miércoles, 19 enero 2022

María Iraburu: “La universidad puede tener un impacto aún mayor”

Durante su toma de posesión como rectora de la Universidad de Navarra, Iraburu propuso impulsar las dimensiones de la identidad y el dinamismo para hacer frente a los retos actuales y futuros de la entidad. Además, hizo referencia a iniciativas como el Centro Bioma o el Museo de Ciencias, "que permitirán contribuir a los grandes desafíos de nuestro tiempo".

Redacción
Pamplona - 10 enero, 2022

María Iraburu tomó posesión de su cargo este lunes. (Fotos: cedidas)

Los proyectos actuales y futuros de la Universidad de Navarra “son una invitación a que cada uno de nosotros despliegue su aportación en dos dimensiones, que podríamos definir con los términos de identidad y dinamismo”, afirmó este lunes María Iraburu, durante su toma de posesión como rectora de entidad.

Al acto asistieron las principales autoridades navarras, la junta de gobierno de la universidad, profesores, estudiantes y otros miembros de la comunidad universitaria, así como familiares y amigos de la nueva rectora. En el evento, celebrado en el edificio central, intervinieron el secretario general de la institución, Jesús María Ezponda, que leyó el decreto de nombramiento; el rector saliente, Alfonso Sánchez-Tabernero; y la rectora.

María Iraburu: “La universidad tiene una aportación propia e irreemplazable, que requiere ser siempre y ante todo universitarios”.

Iraburu se refirió en primer lugar a la identidad. “La universidad tiene una aportación propia e irreemplazable, que requiere ser siempre y ante todo universitarios: personas reflexivas, abiertas a las grandes preguntas y a la aportación de todos los saberes, comprometidas con la verdad esté donde esté y venga de donde venga porque no somos sus dueños”. También dinamismo “porque la universidad, empleando una expresión de su fundador, san Josemaría Escrivá, ‘espolea la pasividad y despierta fuerzas que dormitan'”.

La nueva rectora apeló a la necesidad de dinamismo “para cuestionar los paradigmas imperantes y proponer otros nuevos; para ser sensibles a las necesidades de nuestro entorno; para aprender de nuestros estudiantes y colegas; para atrevernos a romper con inercias y arriesgar sin miedo a equivocarnos”.

Identidad y dinamismo, agregó, se exigen mutuamente: “La identidad sin dinamismo es esclerosis, y acaba por no ser identidad. El dinamismo sin identidad es dispersión y termina por agotarse y ser estéril”. Según Iraburu, la institución “puede tener un impacto aún mayor, no tanto por los medios de los que dispone, siempre insuficientes, sino por el poder transformador que tienen las personas cuando trabajan con profesionalidad y compromiso”.

Esta dimensión de compromiso con el entorno y con las personas, recordó, es el hilo conductor de la Estrategia 2025, que bajo el lema ‘Universidad y sostenibilidad’ señala las líneas de avance de la Universidad de Navarra para los próximos años. “Una docencia transformadora, una investigación enfocada a cuestiones sociales, ambientales y económicas, y proyectos interdisciplinares, como el Centro Bioma y su Museo de Ciencias, que nos permitan contribuir a los grandes desafíos de nuestro tiempo”, desglosó.

Asimismo, aprovechó su intervención para mostrar su agradecimiento al anterior rector. “De él hemos aprendido un optimismo imbatible, fundamentado en su pasión por la Universidad de Navarra; una mentalidad estratégica, que busca siempre nuevos desafíos y no permite que las cuestiones menores distraigan de lo fundamental; y la confianza en las personas, práctica, real, que crea un ambiente de libertad que favorece la creatividad y el crecimiento”, ensalzó.

Por último, y “con la ilusión de ser la primera rectora nacida en la Comunidad foral”, se dirigió a las autoridades presentes en el acto. “Que la universidad sea de Navarra no es un mero accidente geográfico. Desde sus orígenes, los que la iniciaron quisieron que fuera un proyecto social, integrador, enraizado en esta tierra y abierto al mundo”, aseveró. “Tenemos el reto y la oportunidad de que sea también espacio de cocreación entre instituciones, de modo que entre todos contribuyamos de forma más eficaz y duradera al bien común”, añadió.

BALANCE

Por su parte, Alfonso Sánchez-Tabernero manifestó su gratitud “a todas las personas que han apoyado a la Universidad de Navarra durante los últimos años”, entre ellos los amigos y antiguos alumnos, así como a las instituciones navarras. También valoró “la madurez y la solidaridad” mostrada por los alumnos, “especialmente en estos casi dos últimos años de pandemia“.

Del mismo modo, hizo balance de su etapa como rector. “Se han producido avances interesantes gracias al trabajo de todos: nuevos grados y posgrados, centros de investigación, el Museo de Arte o el campus de Madrid, entre otros. Se ha consolidado la percepción de que la Universidad de Navarra solo tiene misión de servir y que cumple esa tarea colaborando estrechamente con otras instituciones en Navarra y en todo el mundo”, valoró.

Alfonso Sánchez-Tabernero, rector saliente, junto a María Iraburu, nueva rectora de la Universidad de Navarra.

Alfonso Sánchez-Tabernero, rector saliente, junto a María Iraburu, nueva rectora de la Universidad de Navarra.

Además, el rector saliente repasó los dieciséis años de trayectoria de María Iraburu en el centro académico. “Ha demostrado sus excelentes condiciones de gobierno. Tiene criterio, determinación y empatía. Es una gran académica con una relevante trayectoria internacional. María es una mujer valiente y magnánima y va a impulsar con acierto los proyectos de la Universidad de Navarra. Además, va a contar con el apoyo incondicional de todos, por lo que solo tenemos motivos para mirar el futuro con esperanza”, concluyó.

En el acto de toma de posesión estuvieron presentes, entre otros, Juan Cruz Cigudosa, consejero de Universidad, Innovación y Transformación digital del Gobierno de Navarra; Carlos Gimeno, consejero de Educación; Santos Induráin, consejera de Salud; Eduardo Santos, consejero de Políticas Migratorias y Justicia; Joaquín Galve, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra; Enrique Maya, alcalde de Pamplona; Inmaculada Jurío, vicepresidenta primera del Parlamento de Navarra; Ana Burusco, directora general de Universidades del Gobierno de Navarra; Francisco Pérez, arzobispo de Pamplona; Manuel González, delegado de Defensa en Navarra; Alfredo Irujo, presidente del Consejo de Navarra; Asun Olaechea, presidenta de la Cámara de Comptos; Ramón Gonzalo, rector de la Universidad Pública de Navarra; Carmen Jusué, directora de UNED Pamplona; Luis Fernández, director de UNED Tudela, además de rectores de otras universidades.

Entra aquí para leer más sobre empresa en Navarra.


To Top