viernes, 19 julio 2024

Marcelo Celayeta, 10: la historia de una atención hospitalaria

Los orígenes de la Clínica Psiquiátrica Padre Menni de Pamplona se remontan a 1950. Desde entonces las Hermanas Hospitalarias han sido referente en la atención a pacientes con trastornos mentales en la capital navarra. Ubicada en el barrio de La Rochapea, a lo largo de su historia el edificio ha experimentado diversos cambios y expansiones con un claro objetivo: ofrecer una atención sanitaria de calidad.


Pamplona - 24 junio, 2023 - 00:09

El edificio de la avenida de Marcelo Celayeta, 10, ha pertenecido 73 años a las Hermanas Hospitalarias Navarra. (Foto: Maite H. Mateo)

Ubicada en el barrio de La Rochapea de Pamplona, la Clínica Psiquiátrica Padre Menni ha sido (y es) un referente en la atención a pacientes con trastornos mentales desde su fundación, en 1950. A lo largo de los años, ha experimentado diversos cambios y expansiones, siempre para adaptarse a las necesidades de las personas usuarias, ubicar en el centro a las personas, y ofrecer una atención sanitaria de calidad.

Aunque la presencia de las Hermanas en la capital navarra se remonta al año 1904, los orígenes de la clínica hay que remarcarlos en 1950, cuando la conocida congregación religiosa adquirió una finca en el término de Santa Engracia, que luego se convirtió en la avenida de Villava, hoy denominada Avenida de Marcelo Celayeta, número 10. Hasta ese momento, las Hermanas eran las responsables asistenciales de la sección de mujeres del Hospital Psiquiátrico Provincial, San Francisco Javier.

Tras la compra, el chalet de la finca se utilizó como clínica de reposo para mujeres afectadas por neurastenia. Con el tiempo, se llevaron a cabo obras de ampliación para albergar un Colegio Apostólico destinado a la formación de jóvenes aspirantes a la vida religiosa.

Bajo la dirección de la primera superiora de la comunidad en Pamplona, Sor María Inviolata Monreal, la clínica recibió a sus primeras pacientes mentales el 12 de febrero de 1951. Por ello, se contrató al psiquiatra D. Federico Soto Yarritu, quien debido al aumento en el número de pacientes, trajo consigo al médico ayudante D. Tomás Erice Erro.

Tras los primeros años de funcionamiento, se llevó a cabo la inauguración oficial de las instalaciones renovadas, que incluían una capilla, una ampliación para el pabellón de señoras y las dependencias de la comunidad, así como un Colegio Apostólico, el 17 de julio de 1953, bajo el nombre Nuestra Señora del Camino. Este nombre se mantuvo hasta 1985. En dicho evento, autoridades eclesiásticas, civiles y representantes de la congregación se dieron cita para celebrar este hito.

Con el paso del tiempo, la instalación continuó creciendo y adaptándose a las cambiantes necesidades de la sociedad. En 1956, se reconstruyó la casa contigua adquirida en 1951 para convertirla en habitaciones para las señoras y una hospedería. A lo largo de los años, el número de residentes aumentó gradualmente, pasando de 29 en 1956, a 42 en 1978.

En junio de 1977, finalizó una etapa destacada para las Hermanas Hospitalarias, cuando el Colegio Apostólico cerró sus puertas después de haber cumplido una importante labor docente y de formación de vocaciones religiosas. En su lugar, siete años más tarde, se construyó una Residencia Psicogeriátrica para atender a personas con problemas de salud mental, labor que se ha desarrollado hasta la actualidad.

La clínica adoptó su actual denominación, Clínica Psiquiátrica Padre Menni en 1985, en honor al fundador de la congregación: Benito Menni. Además, en 1992 se llevaron a cabo reformas adicionales en el centro para adaptarlo a las nuevas exigencias legales y asistenciales.

En la actualidad, el legendario edificio se enfrenta a una nueva era. Las necesidades actuales han dado lugar a la creación de un nuevo inmueble anexo al actual, mediante el cual la congregación amplía su capacidad y mejora los servicios. Este nuevo edificio tendrá una capacidad aproximada de 20-23 residentes.


To Top