viernes, 19 agosto 2022

Manual para enfrentar esos complejos físicos que nos atormentan

Unas cuantas manchas en la espalda, esa celulitis que se asoma cuando nos ponemos el bañador, las entradas que cada año se vuelven más pronunciadas, los 'michelines' rebeldes enemigos de la ropa ajustada... Nuestras inseguridades no entienden de edad, sexo ni fronteras, pero sí parecen florecer en verano. Afortunadamente, existen alternativas saludables que pueden ayudar a disimular y corregir eso que nos molesta. Siempre teniendo en cuenta, eso sí, que la perfección solo es posible en redes sociales y que ningún desperfecto es excusa para no disfrutar de la vida. A continuación, os presentamos algunos consejos para combatir esos demonios internos y disfrutar a plenitud de la temporada estival.

Redacción
30 julio, 2022

Siete de cada diez españoles no está del todo satisfecho con su aspecto físico.

Siete de cada diez españoles no está del todo satisfecho con su aspecto físico, según datos aportados por el portal Nutritienda. ¿A alguien le sorprende ese diagnóstico? Lo cierto es que todos tenemos inseguridades. ¡Nadie puede negarlo! Y aunque los complejos no distinguen de edades, fronteras ni épocas del año, estos sí tienden a incrementarse durante los meses de verano, cuando nuestros cuerpos son más susceptibles al escrutinio público. Todo ello puede generar, en los casos más extremos, episodios de ansiedad, malestar, aislamiento social y una obsesión por intentar esconder ese “defecto” que produce vergüenza. La falta de aceptación, además, lleva en ocasiones a decantarse por dietas y otros hábitos extremos que ponen en riesgo nuestra salud.

Afortunadamente, existen alternativas saludables y beneficiosas que pueden ayudar a disimular y corregir eso que nos molesta. Siempre teniendo en cuenta, eso sí, que la perfección solo es posible en redes sociales y que ningún desperfecto es excusa para no disfrutar de la vida. A continuación, os presentamos algunos consejos para combatir esos demonios internos y disfrutar a plenitud de la temporada estival.

1. Manchas en la piel
Aunque el sol no es el único responsable de las manchas en la piel, ya nadie duda de que la exposición solar prolongada provoca que estas se multipliquen y agranden. Por eso, antes de salir de casa es conveniente echarse protección solar. ¡No solo al ir a la piscina o la playa, sino siempre que salgamos a la calle! Además, es importante aplicarse cremas corporales, ya que la deshidratación puede hacer que la piel se reseque y se descame, aumentando así el tono desigual de esta.

Por otro lado, cuidar la alimentación también es fundamental. En este sentido, conviene consumir alimentos ricos en ácido elágico, un polifenol con efecto blanqueador que encontramos en granadas y uvas; vitamina C, presente en frutas como la naranja, el pomelo o el kiwi; vitamina E y antioxidantes. Para las manchas que no se hayan podido prevenir, vale la pena recordar que actualmente el mercado ofrece tratamientos y cremas específicas para despigmentar e intentar atenuar estas irregularidades en la medida de lo posible.

2. Celulitis
Comúnmente conocida como piel de naranja, la celulitis está formada por protuberancias en la piel que parecen hoyuelos. Aparece, sobre todo, en las piernas y los glúteos, y lo mejor para intentar disimularla y corregirla es llevar una alimentación equilibrada rica en verduras y frutas. Como esta suele agravarse por la retención de líquidos, alimentos como las alcachofas, espárragos, apio, sandía, pepino y la piña son buenos para intentar reducirla.

Además, el sedentarismo es otro motivos fundamentales que hace que aparezca la celulitis. Por ello, es imprescindible mantenerse activo . En este sentido, los ejercicios que más ayudan son las sentadillas, la patada lateral, abdominales y zancada, que se pueden hacer diariamente con varias repeticiones. ¡Pero no hay que complicarse la vida! Si dispone de poco tiempo, escasa preparación física y aún así no quiere quedarse de brazos cruzados, basta con salir a pasear, correr o nadar para ayudar a combatirla.

