miércoles, 26 junio 2019

María José Ballarín, empresaria en positivo

La recién nombra vicepresidenta de la CEN nos relata una trayectoria profesional que le ha llevado a ser la consejera delegada de Obras Especiales

Miguel Bidegain
Pamplona - 13 abril, 2019

María José Ballarín en una obra de las ejecutadas por su empresa, Obras Especiales.

María José Ballarín en una obra de las ejecutadas por su empresa, Obras Especiales.

Es la mujer que más alto ha llegado en la Confederación de Empresarios de Navarra -acaba de ser nombrada vicepresidenta- pero María José Ballarín asegura que no era consciente de esa circunstancia: “Pues no me lo había planteado así, pero me alegro, mira”, nos dice con total espontaneidad. “Igual es que lo he vivido de una forma muy natural porque llevo muchos años en la Confederación” y como queriendo eludir el protagonismo añade que “he llegado a la vicepresidencia pero hay más mujeres en la Confederación y siguen incorporándose”. Hace un repaso y cita a Berta Anaut, Maribel Vidaurre, Laura Sandúa, Marta Virto… piensa un poco y al no recordar más concluye que “seguramente es una representación proporcionada al número de empresarias que tenemos”. Pero no ha debido quedarse contenta porque a continuación añade que “desde luego estoy en otros muchos foros donde hay empresarias mujeres. Y de categoría”.Ballarin 2

Fue el presidente de la CEN, José Antonio Sarría, quien le invitó a ser vocal de su ejecutiva y le respondió que sí. “Es que es un mundo que me gusta mucho, es algo vocacional, y eso lo respiro en los foros en los que estoy con otros empresarios”. Por eso, nos cuenta que cuando Sarría le ofreció la vicepresidencia le respondió “¡no hace falta que me des tiempo para pensármelo! Aún le dije: me encantará para tener cometidos y trabajos concretos, ayudar colaborar y remar, no para figurar, eso nunca ha ido conmigo”.  Especulamos con un futuro salto a la presidencia, teniendo en cuenta que José Antonio Sarría aceptó su designación a regañadientes, pero Ballarín se ríe, dice que “José Antonio está cubriendo el puesto fenomenal, con una ilusión y una vocación perfectas”, y suelta otra carcajada consciente de que ha echado el balón fuera.

La familia Ballarín procede de Huesca. Su padre vino a Pamplona para trabajar con una constructora y al poco tiempo decidió montar la suya, la que con el tiempo sería Obenasa y después la actual Obras Especiales. “Nací cuando mi familia ya vivía aquí, fui al Instituto de la Plaza de la Cruz y después estudié Filosofía en la Universidad”. ¿Filosofía? “Mis padres tampoco lo entendían porque ellos querían algo con un perfil más empresarial, pero era lo que me gustaba. No me arrepiento, de haber tenido más tiempo hubiese estudiado Economía porque cuando terminé Filosofía ya sabía que lo mío era el mundo de la empresa”.

“Es verdad que en una empresa familiar invade mucho más la vida profesional a la personal que al contrario”.

Explicó su situación a un catedrático de Administración de Empresas de la Escuela de Ingenieros de Zaragoza, quien le propuso trabajar, primero, “en un proyecto de cultura organizacional, una mezcla de recursos humanos con empresa” gracias a la beca que consiguió del Fondo Social Europeo, y después en la consultoría que montó en Zaragoza, donde María José se casó con Luis Jordán. Allí residía cuando su padre planteó al matrimonio que su empresa “estaba en un punto en el que él creía que podía crecer, pero que necesitaría ayuda y que su mejor apoyo éramos nosotros. Nos dio la oportunidad de probar un tiempo, si os gusta fenomenal y si no no ha pasado nada. Luis, con formación de ingeniero industrial se animó porque pensó que podía ser una buena oportunidad, pero yo quería seguir mi camino”.Ballarin 3

Los dos vinieron a Pamplona, Luis Jordán para integrarse en la empresa de la que llegará a ser director general y María José logró un empleo en Animsa, “me dedicaba a informatizar procesos de gestión para los ayuntamientos, me encantaba mi trabajo, y al cabo de unos años acabé en el comité de dirección con un amplio equipo de personas a mi cargo”. Fue entonces cuando su marido reprodujo la petición que les hiciera su padre: “Mari Jose, yo me incorporé cuando tu padre quería hacer crecer la empresa y ahora también me gustaría hacerla crecer a nivel internacional, te necesitamos. Lo consideré como una cuestión de responsabilidad, porque había vivido toda mi vida entre las obras aunque  no sabía cómo iba a encajar en la empresa, ni si me iba a gustar, cuando en mi trabajo de Animsa me sentía muy cómoda. Y así como Luis dio en su momento el paso yo también lo hice, por responsabilidad”.

