domingo, 24 octubre 2021

Los reyes vuelven a San Sebastián con Víctor Sánchez

Si hablamos de hoteles de Pamplona, posiblemente el primero en que piense la mayoría sea el Tres Reyes. Sobre todo por su veteranía, emplazamiento y porque es muy probable que haya participado en alguno de los eventos que ha acogido en sus casi sesenta años de historia. Ya es una marca de prestigio, con impronta. Y ahora va a dar nombre a otro hotel que sus propietarios, Iruña Palace, abrirán en pocos días en San Sebastián. Mientras, su director trabaja con ahínco, alentado por unas buenas perspectivas tras un año y medio especialmente duro por la pandemia. Tanto es así que ya tiene casi lleno el hotel para el 6 y el 7 de julio de 2022.

Miguel Bidegain
Pamplona - 9 octubre, 2021

Víctor Sánchez nació hace 53 años en Zaragoza, donde estudió Turismo. (Fotografías: Maite H. Mateo)

Víctor Sánchez nació hace 53 años en Zaragoza, donde en 1992 terminó sus estudios en la Escuela de Turismo de Aragón. “No tenía claro qué hacer, pero cuando empecé me fue gustando la profesión y ahora soy casi un poco enfermo porque me encanta mi trabajo. Es curioso porque, sin tener antecedentes en la familia, resulta que uno de mis cuatro hermanos dirige otro hotel y mi cuñado también”.

Tras los fastos de los Juegos Olímpicos de Barcelona y la Expo de Sevilla, el sector hotelero sufrió una fuerte crisis que hizo que le resultara difícil encontrar trabajo. Lo consiguió en un hotel de la cadena Riu en Isla Canela, Ayamonte, y a partir de ahí toda su carrera profesional se ha desarrollado en el sector. Un año después volvió a Zaragoza, estuvo en un par de hoteles… y conoció a la navarra que iba a ser su esposa: “Soy maño y navarro de adopción. Mis hijas, además de tener sangre navarra, están bautizadas en Lizaso, en un antiguo convento de clausura. Mi mujer suele decirme que cuánto debo a esta tierra, y es verdad”. En 1999 recibió una oferta desde Pamplona para ser, por primera vez, director de un hotel, el Reyno de Navarra de la cadena Abba, que en 2002 le encargó la puesta en marcha de otro establecimiento en Burgos.

“No tenía claro qué hacer, pero cuando empecé me fue gustando la profesión. Ahora me encanta mi trabajo”.

En 2004 fue nombrado director de Explotación y Operaciones de los hoteles Abba, lo que le llevó a residir en Barcelona hasta 2012. “Era como el director de los directores, supervisaba la gestión de los veinticinco establecimientos que tenía la cadena. Fue gratificante e interesante porque teníamos hoteles en Londres, París, Berlín…  Hombre, fue muy intenso porque tenía que viajar todas las semanas, pero estoy muy agradecido porque aprendí y vi muchísimas cosas de las que sacar ideas. Yo soy agradecido, me guardo lo bueno, nunca lo malo“, aclara. Pasó a ser el director de la división hotelera del Grupo Eizasa hasta que, en junio de 2014, volvió a Pamplona para hacerse cargo del Hotel Tres Reyes, con el encargo de sus propietarios de reposicionarlo. Por eso, en el periodo 2016-2018, se llevó a cabo una reforma total y la redecoración de todas sus instalaciones.

El Hotel Tres Reyes suma ya 57 años de historia.

El Hotel Tres Reyes suma ya 57 años de historia en Pamplona.

“Cuando hacemos una renovación no nos quedamos quietos, ya estamos pensando en la siguiente mejora”. Nos dice que esa es una de las razones por las que el Tres Reyes sigue ahí, a pesar del paso del tiempo y de la irrupción de competidores. Y, además de su inmejorable ubicación, destaca su gran equipo, “gente muy implicada” que lleva muchos años trabajando. “Tenemos un empleado que empezó de adolescente y lleva 46 en el hotel”.

