sábado, 20 abril 2019

Sabor de temporada

Tal vez seas un turista o un 'expatriado' que vuelve a casa, tal vez solo adores la comida local o quieras ir a tomar algo con los amigos, pero si entras en cualquier bar o restaurante en Navarra y quieres tomar algo 'de la tierra', y aún mejor si es de temporada, al sentarte en la silla no lo dudes: pide unos piquillos de Lodosa rellenos y una copa de Pacharán Navarro. El sabor foral en sus Denominaciones de Origen más rojas.

Teresa Antón
Pamplona - 26 enero, 2019

Entrada patrocinada por Reyno Gourmet

Cierra la temporada de recogida de piquillos y endrinas. (Foto: Patxi Uriz)

Cierra la temporada de recogida de piquillos y endrinas. (Foto: Patxi Uriz)

Rojos y pequeños, los pimientos del piquillo de Lodosa son dulces y con una textura turgente sin llegar a ser dura. A la sartén, rellenos, en ensalada… estos deliciosos pimientos autóctonos tienen una amplia variedad de preparaciones y suelen venderse siempre pelados, asados y en conserva. Rojo también es, aunque de un tono más oscuro, otro producto típico de esta tierra: el Pacharán Navarro. Un licor preparado a partir de la maceración de endrinas en anís y aguardiente, con un sabor dulce y afrutado.

Además de su color y su caracterización como producto con Certificación de Calidad, de Denominación de Origen de Navarra, en el caso del Pimiento del Piquillo de Lodosa, y de Indicación Geográfica Protegida en la del Pacharán Navarro, ambos comparten además la misma temporada. Una que este año ha sido ligeramente más corta en producción, pero de una gran calidad.

Pimientos-piquillo-bonito

La planta del pimiento llegó a España desde América, siendo una de las primeras plantas introducidas en Europa desde el nuevo continente. Su adaptación a diversos climas ha creado muchas variedades distintas, entre ellas la del piquillo de Lodosa. La primera mención histórica de esta producción se remonta al año 1894, donde El Practicón (libro de cocina de la época) hace alusión a este y su industria.

Puede prepararse de diversas formas y ser utilizado como aperitivo, un ingrediente más, acompañante o plato principal. Desde lo más moderno y sofisticado como una mousse de piquillo hasta lo más tradicional como un pincho de tortilla de patatas con pimientos. Una de sus recetas ‘estrella’ es la de pimientos rellenos. De carne, bacalao, morcilla, marisco… las opciones son tan variadas como la imaginación del chef y la combinación de sabores lleguen.

El grosor y la resistencia de su carne hacen que sean idóneos para este tipo de preparaciones. Ese momento en que cortas un ‘trocico’ y degustas el característico sabor del piquillo de Lodosa, con un ligero regusto a asado, junto al de un buen bacalao o un rabo de toro de la feria de San Fermín es uno de los placeres de la gastronomía navarra.

(FOTO: Facebook Piquillos de Lodosa).

(FOTO: Facebook Piquillos de Lodosa).

En cuanto a su aportación a la salud, destacan por la gran cantidad de vitaminas que tiene, es uno de los alimentos más ricos en vitamina C, y por tener un alto contenido en agua y apenas lípidos, por lo que son perfectos para dar sabor a tu dieta de adelgazamiento.

Así como el piquillo de Lodosa puede aparecer en una amplia variedad de platos durante la comida, el Pacharán Navarro es el licor perfecto para terminar una comida, especialmente una copiosa, ya que es astringente y fortalece el estómago. De hecho, la historia nos dice que la reina Blanca de Navarra, afectada de problemas de estómago, bebió pacharán para aliviar sus dolencias, mientras residía en el monasterio segoviano de Santa María de Nieva.

El Consejo Regulador de la IG Pacharán Navarro califica como “muy buena” la añada de 2018.

El nombre del pacharán viene de la forma en euskera basaran que significa ‘endrina’. El brillo de este señala su juventud, por lo que los más opacos son los más viejos. Su aroma intenso y afrutado enmascara el olor del alcohol y muchas veces se toma en forma de chupito o en un vaso con hielos. No obstante, recientemente se ha empezado a poner de moda para diversos cócteles con pacharán o la versión más sencilla acompañado solo de naranja.

El descenso en la producción de los endrinos se ha cifrado en hasta un 65%.

Esta bebida, al igual que los pimientos del piquillo de Lodosa, tiene mucha vitamina C, perfecta para esta época del año. Sin embargo, desde la propia Denominación de Origen recomiendan tomarlo responsablemente ya que tiene un contenido alcohólico de entre el 25% vol. y el 30% vol. Levanta tu pacharán navarro y ¡brinda por la buena salud de nuestra gastronomía!

Noticia patrocinada por Reyno Gourmet

Reyno Gourmet

To Top