Sumando a la correcta alimentación y al ejercicio, es fundamental mantenerse hidratado. Un bajo consumo de líquidos causa estragos en el organismo y en nuestra dermis. En contraposición, el agua ayuda a la eliminación de toxinas, regula el metabolismo y mantiene la piel hidratada y tersa. Además, para movilizar los depósitos de grasa también es beneficioso realizarse masajes de manera suave en la zona afectada. Lo ideal es hacerlo con una máquina o rodillo especial, pero también es posible llevarlos a cabo de la mano de un guante o con la yema de los dedos.

3. Acné
El acné se produce principalmente debido a desajustes hormonales, mala alimentación o estrés. El 80 % de la población lo ha tenido en algún momento de su vida y, como resulta perfectamente entendible, cuatro de cada diez jóvenes afectados por este se sienten avergonzados y son susceptibles a sufrir de ansiedad.

Para intentar mantenerlo a raya, lo primero que hay que hacer es conocer el tipo de piel que se tiene. Esto nos permitirá tratarla convenientemente, sabiendo qué productos son los mejores para ella. Porque, aunque en general las pieles con acné suelen ser grasas, esta regla no siempre es así. De hecho, estas lesiones también pueden producirse cuando la dermis está deshidratada.

Sea grasa, sensible, seca o mixta, todas las pieles precisan de una rutina que incluya una limpieza antes de irse a la cama. Esto es así porque durante la noche se activa la renovación celular y, si la dermis está sucia, los poros se obstruyen y se dificulta la oxigenación, dando lugar así a la aparición de granitos y puntos negros. Además de optar por productos de buena calidad, cuyos ingredientes sean respetuosos con la piel, conviene exfoliar una o dos veces a la semana. Mientras dure el acné, en todo caso, solo hay una palabra clave: ¡Paciencia!

4. Alopecia
S estima que cuatro de cada diez hombres españoles sufren de esta condición. El verano es uno de los momentos más complicados para ellos, ya que al mojarse el pelo se nota más la falta de este y las entradas se hacen más pronunciadas. Además, el exceso de sol, cloro y sal suele contribuir a que la cabellera adquiera una apariencia descuidada.

Uno de los mejores remedios para disimular esto, teniendo en cuenta que las quemaduras en el cuero cabelludo y la deshidratación de la fibra capilar hacen que el pelo se caiga más, es utilizar gorras o sombreros. Además de camuflar el problema, estas prendas protegen contra los rayos del sol.

Precisamente, esta época de calor es idónea para decirle adiós al secador y a otros dispositivos de aire caliente, dejando que el pelo se seque al aire para que luzca más sano y fuerte. Una opción complementaria es aprovechar el tiempo libre para aplicar mascarillas un par de veces a la semana, que ayuden a regular el sebo y estimulen la reparación capital, el brillo y la luminosidad.

También es importante cuidarse por dentro con alimentos ricos en hierro, como las legumbres, frutos secos, almejas y berberechos; en vitaminas A, B y C, como las espinacas, las zanahorias y las naranjas; con Omega 3, como el salmón; o con Omega 6, que estimula el crecimiento del cabello y se encuentra en productos como el aguacate, los huevos o el pollo.

Por último, no hay que olvidar que antes de someterse a cualquier tratamiento invasivo es esencial acudir a un especialista para que nos haga una exploración. En concreto, los productos que contienen minoxidil pueden ser realmente eficaces.

5. “Michelines”
¿Quién no se ha quejado de su tripa y sus correspondientes “michelines”? Con vestidos y camisas holgadas se pueden disimular, pero en bañador es prácticamente imposible. Tener tripita en la mayoría de los casos se debe simplemente a una acumulación de grasa, pero también puede esta provocada por problemas digestivos como gases, estreñimiento o retención de líquidos.

Para intentar reducirla y sentirse mejor es conveniente seguir una dieta equilibrada, evitando el azúcar y los alimentos procesados; consumir fibra; mantenerse bien hidratados; comer despacio; sustituir las bebidas con gas y alcohólicas por agua e infusiones y evitar llevar una vida sedentaria.

Entra aquí para leer más reportajes de Vanity Capital.


To Top