domingo, 21 abril 2019

Una cita que demuestra el interés por los productos ecológicos

La IV Feria Navarra Ecológica, organizada por CPAEN-NNPEK, atrae a centenares de visitantes a los 40 stands instalados por productores

Redacción
Pamplona - 8 abril, 2019

Edorta Lezaun Etxalar, presidente del Consejo de la Producción Agraria Ecológica de Navarra, CPAEN-NNPEK, en la Feria.

Edorta Lezaun Etxalar, presidente del Consejo de la Producción Agraria Ecológica de Navarra, CPAEN-NNPEK, en la Feria.

Una información de Iranzu Larrasoaña para NavarraCapital.es

Navarra sigue sumando consumidores de productos ecológicos y lo ha demostrado con la cuarta edición de la Feria Navarra Ecológica, celebrada este fin de semana en la Antigua Estación de Autobuses, Geltoki, de Pamplona. Se trata de un encuentro entre productores y clientes, que este año ha contado con 40 stands y una gran variedad de productos. _DSC7172Hortalizas, pan, vinos, aceites o huevos han sido algunos de los alimentos que se ha llevado el público a casa. El evento también ha estado amenizado una programación de actividades, como talleres infantiles, catas o conferencias, que buscaban concienciar a los participantes de la importancia de incluir este tipo de alimentos en su dieta.

Edorta Lezaun: “La Feria también sirve para hacernos reflexionar sobre qué estamos consumiendo y cómo”.

¡Esto está muy animado!”, comentaba Edorta Lezaun Etxalar, presidente del Consejo de la Producción Agraria Ecológica de Navarra, CPAEN-NNPEK, organizador del evento. A primera hora de la tarde del sábado ya había que abrirse paso entre un mar de visitantes para avanzar entre los puestos. “Está viniendo bastante público y los productores se muestran satisfechos con las ventas”, apuntaba al éxito de esta edición mientras resaltaba que “cada vez somos más productores y crece también el número de clientes”. Este aumento del interés se refleja en unos datos al alza de la producción dentro de la Comunidad foral. “Ya tenemos 83.000 hectáreas cultivadas en ecológico y más de 1.300 alimentos certificados”, señalaba Lezaun, que recordaba que la agricultura ecológica es “lo que hemos tenido toda la vida, hasta hace 30 años, cuando empezaron a aparecer todos esos productos químicos que se utilizan hoy para producir alimentos de dudosa calidad”.

LOS NIÑOS FOMENTAN EL COMERCIO ECOLÓGICO

Era difícil no fijarse en la cantidad de familias que visitaban la feria, posiblemente motivadas por la variedad de actividades dirigidas a los más pequeños. “El objetivo de la Feria Navarra Ecológica no es solo vender productos, sino hacer reflexionar a los consumidores sobre qué estamos consumiendo y cómo”, aseguraba Lezaun, que indicaba que la llegada de un bebé a la familia “supone el punto de inflexión para que esta empiece a consumir comida ecológica”. “Hay mucha preocupación por la alimentación en la infancia y ese es un punto de enganche”, confesaba.  _DSC7203

Sebastián Guillén Barcos enseñaba sus verduras a unos visitantes. “La Ecohuerta Vitaco es una iniciativa que nació hace 6 años, cuando 10 conocidos nos juntamos para cultivar un terreno en Tafalla”, recordaba el agricultor. “De ese equipo inicial ahora solo quedamos dos”, matizaba mientras explicaba que tienen 10 invernaderos en los que cultivan tomates, pepinos, pimientos, lechugas o borrajas. “También no atrevemos con cosas más innovadoras como los rabanitos o la remolacha”, señalaba. Aunque colocan muchos de sus productos en tiendas locales de Tafalla, reconocía que les cuesta colar su huerta en las cadenas de distribución. “Estamos trabajando con Gumendi y Tribal Trading. Hemos intentado entrar en supermercados, pero es muy complicado, comentaba. Kati Taleb, de Lakabeko Okindegia, mostraba orgullosa sus panes ecológicos. “Es un pan que está elaborado con masa madre  y harina integral. No está muerto”, describía y aseguraba que “mucha gente se acerca sabiendo qué va a comprar porque el pan es uno de los productos que más se consumen en ecológico”.

Ramón Campos (Ecoprolive): “En Navarra hay una actitud de defender el producto local que favorece mucho el comercio ecológico”.

MAYORES PRECIOS

Sin embargo, el elevado precio de estos alimentos sigue siendo un hándicap para que lo ecológico se cuele en la cesta de la compra diaria. “El producto ecológico siempre va a ser más caro”, reconocía Benjamin Kareaga Ramos, comercial de Navarrsotillo, unas bodegas con la peculiaridad de que elaboran dos denominaciones de origen, la D.O. Navarra y la Ramón CamposD.O. Rioja. “Por poner un ejemplo, ese bote de guisantes vale 2,50 euros”, señalaba hacia el stand de al lado mientras recordaba que “en un supermercado puedes encontrar un tarro de ese tamaño por 0,90 euros”. “Con esfuerzo, el productor igual puede bajar el precio a los 2,30 euros, pero sigue habiendo una gran diferencia y el cliente tiende a elegir el barato porque piensa que sabe igual, aunque es mentira”, explicaba. Concha Ortega González, de 71 años, acababa de llegar a la feria y confesaba que, como socia de una cooperativa de alimentos ecológicos, sí que los compra de vez en cuando. “El precio se nota pero son mejores para la salud”, aseguraba y lamentaba que “nos cuesta mucho cambiar de hábitos y preferimos que nos lo solucione todo el médico”. “Por eso es importante que se pongan en marcha iniciativas como esta para concienciar a la gente de la importancia de consumir productos ecológicos”, reflexionaba.

Ramón Campos, de Ecoprolive, una empresa productora de aceites de oliva virgen extra, era optimista y afirmaba que “hay muchos clientes que repiten”. “En Navarra hay costumbre de consumir este tipo de productos”, comentaba mientras lanzaba la hipótesis de que “puede que se deba a que existe un mayor nivel adquisitivo”, y agradecía la buena predisposición del consumidor navarro: “Creo que, además, hay una actitud de defender el producto local que favorece mucho el comercio ecológico”.

Para conocer más sobre la producción ecológica en Navarra… LEER AQUÍ

 

 


To Top