Un vino con alma de violín

miércoles, 23 septiembre 2020

Ara Malikian ha probado un violín hecho con una barrica de vino.

Rompedora fue, desde luego, la propuesta que las bodegas riojanas Ramón Bilbao lanzaron al mundialmente conocido y admirado violinista libanes Ara Malikian. Y sorprendente fue su disposición, su colaboración y su entusiasmo. Porque innovar no sólo tiene que ver con máquinas y con procesos. Innovar es pensar distinto, arriesgar y crear algo nuevo. Y ambos, juntos, lo han conseguido.

Vino Alma de Ramón Bilbao.

Vino Alma de Ramón Bilbao.

Pocos podrían pensar que vino y violín pudieran congeniar; que el mundo de la vid y la tierra tuvieran algo que ver con la sofisticación de la música. Pero se ha demostrado que no son tan ajenos el uno del otro. La primera semilla fue un violín creado con una barrica de vino Ramón Bilbao. La idea surgió hace ahora dos años. Las bodegas riojanas quisieron que Malikian participara en esta empresa tan arriesgada. Increíble pensar que una barrica de roble, en la que ha madurado un vino, pueda reencarnarse en un instrumento de tanta belleza como un violín. Surgiría de las manos del lutier Fernando Solar. Malikian no lo dudó. Orientó en la creación de este instrumento tan delicado y, una vez finalizado, lo probó. Lo hizo gustoso. Y ahí nació una relación entre bodega y músico, bautizada como proyecto ‘Alma’, que perdura en el tiempo.

JÓVENES PROMESAS

Un patrocinio de la gira por España y México del violinista y un documental después, la relación entre bodega y violinista es aún si cabe más fuerte. Ahora ambos han impulsado la creación de unas becas para jóvenes promesas de la música en España. “Estamos muy contentos de seguir con este proyecto y darle una continuidad a medio y largo plazo”, confiesa Rodolfo Bastida, director general de Ramón Bilbao, quien no oculta la ilusión por “materializarlo”. “Para nosotros significa mucho poder dar la oportunidad a jóvenes talentos a que sigan desarrollando su carrera profesional y así devolver a la sociedad una pequeña parte de todo lo que nos ha dado”, añade.

ALEJANDRO SAUL MARTÍNEZ,. GANADOR BECA RAMÓN BILBAO

Alejandro Saúl Martínez.

Las bodegas han lanzado dos becas. Por un lado, las becas ‘Amigos’, que estarán financiadas, precisamente, con el importe que se obtenga del vino que maduró en la barrica convertida en violín. Con el nombre de ‘Alma de Ramón Bilbao’, el mismo del proyecto, se ha sacado al mercado una edición limitada de este reserva, de mil unidades en formato magnum. También se ha creado un crowfunding para quienes deseen colaborar con la iniciativa. Las becas previstas serán de 1.000 euros, para cursar estudios musicales. El número de becas dependerá de los fondos recaudados. Los ganadores se darán a conocer a mediados de septiembre.

GALA VALLADOLID, GANADORA DE LA BECA RAMÓN BILBAO

Gala Valladolid.

Lo que ya se ha hecho público es la resolución de las becas ‘Jóvenes Músicos’, que han recaído en dos violinistas de Madrid y Cáceres y un violonchelista de San Sebastián. Los tres tendrán la oportunidad de tocar bajo las órdenes de Ara Malikian en concierto el próximo día 27, en el Teatro Real de Madrid. Pero el premio no termina ahí. La beca incluye una gira por España en la que los tres ganadores formarán parte de la banda de base del espectáculo ‘Mi primer Vivaldi’, para la que podrán ensayar con el violinista libanés. Los becados participarán en diez de los conciertos previstos entre los meses de septiembre y diciembre.

CARLOS MARTÍN GANADOR BECA RAMÓN BILBAO

Carlos Martín.

Tras varias audiciones, los ganadores de estas becas ‘Jóvenes Músicos Ramón Bilbao’ han sido la violinista Gala Valladolid, de 23 años y natural de Getafe; el violonchelista Alejandro Saúl Martínez, de 27 años, de origen cubano pero vecino de San Sebastián; y el violinista Carlos Martín, de 25 años y nacido en Plasencia. Ninguno de los tres pudo ocultar su alegría al saberse ganadores de esta oportunidad única de compartir escenario con un grande de la música como Ara Malikian y aprender a su lado. Para ellos, la música forma una parte indescriptible de sus vidas. “Ocupa todo mi tiempo libre; es mi pasión”, confiesa Gala Valladolid. Y en ello coincide también Alejandro Saúl Martínez, quien no concibe el día a día sin notas musicales: “La música forma parte de mi universo sensorial y está íntimamente ligada con mi necesidad de expresión”.

Cuando dos mundos alejados se acercan surgen cosas como ‘Alma’, llenas de arte, de belleza y de emoción.

BODEGA-RAMON-BILBAO-SALA-BARRICAS

To Top