Es en su pequeño despacho, tan atestado de documentos, carpetas y objetos varios que aún parece más reducido, donde tiene lugar la entrevista. Se nota que ha vuelto la actividad, le suena el teléfono varias veces y tiene múltiples citas y visitas programadas. Pero se le ve tranquilo, incluso relajado. “Es que ya os he dicho que me encanta mi trabajo. Tengo el defecto, bueno para mí no lo es, de que me voy a Madrid, Barcelona o París y me las arreglo para poder conocer ese par de hoteles que acaban de abrir y ver por dónde van las cosas. En julio estuve en Madrid y visité el Mandarín Oriental Ritz y el Four Seasons, recién reabiertos… Se me pusieron los dientes largos“.

Son varias las ocasiones en las que manifiesta cuánto le gusta su trabajo, pero reconoce que le hubiera apetecido probar en otros sectores. “Tuve una oportunidad y me planteé aceptarla, no porque igual podía ser más feliz en ese puesto o porque el sueldo fuera mejor, sino por no encasillarme y ver otras cosas. No llegó a buen puerto y ya está, no pasa nada”. Lo que sí busca es estar en constante evolución. “Siempre me apunto a foros, eventos y cursos para no estar desfasado. De hecho, acabo de empezar un MBA en Dirección General dirigido al sector hotelero. Llevaba años queriéndolo hacer y por una cosa o por otra… Y este, como en parte es online, voy a hacerlo”.

A LA CONQUISTA DE SAN SEBASTIÁN

Tres Reyes se ha convertido en una marca, en un nombre reconocido en todo el norte de España. Con ese aval, en enero de 2018 Iruña Palace decidió construir otro hotel con el mismo nombre en San Sebastián. Compró el terreno en Miramón, una zona en la que se alternan centros universitarios y hospitalarios; “un parque empresarial, que es como un Silicon Valley en pequeño; y el Basque Culinary Center”. Y todo eso “con unas arboledas y vistas impresionantes”.

Tendrá cuatro estrellas y 80 habitaciones. Y la previsión es que abra sus puertas la primera semana de noviembre, “en un momento más complicado” que cuando se elaboró el estudio de mercado. “Pero vamos con muchas ganas y mucha ilusión. Se trata de generar sinergias con esa marca. De hecho, ya hay turoperadores que nos han contactado porque están organizando un circuito que pasaría por los dos hoteles. Y, ayer mismo, un grupo de moteros americanos también nos pidieron alojamiento en Pamplona y San Sebastián”.

“La sociedad navarra nos ha dado mucho en nuestros 57 años de historia. Por eso cedimos gratuita y desinteresadamente nuestro establecimiento a las autoridades sanitarias”.

No es una plaza fácil. Al ser una ciudad turística, cuenta con un buen número de hoteles, algunos de gran solera. ¿Cómo va a hacerse un hueco entre ellos? Víctor sonríe y dice, con toda seguridad y sin que suene cursi, que van a ofrecer “un producto muy bonito y elegante, manteniendo la impronta del hotel Tres Reyes“.

“Hemos contratado a unos profesionales que están en el top de la decoración de hoteles y restaurantes. No está en el centro, pero va a aportar el plus de estar en la zona más tranquila de la ciudad, con unas vistas espectaculares y sin problemas de aparcamiento, que es algo supercomplicado en San Sebastián”. La cercanía a la zona empresarial hace que sea un lugar idóneo para viajeros de negocios y reuniones, sin renunciar al turismo. “No jugamos en la liga del María Cristina, nos orientamos hacia otro tipo de clientela“.

Toda la carrera profesional de Víctor Sánchez se ha desarrollado en el sector hotelero.

“Queremos recibir a muchísimos navarros de aquí en San Sebastián. Al fin y al cabo, siempre ha sido la playa de los navarros y estaremos encantados de atenderles. Yo soy de Zaragoza y, cada vez que viene un cliente de allí al hotel, si tengo que saludarle le digo que a los que mejor tratamos son los de Zaragoza. Pues en el hotel de San Sebastián, a los que mejor vamos a tratar será a los navarros”. Una broma que suena a sincera invitación.

