miércoles, 24 octubre 2018

Quo vadis Sodena

El autor afirma que, en un mundo globalizado y competitivo, Sodena hace a Navarra diferente ante los ojos de posibles inversores por lo que se cuestiona si someterla a juicio político es lo mejor para que siga cumpliendo con esa función.

Redacción
Pamplona - 10 octubre, 2018

alvaroviladrichDoy clases desde hace 15 años. Actualmente en la facultad de Económicas de la Universidad de Navarra como profesor asociado. He empezado por esto porque cada año tengo alumnos de distintos países que siempre me dicen que Navarra es única.

Supongo que a nadie se le escapa que para un mundo complejo y global, ser diferencial y atractivo aumenta las posibilidades de atraer empresa e inversiones y de paso crear empleo. A mayor empleo, mas consumo, etc, no se trata aquí de explicar los multiplicadores de la economía. Sino de la importancia de preservar esa diferencia positiva que tenemos los Navarros en muchas cosas.

He conocido desde mi faceta profesional a varios equipos gestores de Sodena, he tratado con ellos inversiones, avales, proyectos, ayudas, préstamos y siempre y digo siempre, he tenido la misma sensación que mis alumnos con Navarra, Sodena marca la diferencia. Siempre ha sido así. Unas veces esos proyectos salieron adelante y otras no. En todos ellos el rigor con el que me trataron fue el mismo. Culpabilizar a quienes emprenden es no haber emprendido nunca. Dicen las estadísticas que de cada 10 empresas que se crean, 8 fracasan antes de 4 años.

sodena-oficinasYo trabajé en Gamesa, no podría cuantificar cuantos puestos de trabajo se crearon con la iniciativa de Sodena, supongo que como decía Jorge Manrique, cualquier tiempo pasado fue mejor…, pero la cuestión es si debemos poner en foco en si los gestores aciertan en las inversiones y juzgarlos como si deberían acertar siempre; ya que eso lo único que conseguirá es hacerlos mas y mas conservadores y por tanto que no se involucren sino que miren únicamente como “no salir en los papeles”. ¿Qué ganamos con poner a Sodena en un tribunal?

Uno de los profesores que tuve en mi máster, (ahora ya da como vergüenza decir que se ha hecho uno), fue Rafael Termes, en el IESE, él hablaba del poder creador del riesgo, sin riesgo no se crea nada, y eso que había sido el jefe de la patronal bancaria. Si no dejamos, con los controles que ya existen, un cierto margen de maniobra a los gestores no podremos hacer que Sodena cumpla su función; la de crear, apoyar y atraer empresas, eso si, seguramente conseguiremos una parálisis de proyectos y miedo a tomar decisiones.

Debemos dar a cada uno lo suyo, eso es hacer justicia, pero no convertir en política algo tan serio, como el devenir de las empresas, la creación de empleo o asumir el riesgo que una inversión salga o no salga bien. Si empezamos a ser mas papistas que el Papa, deberíamos exigir a los políticos que cumplan su programa electoral a pies juntillas, no poner en el ojo del huracán a quienes están soportando y ayudando a empresas en dificultades.

Competimos con regiones de toda Europa. Hay que ser diferencial, eficiente, profesional. Esa siempre ha sido nuestra ventaja competitiva, ¿qué ganamos con poner a Sodena en un tribunal?

Otra consecuencia de lo anterior que tampoco es baladí  es el ruido. Ese ruido que se esta produciendo sin pararse a pensar a quien beneficia.

De verdad pensamos que los inversores se van a mover a Navarra por ver en la prensa que pedíamos comparecencias parlamentarias a Sodena, el ruido gratuito espanta inversiones, competimos con otras regiones de toda Europa, hay que ser diferencial y eso se consigue con el trato cercano, con poder tomar decisiones con flexibilidad y rapidez, eficiencia y profesionalidad y eso es de alguna forma nuestra ventaja competitiva, siempre lo ha sido.

La forma es a través de quienes nos representan frente a la comunidad de inversiones, los mismos a quienes acuden los bancos para complementar alguna operación, o simplemente a quienes acuden los emprendedores en busca de ayuda; Sodena. Cuesta mucho construirse una marca y no cuesta nada derruirla.

¿Es realmente el fin ultimo de todas estas comparecencias, analizar que se han hecho bien las cosas o es aprovechar una inversión fallida como munición política?

NO PERDER EL NORTE

Antes de que alguno de los posibles lectores de esta carta piensen que formo parte de alguno de los partidos políticos actualmente en el poder en el poder, puedo decir que jamas he militado en partido alguno y que no paso por ser sospechoso de ello. Lo que si soy agradecido.

Si no dejamos, con los controles que ya existen, un cierto margen de maniobra a los gestores no podremos hacer que Sodena cumpla su función

Estoy actualmente liderando a una empresa que da trabajo a 400 familias y cuando por los efectos de la pasada crisis y de la fortuna empresarial nos han venido mal dadas y los bancos nos pidieron un aumento de capital, Sodena nos apoyó en un camino en el cual acabaron sabiendo casi lo mismo que las personas que llevamos años, de nuestro negocio. Se involucraron, nos pidieron números, datos, escenarios, y sobretodo hicieron muchas, muchas preguntas, hasta completar el camino de nuestra solicitud. Creo que esta carta es lo mínimo que debo, para compensar las horas que muchos de ellos robaron a sus familias analizando nuestro expediente, no se si a esta humilde carta le seguirán otros que conozco, de ilustres de empresarios navarros que han pasado por los mismos despachos de Sodena y han sacado adelante ayudas que luego han sido historias de éxito o por lo menos de pelea y lucha empresarial. No por ser riguroso y exigente se debe perder el rumbo y algunas veces el Norte.

Álvaro Viladrich Ruiz
CEO SIC-Lázaro

Para acceder a más opiniones de expertos sobre temas de interés económico o empresarial … LEER AQUÍ. 


To Top