sábado, 25 mayo 2019

Seat celebra el 50º aniversario del 1430 y del 850 Spider

En la feria Techno Classica, la firma española muestra su legado histórico, con modelos como el "Pamplona", evolución del 124 producido en Landaben en los años 70

David Cazón
Pamplona - 10 mayo, 2019

Seat 1430, un icono muy apreciado por los coleccionistas.

Seat 1430, un icono muy apreciado por los coleccionistas.

Un año más, SEAT ha formado parte de la Techno Classica, la feria de renombre mundial de coches antiguos, clásicos y de prestigio en Essen, Alemania. En la edición de este año, el fabricante de automóviles español mostró la variedad y diversidad de su historia con algunos de los vehículos más populares que han salido de la línea de producción de la marca.

Dos versiones del 1430, que cumple 50 años, (una berlina de primera serie y un familiar), así como el 850 Sport Spider, el único descapotable que SEAT ha desarrollado y que este año también cumple 50 años.

El Seat 1430 salió al mercado en 1969, por lo que este año es su 50º aniversario. Fue un derivado del 124, un modelo único que se puede considerar como la berlina española más completa de la época. El 1430 se puede reconocer fácilmente por sus dobles faros delanteros y sus pilotos traseros más grandes.

Inicialmente derivado del 124, el modelo 1430 denominado “Pamplona” se fabricó, a partir de 1976 en la planta de Landaben

Si bien el diseño del 1430 era muy similar al 124 estándar, las simples modificaciones de las luces y un motor más grande y más potente fueron suficientes para convertirlo en un automóvil diferente y más exclusivo.

El 1430 se produjo hasta 1976, cuando se lanzó un modelo evolucionado del 124 llamado “Pamplona”, producido en Landaben y que heredó la gama completa de motores del 1430. Se construyeron más de 255.000 ejemplares, con el motor del 1430 estándar, así como en las versiones 1.6 y 1.8.

El SEAT 1430 también consiguió varios triunfos en la historia del deporte de motor. Las versiones más potentes cosecharon increíbles éxitos en los rallyes, donde destaca la victoria en cuatro campeonatos nacionales a mediados de los ‘70, una época dorada para SEAT Competición, la división de competición del fabricante español en ese momento.

El antepasado del actual León ST Cupra

Hoy en día, los amantes de los automóviles veneran y adoran a los modelos más deportivos de la marca, respaldados por el éxito de las versiones FR y Cupra del SEAT León ST actual por su practicidad para el día a día. Sin embargo, los vehículos de carrocería familiar de los años ‘70, con un espacio de carga generoso y de fácil acceso, carecían de la imagen dinámica que hoy les otorgamos.
SEAT 1430.Para el conductor medio español de mediados de 1974, el lanzamiento de la versión familiar del SEAT 1430, supuso un gran impacto.

En ese momento, fue la primera berlina familiar y deportiva de fabricación española, con 95 CV de potencia, un peso de solo 980 Kg, y una velocidad punta de 170 Km/h.

Estas cifras se acercaban más a los vehículos de alto rendimiento de la época y, hasta ese momento, nadie lo habría atribuido a un vehículo familiar y de gran funcionalidad.

El 1430 Especial 1600 Familiar, tipo FM, era tan adelantado a su tiempo que era difícil que obtuviera un gran éxito comercial, ya que el mercado interno todavía no estaba listo para un vehículo que fuera el ST Cupra de su tiempo.

Solo se fabricaron 852 ejemplares entre 1974 y 1976, momento en el que se detuvo la producción. Fue reemplazado por el SEAT 131 que, pese a tener el mismo motor, era más grande y más pesado, perdiendo así parte de esa esencia deportiva.

El SEAT 1430-1600, tan avanzado para su época, es uno de los automóviles más buscados de hoy en día, muy apreciado por los coleccionistas.

El SEAT 850 Sport fue el primer automóvil de nicho producido por SEAT. Se lanzó hace 50 años, en 1969. El mismo año que el automóvil número 1.000.000 ensamblado por el fabricante de automóviles español salió de la línea de montaje situada en Barcelona desde 1953.

Estos dos puntos de referencia que aparentemente no están relacionados entre sí, ilustran la gran evolución que experimentó SEAT como empresa, así como el mercado automovilístico español.

En los años de formación de SEAT, la marca fabricó automóviles para satisfacer la urgente necesidad de movilidad de la población española. Cuando se fabricó el coche número 1.000.000, tanto el mercado nacional como SEAT, eran lo suficientemente maduros como para ofrecer un automóvil sin otra razón que el puro placer de conducir.

Seat 850 Spider.

La base del 850 Sport —su nombre oficial, aunque también se conoce como Sport Spider para diferenciarlo de la versión coupé—, fue la berlina 850 lanzada tres años antes, aunque los dos vehículos eran muy diferentes. El 850 Sport era un convertible biplaza diseñado por Bertone, el reconocido diseñador italiano de automóviles, que opcionalmente también estaba disponible con capota dura.

No solo el coche fue un hito para la empresa, también lo fue su motor. Bajo el capó había un motor de gasolina de 903 cc, con 52 CV, que luego se utilizó en la versión 850 Sport Coupé. Sentó las bases para miles de automóviles SEAT, incluida una versión de acceso del SEAT Ibiza de mediados de los ‘80.

Solo se habían fabricado 1.746 ejemplares del SEAT 850 Sport Spider, cuando finalmente terminó la producción en 1972. Ocupa un lugar único en la historia de SEAT. Sin sucesor, el Spider fue el primer y único convertible de producción construido por la marca, un símbolo de lo que SEAT podía hacer posible, pero también una señal de cómo se había desarrollado el fabricante de automóviles español y su mercado interno, con una creciente demanda de vehículos más convencionales.

Para conocer más sobre SEAT en Navarra… LEER AQUÍ.


To Top