El ambiente, desde luego, lo conocía: “Suelo contar que cuando íbamos con mi padre por ahí siempre teníamos que pasar por una obra para ver cómo iba, ya podía ser un bautizo, una comida o unas vacaciones”. Ahora que ya es consejera delegada de Obras Especiales asegura que “se siente feliz” por haber tomado aquella decisión, y apostamos a que es sincera por la sonrisa que le llena la cara. “Me gusta mi trabajo y me siento afortunada porque esta y no otra sea mi empresa. Encontré un equipo profesional, amable, colaborativo e implicado, que es lo que yo entiendo que se necesita para sacar adelante un proyecto”.

EMPRESA FAMILIARMaría José Ballarín, fotografiada en la sede de su empresa, Obras Especiales.

Está claro que es una empresa familiar “total”, lo que “hace muy fácil tomar las decisiones, se puede hacer en esta mesa o en la de la cocina”, comenta riéndose de nuevo. Pero a veces se mezclarán el ámbito familiar y el profesional, ¿no? “A veces no ¡es lo más normal!, pero lo llevo con mucha naturalidad. Es verdad que invade mucho más la vida profesional a la personal que al contrario”. También es cierto que la internacionalización de la empresa hace que Luis Jordán pase buena parte del tiempo en Chile, donde Obras Especiales tiene una delegación, “tengo amigas que me dicen ¿cómo podéis estar así? ¡Yo no podría! Pues yo sí, somos un equipo y es una suerte que podamos compaginarnos tan bien, aunque reconozco que no sé si lo entendería igual si no estuviera dentro de la empresa… Hemos celebrado cumpleaños por Skype”, comenta divertida.

“Aquí el que no está de acuerdo lo dice, pero una vez tomada la decisión la asume con lealtad, eso para mí es impagable. Somos fuertes por pequeñas cuestiones como éstas”.

Cuando se habla con responsables de una constructora es inevitable referirse a la crisis que ha arrasado el sector. Obras Especiales también ha sufrido sus efectos, “si dijéramos que no estaríamos en otro mundo. Cuando mi padre fundó esta empresa –añade ensombreciendo el rostro- lo hizo con Iruña, Azysa y Arian. Desgraciadamente nos hemos quedado solos, los que sólo tenían obra pública era imposible que siguieran”. Fueron años de incertidumbre, “con decir que hemos estado con hojas de Excel en la cama dando vueltas a si teníamos que coger tal proyecto o tal obra, ese tipo de decisiones porque afortunadamente no hemos hecho un ERE en esta casa. Y eso lo hacíamos por la noche, porque estábamos desvelados. No quiero dramatizar pero claro que hemos estado preocupados, nosotros y todo el equipo”. Y de nuevo recurre a la broma para cerrar otro capítulo difícil, “el máster ha sido… ¡ríete tú de Harvard!”.  No cabe duda de que es una mujer positiva.

40 AÑOS DE OBRAS ESPECIALES

María José Ballarín hace constantes referencias al equipo, así que le preguntamos cómo son sus colaboradores. “Fieles”, responde en primer lugar, y cita a su director financiero “que entró con mi padre… Son personas trabajadoras, implicadas, que se dejan la piel como me la dejo yo apostando por los objetivos de la empresa. Y honestas”. Nos indica que la mesa ante la que nos sentamos es la del comité de dirección, “aquí el que tiene que decir que no está de acuerdo lo dice, pero una vez que se ha tomado la decisión lo asume con lealtad, eso para mí es impagable. Somos fuertes por pequeñas cuestiones como éstas”.Ballarin 4

Fuera de la oficina participa en diferentes foros sociales, además de la CEN. Está en el Club CEO de la UPNA, en la junta territorial del IESE de la Universidad de Navarra, “donde estudié. “Es que Navarra me importa, además estar en estos foros me ayuda a crecer porque reúnen a gente muy muy interesante y quiero pensar que también aporto”. Elogia al empresariado y dice que en materia de sanidad y educación, o en sectores económicos como el agroalimentario “no nos pueden toser, en otros temas, como las infraestructuras, me tengo que quejar porque nos hemos quedado… pfff… una pena. Que todavía se esté hablando de por qué no tenemos el Canal o el TAV no puede ser”.

“No puede ser que todavía se esté hablando de por qué no tenemos el Canal o el tren de alta velocidad”.

“Además estoy pendiente de mis hijos, los dos son ya son mayores y están en Madrid, pero qué quieres…  y el poco tiempo que me queda intento hacer algo de deporte, correr, esquiar. Bueno, y viajar, conocer otras culturas, ese es mi capricho”. María José Ballarín aún tiene otra tarea añadida este año, porque Obras Especiales celebra su 40 aniversario. “Estamos muy orgullosos de haber llegado hasta aquí, tras momentos buenos y difíciles, gracias al trabajo de ese equipo que nos ha ayudado a la hora de tomar decisiones”. Será una celebración discreta, como es norma en la casa, pero ya llevamos mucho rato de charla y quedamos para hablar de eso otro día.

Para ver más Entrevistas de Trabajo… LEER AQUÍ


To Top