogeriatría. ¿Cómo? Mediante el proyecto ‘Una mirada al olvido’, que consiste en aplicar la realidad virtual como herramienta terapéutica.

Su propulsora, Romero Agramonte, coordinadora de la Unidad de Psicogeriatría y supervisora de Enfermería, quiso dar un giro a los métodos tradicionales utilizados hasta el momento. Y tras investigar sobre las diferentes opciones dio con la acertada. «Había escuchado hablar sobre proyectos de realidad virtual que se utilizan en otros centros, y recabando información me llevé una grata sorpresa sobre los estudios de investigación en el tratamiento de las demencias. Por eso decidí intentar implantarlo aquí, en Elizondo”, confiesa.

En ese momento, le propuso la idea a Paula Núñez, terapeuta ocupacional de la unidad, y entre las dos decidieron embarcarse en esta aventura. En ella han contado con el respaldo del Cinfa teaming. Y en la actualidad, ya son cuatro las profesionales implicadas en el desarrollo de la actividad.

«Gracias a esta herramienta atrasamos el deterioro cognitivo y fomentamos la autonomía de las personas usuarias», apunta Agramonte. Concretamente, la herramienta está dirigida a las personas de la Unidad Residencial de Psicogeriatría del CHBM, mayores de 65 años con diagnóstico de demencia, según el DSM5 de enfermedad de Alzheimer. Demencia Frontotemporal, Demencia por Cuerpos de Lewy y Demencia Vascular. Con un GDS FAST comprendido entre dos y cuatro, que corresponde a déficit cognitivo leve y déficit cognitivo moderado.

Romero Agramonte: «Gracias a esta herramienta atrasamos el deterioro cognitivo y fomentamos la autonomía de las personas usuarias»

Las encargadas del programa, la terapeuta ocupacional Núñez y la psicóloga Patricia Urdangarin, conjuntamente, son quienes realizan este filtro para seleccionar a los candidatos subsidiarios de la herramienta. Ahora mismo, en el centro de Elizondo cuatro personas se benefician de esta actividad de realidad virtual y realizan sesiones individualizas dos veces por semana. «Hacemos un seguimiento personalizado y asignamos diferentes programas adecuados a las necesidades que queremos trabajar con cada persona usuaria. Realizando intervenciones personales según su historia de vida», especifica Núñez.

De esta manera, consiguen estimular los sentidos (tanto el visual como el auditivo), potenciar la memoria episódica y autobiográfica, generar emociones e impulsar el control de estas, y favorecer un estado de relajación y mejorar el manejo de conductas.

Realizan dos sesiones semanales no superiores a veinte minutos con las personas usuarias de la Unidad Residencial de Psicogeriatría.

LA HERRAMIENTA VIRTUAL, AL DETALLE

Una vez aprobada la iniciativa y tras formar y entrenar al personal del centro sobre la realidad virtual como tratamiento alternativo en casos de demencia, llegó su puesta en marcha.

La herramienta, que se aplica mediante las gafas de realidad virtual, trabaja sobre tres ejes: las capacidades cognitivas, la psicomotricidad y la orientación. Y para ello dispone de los programas ‘cognitive’, ‘actividad y ejercicio’ y ‘WellBing’, respectivamente.

Por su parte, con ‘cognitive’, trabajan las funciones neurológicas básicas, la memoria, la atención, la percepción y las funciones ejecutivas, entre otras. Y para ello, la herramienta contiene diferentes programas de juegos adaptados. Como realizar la compra en un supermercado, vestirse por la mañana o realizar puzles…

Paula Núñez: «La herramienta nos permite monitorizar todo el proceso terapéutico. De una forma rápida, sencilla y automática»

A su vez, con el programa de ‘actividad y ejercicio’ mejoran la psicomotricidad. «Las gafas están conectadas a un sensor que se coloca en una bicicleta real y permite registrar la actividad deportiva. Es decir, la velocidad que coge la bicicleta. También, mientras la persona está sentada en un sillón dispone de unos pedales en los pies con los que imita el movimiento que realiza en ese momento en el mundo virtual», aclara Agramonte.

Y a través de ‘WellBing’, el usuario traspasa fronteras y viaja hasta cualquier ciudad del mundo. De esta forma, puede situarse en el centro de una capital y recorrer sus calles, pudiendo rememorar un viaje del pasado o experimentarlo por primera vez fomentando así su orientación.

Aunque llevan aproximadamente seis meses realizando la actividad, lo que es indiscutible es la alegría con la que las personas usuarias acuden a las sesiones. «Se me pasa el tiempo volando, de las actividades que realizamos en el centro es mi favorita», ensalza una de las usuarias, que en su última sesión recorrió un supermercado en busca de los alimentos que tenía en la lista.

Además, las sesiones individualizadas permiten adaptar las intervenciones en base al progreso personal y modificar el nivel de dificultad con respecto sus capacidades. «Todo queda registrado en la plataforma. Tanto los aciertos como los errores. Y automáticamente adapta el nivel de dificultad acorde al usuario. Por eso, nos permite monitorizar todo el proceso terapéutico. De una forma rápida, sencilla y automática», recalca Núñez.

Bien es cierto que resulta difícil hablar de evidencia científica por el tiempo que llevan utilizando la realidad virtual, pero desde el Centro Hospitalario Benito Menni-Benito Menni Ospital Zentroa confiesan que «este tipo de intervención no es invasivo, aprovecha las estrategias naturales de aprendizaje», y se sienten «satisfechos» con la evolución del programa. Asimismo, adelantan que las mejoras se están «percibiendo a nivel de autopercepción». Aunque se gestó en Elizondo, en breve lo implantarán en la Clínica Psiquiátrica Padre Menni de Pamplona. Y por qué no, en más centros de Hermanas Hospitalarias.

Entra aquí para leer más reportajes de Vanity Capital.


To Top