viernes, 20 julio 2018

Un gobierno igualitario, un gobierno que hace justicia

La autora analiza el sentido y la composición del nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchezn al tiempo que le plantea dos retos para conseguir una sociedad "educada", más innovadora y, en definitiva, mejor y más fuerte.

Jesús Jiménez
Pamplona - 13 junio, 2018

eva-perujuanizDel 8 de Marzo de 2018 al 7 de Junio de 2018, tiempos de arraigo igualitario

El pasado 8 Marzo preparé una “tribuna” cuyo titular aventuraba un deseo individual y colectivo; “un 8 de Marzo diferente, hagamos que sea trascendente”. Lo hicimos. Fue trascendente. Lo pudimos ver, sentir y vivir quienes decimos participar activamente aportando nuestra voz, nuestro tiempo de trabajo, nuestra razón, cada “gesto” contó y contó cómo nunca lo había hecho antes. Marcó un cambio claro, un giro que se dejó sentir el pasado 7 de Junio cuando el nuevo presidente del Gobierno presentó el nuevo Gobierno poniendo nombre al liderazgo de cada ministerio. Un total de 11 Ministerios tenían nombre de mujer, once sobre 6 ministerios liderados por hombres, incluido el propio presidente.

No hay que ser tolerantes con la intolerancia; “lo importante es que sean válidas”

Antes que nada me gustaría apuntar una cuestión que en estos días hemos de “aguantar” y no debemos tolerar. ¿Por qué ha de explicarse que se elige a una mujer no por el hecho de serlo sino porque sea competente? Comentarios del tipo: “lo importante es que sean válidas” ¿se hace lo mismo cuando se trata de un hombre?

“El 8 de marzo marcó un cambio claro, un giro que se ha dejado sentir en la formación del gobierno anunciada el pasado 7 de junio por Pedro Sánchez”

Somos la mitad de la población. Las cifras, los datos, nos dicen además que en este país hay por ejemplo más mujeres universitarias llegando a niveles educativos superiores. Aplicando esto a la probabilidad, sí a la disciplina matemática, hay más mujeres que hombres que puedan ser candidatas. Es una “ofensa”, una clara ofensa lanzar esta pregunta o tener que dar una explicación en este sentido.

Tiempos de justicia social

Nací en democracia, el mismo año que lo hacía la actual democracia en este país, era el año 1977. Han pasado 41 años desde entonces, los mismos que han tenido que pasar para que la mitad de la población esté por fin representada, representada más allá de la paridad, de una forma que de alguna manera yo creo que pretende hacer justicia, una justicia que tal vez haya costado mucho tiempo en llegar. Antes que este Gobierno se instauró en España el primer Gobierno paritario de esta democracia con “Zapatero”, no obstante hay diferencias sustanciales. El “significado” de la composición del Gobierno y sus carteras yo creo que pretende y supone un “derecho”, supone hacer justicia para que nunca, jamás, nadie pueda “dar un paso atrás”.

 FOTO FAMILIA GOBIERNO PEDRO SANCHEZ

Más allá de la paridad

Cuestiones importantes a destacar, de nuevo y por segunda vez en democracia, sí sólo han sido dos veces, tenemos un Ministerio de Igualdad, y además ese ministerio ostenta la única Vicepresidencia del Gobierno, al frente de ello, Carmen Calvo Poyato.

“Hay diferencias sustanciales con respecto al primer Ejecutivo paritario de Zapatero. Pero, sobre todo, la composición de este nuevo Gobierno es, por encima de todo, un ejercicio de justicia”

Segunda cuestión importante, los contenidos de los Ministerios rompen de alguna manera, la distribución social de roles por cuestión de género, “Economía”, “Hacienda”, “Justicia”, “Defensa” e “Industria” liderados por mujeres; María Jesús Montero, Nadia Calviño, Dolores Delgado, Margarita Robles, y Reyes Maroto respectivamente al frente de todos ellos. Este es un elemento muy significativo y “de peso”.

Transversalizar la igualdad y poner en el “centro” de todo a la Educación

No puedo cerrar estas breves líneas sin lanzar una petición, bueno dos, que la igualdad se trabaje de manera transversal en todos los Ministerios, que “cale” que absorba cada “poro” de cada acción política, ese deberá ser cometido fundamental del Ministerio de Igualdad, que los demás ministerios trabajen siempre con esta óptica.

Que la educación pase a ser el “centro” de la acción política, y es que desde ahí se construye todo, invertir en educación es sencillamente “ahorro” en términos económicos incluso, y es que incide directamente en todo lo demás. Una sociedad “educada” tendrá comportamientos de vida más saludables, será medio ambientalmente más educada, por supuesto más igualitaria, más innovadora,  en definitiva mejor y más fuerte.

Eva Perujuániz Bermúdez
Socióloga

Para acceder a más opiniones de expertos sobre temas de interés económico o empresarial … LEER AQUÍ. 


To Top