lunes, 24 septiembre 2018

Los fabricantes de latas de bebidas, contra el sistema de retorno

En un encuentro celebrado en Pamplona, aseguran que la medida, incluida como opción en la Ley Foral de Residuos, es innecesaria, cuesta cincuenta veces más y no mejorará el porcentaje de recuperación y reciclaje de sus productos.

Cristina Catalán
Pamplona - 25 junio, 2018

Los fabricantes de latas de bebidas rechazan el nuevo sistema previsto para su reciclado en la recién aprobada Ley Foral de Residuos

Los fabricantes de latas de bebidas rechazan el nuevo sistema previsto para su reciclado en la recién aprobada Ley Foral de Residuos

En varios países europeos, tal como ocurre en España desde hace un lustro, se ha abierto el debate sobre la posibilidad de implantar sistemas de depósito de envases (SDDR) semejantes a los que están en funcionamiento en Suecia, Noruega, Finlandia, Dinamarca o Alemania. Dicho sistema, incluido como opción en la recién aprobada Ley Foral de Residuos, contempla que el consumidor pague un dinero adicional por cada lata que compra, dinero que se le devolverá cuando deposite el producto en máquinas diseñadas a tal efecto.

El presidente de la Asociación de Latas de Bebidas, Santiago Millet y su director, Miguel Aballe.

El presidente de la Asociación de Latas de Bebidas, Santiago Millet y su director, Miguel Aballe, en Pamplona

Un proceso que ha motivado la queja del presidente de la Asociación Latas de Bebidas, Santiago Millet, quien en Pamplona lo ha calificado como “innecesario y caro”. Además, según Millet, complicaría la labor del consumidor y no se lograrían mejores niveles de recuperación y reciclado que, en la actualidad, rondan el 85% gracias a la presencia del conocido como “contenedor amarillo”.

Las latas de bebidas son los envases más reciclados, habiendo superado el 85%”.

En concreto, Millet ha señalado que “España es el cuarto país europeo en reciclado de envases metálicos en general, por encima de la mayor parte de países que tienen SDDR”. También es el envase de bebidas con menor coste de punto verde, por lo que sería el más perjudicado por la introducción del SDDR, que multiplicaría su coste de reciclado por cincuenta, de 0,2 céntimos a 10 céntimos, lo que se reflejaría en una subida de las bebidas en lata de entre el 10 y el 40% sin una mejora apreciable en la tasa de reciclado.

A juicio de la asociación, este interés de implantar el SDDR responde a una campaña de marketing “muy lícita” de empresas fabricantes de las máquinas necesarias para este reciclado pero que como se está argumentando, no serían necesarias con el sistema actual.

La introducción del SDDR multiplicaría el coste de reciclado por cincuenta, de 0,2 a 10 céntimos.

LEY FORAL DE RESIDUOS DE NAVARRA

Millet ha destacado que la mayor parte de los argumentos utilizados para introducir el SDDR no responden a la realidad, y animó al Gobierno de Navarra a trabajar sobre datos reales y no sobre los proporcionados por los promotores del sistema.

Según la asociación, el sistema de depósito, devolución y retorno para envases de un solo uso “se designa incorrectamente como nuevo, complementario y que supone una mejora ambiental. Esta Asociación rechaza ese argumento e invita a los miembros del Parlamento de Navarra a no considerar la implantación de un SDDR en esta Comunidad Autónoma”, han transmitido al gobierno foral.

Máquinas de SDDR

Santiago Millet se ha ofrecido a colaborar con las autoridades navarras, ya que la Asociación de Latas de Bebidas cree que el modo más riguroso de abordar la situación ambiental en cuanto a la recuperación y reciclado de todos los envases consumidos, es un estudio a fondo de la situación actual en cuanto a fortalezas, debilidades y posibilidades de mejora, en la que intervengan todas la partes implicadas: fabricantes de envases, envasadores, distribuidores, sistemas de gestión de envases usados, industria de la recuperación y el reciclado, en colaboración con las administraciones públicas, locales, autonómicas y nacionales.

En ese sentido, se ofrece a participar en cualquier comisión o mesa de trabajo que se forme a tal efecto para lo que, de entrada, ya ha presentado dos trabajos que se expusieron en el último Congreso Nacional de Medio Ambiente (CONAMA 2016), y en su versión local (Valencia 2017) que analiza algunas de las más importantes acciones de recogida en costas y playas que se llevan a cabo en numerosos países, donde la presencia de latas de bebidas es meramente testimonial con valores inferiores al 1% de lo recogido.

“España es el cuarto país europeo en reciclado de envases metálicos en general, por encima de la mayor parte de países que tienen SDDR”.

MITOS SOBRE EL SDDR

Santiago Millet ha aprovechado su comparecencia, además, para clarificar algunas cuestiones que a su parecer, están confundiendo  la población. Por un lado, se dice que el SDDR funciona satisfactoriamente en 40 países.”La realidad es que el SDDR en Europa está en vigor en Alemania, los cuatro países nórdicos (Suecia, Noruega, Dinamarca y Finlandia), dos países bálticos (Estonia y Lituania) Croacia e Islandia. El SDDR fuera de Europa está en vigor en Canadá, el 25% de EEUU y el 30% de Australia”.

También se está comentando que con el SDDR se recicla el 95% de los envases. “Pero realmente, los envases sometidos al SDDR suponen un porcentaje mínimo del total de envases (2,7% en Alemania, 1,4% en Noruega). En Europa la devolución de envases SDDR en los países que dan información transparente no llega al 90% (Noruega 84,6%, Suecia 87%, Croacia 83%) Fuera de Europa la devolución de envases SDDR no llega al 75%”.

Además, otro mito es que con el SDDR se volverá a devolver el casco (envase reutilizable). Sin embargo, “en los países nórdicos, el SDDR ha servido para pasar del envase reutilizable al envase de un solo uso. En Alemania se pretendía alcanzar el 80% de envases reutilizables y en casi quince años de SDDR se ha bajado del 72% a poco más del 40%”.

 

Reciclado envases metálicos en Europa

Para acceder a más información sobre residuos en Navarra .. LEER AQUÍ.


To Top