Ni las crisis ni la competencia han podido con el hotel. Tampoco lo ha conseguido, aunque le ha hecho vivir la que posiblemente ha sido la etapa más difícil de su existencia, la pandemia. Víctor Sánchez ha tenido que hacer frente a la complicada situación derivada de su obligado cierre e, incluso, la transformación en alojamiento para el personal sanitario. Resopla al recordarlo: “¡Buf! Fue tremendo, de un día para otro… Consideramos que la sociedad navarra nos ha dado mucho en nuestros 57 años de historia, que estábamos en deuda con ella, que teníamos que aportar nuestro granito de arena. Y no solo nosotros, sino otros muchos hoteles de Pamplona, cedimos gratuita y desinteresadamente nuestros establecimientos a las autoridades sanitarias”.

“Hemos hecho un buen verano y un buen septiembre. En este momento, parece casi que estamos en 2019. ¡Parece!”.

El mismo día en que se autorizó, el Tres Reyes reabrió “con algunas carencias y dificultades”. Pero la realidad es que desde finales de mayo, cuando se levantó el cierre provincial, se ha reactivado la ocupación. “Hemos hecho un buen verano y un buen septiembre. En este momento, parece casi que estamos en 2019. ¡Parece!”, recalca levantando la mano con el dedo índice extendido. Como persona que ve el vaso medio lleno, confía en que la normalidad se asiente. “Tenemos cierta incertidumbre ante el invierno, no sabemos si va a mantenerse la demanda. Pero vaya, estamos contentos”. Incluso señala que una de las históricas carencias turísticas de Navarra, la reducida demanda de visitantes internacionales, “en esta ocasión nos ha favorecido porque ha sido el cliente nacional el que ha salvado el verano”.

Suspira porque el año que viene se celebren los Sanfermines. “A ver si es verdad porque nosotros y los hoteles de este entorno, Maisonnave, La Perla, Yoldi, Leyre… llenamos en fiestas. Es muy importante para los resultados anuales hacer un buen San Fermín. En julio, nosotros facturamos tanto como en el primer trimestre del año. En cualquier caso, cuando hicimos el presupuesto para 2021 fuimos conservadores y lo calculamos sin fiestas, con lo cual este año no tenemos ningún disgusto”.

Y si hay Sanfermines, ¿cómo cree que serán desde el punto de vista del negocio? “Espectaculares -responde sin dudar-. La gente tiene muchísimas ganas, el cliente internacional reserva esas fechas con una gran antelación y lo cierto es que el día 6 y el 7 ya estamos prácticamente completos. Hombre, siempre hay alguna baja de última hora, movimientos, pero la perspectiva es muy, muy buena”.

En breve, la marca Hotel Tres Reyes estará presente en San Sebastián.

Le suena el teléfono y al colgar se disculpa. “Era un cliente que quiere contratar un evento. ¡Como para dejarlo pasar!”. Eso nos da pie para interesarnos por el trabajo de director de hotel: “Requiere mucha dedicación, no tienes horarios, he sacrificado a veces un poco a la familia, pero mi mujer ha sido condescendiente conmigo. Hemos tomado las decisiones mancomunadamente y me ha acompañado siempre en este viaje. Recuerdo que a un gran golfista le preguntaron por qué era tan bueno, y su respuesta fue que cuanto más entrenaba más suerte tenía. Pues yo no seré el más listo, pero profesionalmente me han ido bien las cosas porque me gusta mi trabajo… y porque entreno mucho”, señala con una suave risa.

“Eso de que el cliente siempre tiene razón no es cien por cien exacto. A veces tienes que contemporizar ante cosas sin sentido porque sí lo tienen para el cliente”.

Ya saben que a los periodistas nos gustan las anécdotas y los chismes. Y en un lugar en el que se han alojado estrellas del cine y la música, políticos, reyes o escritores tienen que abundar. Pero el director de un hotel también debe tener dotes para la diplomacia y Víctor Sánchez lo demuestra.

“Eso de que el cliente siempre tiene razón no es cien por cien exacto. Sí que hay veces en las que debes contemporizar ante cosas sin sentido porque sí lo tienen para el cliente. Pero bueno, digamos que no todo vale”.

Entra aquí para leer más Entrevistas de Trabajo.


To Top