jueves, 6 mayo 2021

Fundación Industrial Navarra ya participó en el proyecto para fabricar miles de batas en Refena. (Foto: cedida)

El Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Navarra (COIINA) y la Fundación Industrial Navarra (FIN) colaboran activamente para que la fábrica de Equipos de Protección (EPI), promovida por el Gobierno de Navarra e instalada en el recinto ferial de Refena, pueda producir hasta 25.000 batas reutilizables de polipropileno para el personal sanitario.

La participación de ambas entidades en este proyecto se produjo desde el mismo momento en que se puso en marcha, coincidiendo con la declaración del estado de alarma, informó la FIN. Entonces, la directora general de Política de Empresa, Proyección Internacional y Trabajo del Gobierno de Navarra, Izaskun Goñi, informó a la secretaria del colegio, Elena Alemán, que habían conseguido diecisiete máquinas y voluntarios para la fabricación de batas en nuestra región. Todo el material, así como el modelo que se iba a fabricar, contaba ya con la homologación correspondiente del Departamento de Salud. Su única carencia era dotarse de un sistema que permitiera su fabricación en serie.

Ante esta demanda, el COIINA se puso en contacto con los ingenieros Manuel Moreno, Patxi Mendióroz, José Ángel Ochoa y Leopoldo Palacios. Todos ellos “no dudaron ni un instante en aportar su gran experiencia en gestión y organización industrial”, así como en el montaje y traslado de factorías. En ese punto resultó fundamental, también, la colaboración de José Luis Salcedo, su mujer Floria Pistono y sus tres hijos. Su dedicación y, sobre todo, sus conocimientos del sector textil, fueron cruciales para diseñar todo el proceso de fabricación. Además, también se ofrecieron tanto para cortar la tela como para seleccionar aquellos voluntarios con experiencia contrastada en el manejo de máquinas de coser industriales. Mientras, las labores de coordinación entre los distintos agentes involucrados y con el Gobierno de Navarra recayeron en Elena Alemán.

SISTEMA DE TRABAJO

De esta forma, quedaron definidos el layout, los puestos de trabajo, el proceso, los sistemas de aprovisionamiento de material y el propio control de la producción en Refena. Igualmente, se establecieron dos turnos de 5 horas y 20 personas para fabricar hasta un máximo de 1.000 batas al día, los protocolos de seguridad y los procesos de desinfección. Para esto último se ha contado con la ayuda de las empresas Siemens Gamesa y la ONG, SAR.

Precisamente, Siemens Gamesa también ha ofrecido maquinaria de su sede de Aoiz para facilitar el corte mientras que EGATEX, además de ceder maquinaria, también suministrará a Salud 1.000 batas al día desde su centro de producción de Estella.


To Top