jueves, 27 junio 2019

Mi casa de bolsillo

Vivir en 40 metros cuadrados, aprovechar cada centímetro del hogar, deshacerse de lo superfluo, vivir con lo esencial pero sin privarse de la comodidad... Es el boom en Japón y EEUU, vivir en minicasas: pequeños palacios en miniatura, más económicos y eficientes energéticamente y que si disponen de ruedas, te permiten viajar a cualquier punto del planeta sin salir de casa... Pero, ¿será la próxima moda en España?

Cristina Catalán
Pamplona - 8 junio, 2019

Las mini casas o tiny houses son un éxito en EEUU.

Las mini casas o tiny houses son un éxito en EEUU.

El sueño de cualquiera es vivir en una gran casa, con muchas habitaciones y baños, con una enorme cocina y espléndido jardín (y con gimnasio puestos a pedir). Sin embargo, la máxima de ‘menos es más’, llega también a los hogares y ahora la moda de vivir en 20 metros cuadrados está calando con fuerza. Todo comenzó en los años noventa en Japón. El precio del metro cuadrado llegaba a niveles desorbitados y ello dio rienda suelta a la imaginación creando minúsculas casas, unas con más acierto que otras, que reducía el espacio, tanto, que incluso algunas constaban de poco más que lo que ocupa una cama… Véase el ejemplo de los hoteles cápsula que de Japón han aterrizado en Barcelona.

mini casa (4)

La idea gustó, y mucho, en EEUU y allí está siendo una auténtica revolución. Tanto que incluso, hay programas de TV dedicados exclusivamente a las minicasas, donde las ideas de aprovechamiento de espacio y decoración hacen furor. Estas microviviendas se han convertido para muchos en un precioso capricho que les permite vivir en el punto geográfico que deseen puesto que muchas de ellas llevan ruedas, de forma que en lugar de comprar una parcela, la pueden alquilar.

Vivir en minicasas es una filosofía de vida diferente a la que estamos acostumbrados. Hay múltiples opciones. Desde los que las escogen como vivienda habitual (incluidas familias), hasta quienes se las instalan en su jardín para que en ellas puedan alojarse tranquilamente sus hijos adolescentes o como casita de invitados, con el objetivo de conseguir una mayor privacidad… mini casa (7)

La mayoría de las minicasas están fabricadas en madera, un material que proporciona calidez y es de lo mejor en aislantes. Son modulares y prefabricadas. En ellas se aprovecha todo, cualquier recoveco, cualquier esquina es un lugar ideal para instalar una estantería; el hueco de la escalera puede ser un perfecto armario, y cada uno de los escalones un cajón. El techo abuhardillado se convierte en una coqueta habitación o sala de juegos, las mesas se pliegan para obtener más espacio cuando no se usan, un sinfín de ideas para optimizar el espacio. Se pueden fabricar en un plazo de seis a ocho semanas y se montan en la parcela en un día.

EXPECTATIVAS EN ESPAÑA

Aunque muchas son las constructoras de nuestro país que empiezan a incluir minicasas en sus catálogos, en España todavía no está cuajando el gusto por este tipo de viviendas. Y esto es debido principalmente a varios motivos: por un lado, todavía tenemos muy interiorizada la cultura del ‘cuanto más grande mejor’ y sobre todo, no existe una regulación específica para este tipo de construcciones. El concepto gusta, llama mucho la atención pero las expectativas no cuadran con las ventas. Como mucho, la gente se anima a comprar este tipo de viviendas para uso vacacional transportándolas a las parcelas o como complemento a otra ya existente, utilizándolas como despachos, estudios, despensas, almacén, o casa de invitados. Además, no todas pueden ser usadas como vivienda principal, ya que lo impide la normativa urbanística de los ayuntamientos.

mini casa (5)

El precio es otro de los inconvenientes a la hora de comprar una vivienda pequeña. Por ejemplo, el coste de una minicasa con todos los acabados y las instalaciones hechas ronda los 30.000 euros. Su precio sería superior si lo comparamos con lo que supone el precio de una casa convencional. A muchos no les compensa. Hay que tener en cuenta que este tipo de viviendas son sostenibles por lo que el entramado y los muros de carga son de madera maciza, la carpintería de PVC de altas prestaciones acústicas y los vidrios de alto aislamiento. Todo ello suma y hace que el precio del metro cuadrado aumente.

mini casa (1)

Por ejemplo, el metro cuadrado en España ronda los 1.200 euros de media. La media del metro cuadrado de una minicasa ronda los mil euros. Una casita de 40 metros equipada con la máxima eficiencia energética cuesta desde 1.200 euros el metro cuadrado. Otra de 20 metros cuadrados por ejemplo, alcanza los 15.250€ en total. La firma asturiana Ladishouse, por su parte, ofrece dos modelos: el más barato, de madera, por 36.500 euros. En Reino Unido, una casa de 25 metros cuadrados llega a tener un precio de 168.000 euros.

En cuanto a la legislación en España, todavía no existe una específica para casa móviles y hay ciertos aspectos en los que la normativa puede inducir a error. Por un lado, este tipo de casas deben ser construidas en zona urbana y con proyecto técnico, y su construcción debe ser supervisada por un arquitecto y un aparejador. La documentación correspondiente supone un coste a añadir, entre 55 y 85 euros por metro cuadrado dependiendo de la vivienda.

Las dudas surgen en cuanto al concepto legal, en definir si las casas prefabricadas son consideradas bienes muebles o inmuebles, pues de ello dependerá la normativa. Si la casa prefabricada va anclada al suelo y posee tomas de luz, abastecimiento de agua pública y demás, serán consideradas bienes inmuebles, del mismo modo que las casas tradicionales. Eso quiere decir que necesitará una licencia para su construcción y ubicación y cumplir todos los requisitos de la LOE (Ley de Ordenación de Edificios) y el CTE (Código Técnico de Edificación). Por supuesto, sólo podrá ubicarse en suelo urbanizable.

minicasa1

En el caso de que la casa móvil  prefabricada sea autosuficiente y no esté anclada al suelo, se considerará un bien mueble pudiendo compararse con un coche o una caravana una caseta de obra etc. a efectos legales. Pero hay muchos matices todavía por definir. Los ayuntamientos no obstante, tienen la última palabra.

Sean o no todavía un éxito en España, su influencia está llegando poco a poco a nuestro país. Unas casas de bolsillo que además de ser más económicas y sostenibles, nos demuestran que podemos tener todo lo necesario en menos espacio. Es cuestión de cambiar de mentalidad. Porque la felicidad y el confort no se mide (o no debería medirse) en metros cuadrados.

Y es que 40 metros bien diseñados son suficientes para vivir de lujo.

mini casa (2)

To Top