sábado, 20 enero 2018

Ademan quiere adaptar el sector maderero de Navarra a los nuevos tiempos

Busca oportunidades de negocio para unas 400 compañías, la mayoría PYMEs o empresas familiares de 2ª o 3ª generación, muy arraigadas al territorio y que viven una complicada situación.

Miguel Bidegain
Pamplona - 29 diciembre, 2017

Imagen de Patricia López, nueva gerente de Ademan.

Imagen de Patricia López, nueva gerente de Ademan.

Patricia López Equiza es socióloga aunque ha desarrollado su carrera laboral en el mundo de la empresa y, más concretamente, en el ámbito de las asociaciones profesionales.

Trabajó como técnica de proyectos para Amedna, y ha colaborado con otras asociaciones como la Asociación de Residencias de la 3ª Edad  LARES o la Asociación de Jóvenes Empresarios AJE. Desde 2008 se hizo cargo de la gerencia de la recién creada Asociación de Empresas de ConsultoríaANEC, de la que pasó, hace un año, a la Asociación de Empresarios de la Madera de Navarra, Ademan también como gerente.

Se trata de un sector económico pequeño, con alrededor de 400 empresas en toda Navarra de las que están asociadas a su organización unas 80, “que tienen cualquier tipo de relación con la madera, tenemos toda la cadena de valor, desde las empresas que hacen su trabajo en el monte hasta las que venden los productos de madera al consumidor final, productoras de pellet, serrerías, carpinterías, … Son muy diferentes entre sí, más allá de que sean prácticamente todas pymes, empresas familiares de segunda o tercera generación muy arraigadas al territorio porque se encuentran en su mayoría en zonas rurales”, precisa.

El sector vive una situación “complicada” ya que se ha visto afectado por la crisis, como todos los demás, “pero es que arrastraba ya una crisis estructural. Ahora se está reamoldando mirando a referentes que lo están haciendo muy bien, como Aquitania que, junto al País Vasco, y gracias a la eurorregión estamos impulsando proyectos colaborativos muy interesantes” , expone López quien apunta como otras posibles alternativas la construcción sostenible o el trabajo desarrollado por los países nórdicos.

Para acceder a más noticias sobre la Eurorregión Atlántica … LEER AQUÍ.

DIFICULTADES

Ademan quiere impulsar la internacionalización sondeando posibles mercados.

Sus empresas asociadas dan empleo a unas 600 personas, con tendencia algo decreciente, “todavía la cosa no está muy alegre para contratar”, pero ante la evidencia de que un buen número de trabajadores va a tener que jubilarse próximamente la asociación ha organizado cursos de formación para jóvenes que acaban sus estudios de FP Agroforestal para instruirles en el uso de máquinas “porque cada vez se utilizan más en detrimento del trabajo manual”.  

Pero el caso es que la mano de obra escasea y las empresas recurren a personas inmigrantes. Patricia López afirma que “no hay gente de aquí, no quieren porque es duro, son muchas horas, hay que desplazarse hasta donde se haga la tala…”. 

Añade que “a la gente que le gusta el monte prefiere ser guarda forestal, por ejemplo, que trabajar en un aprovechamiento. Y sí, tenemos empleados de fuera, muy válidos, portugueses, búlgaros, porque los navarros prefieren ir a Volkswagen donde el trabajo es más cómodo, más fácil y encima ganan más dinero, a pesar que no es un sector en el que se pague mal”.

Además de duro, es un trabajo peligroso, sobre todo en el caso de los leñadores, porque se hace en el monte, en pendientes, a menudo con una meteorología complicada que eleva el riesgo de accidentes. La Inspección de Trabajo y agentes del departamento de Desarrollo Rural, el Servicio de Montes, guardas forestales y empresas, han puesto en marcha un programa para reducir la siniestralidad. 

Más noticias vinculadas a la Prevención de Riesgos …  LEER AQUÍ. 

VISIBILIDAD Y RECONOCIMIENTO

Patricia López reclama un reconocimiento por la labor social que realizan las empresas de la madera en los pueblos, “generan empleo en las zonas rurales, y de no ser por ellas el despoblamiento sería aún mayor, porque la ganadería también va a menos…” “Hay que mimarlas un poco”, añade, y se dirige a la Administración para reclamar apoyo.

“Hay muy poca cultura forestal. Cortar un árbol no es algo malo. En realidad, en los últimos 20 años las masas forestales no han dejado de crecer”, Patricia López.

Reivindicaciones tienen muchas, pero pone como ejemplo lo que ocurre con el transporte: “No sólo es que resulte caro con el consiguiente efecto en el precio del producto, es que además hay una normativa que autoriza a cada país miembro de la Unión Europea a delimitar el peso máximo de carga cuando se transportan troncos”.

España no ha traspuesto esta normativa y  autoriza un peso menor que Francia o Portugal, por no hablar de los países del norte. ¿Qué pasa? “Pues que estamos perdiendo competitividad. Se da el caso de que camiones que traen madera comprada en otros países tienen que dejar la carga en la frontera porque sobrepasan el límite permitido aquí”, expone esta responsable.

Es por ello que Ademan está realizando gestiones en Madrid –Navarra no tiene competencias plenas en esta materia- para poner remedio a un absurdo “que nos pone en una desventaja clara con nuestros vecinos más cercanos”, insiste.

NUEVA ETAPA

Por otro lado, la variedad de subsectores hace que prácticamente sea diferente la problemática de cada empresa, lo que complica el trabajo del personal de Ademan.

Patricia Lopez 2Con la llegada de Patricia López se ha iniciado una labor encaminada a dar visibilidad a unas empresas que, en general, rehuían la notoriedad, y la gerente pretende aprovechar esa apertura para poner en marcha proyectos que refuercen y promocionen algunas de las virtudes de sus asociados. Entre otras, un capital humano con gran experiencia, tradición, producción de calidad… “Hay gente que hace unas obras, o unos diseños, impresionantes, y no sé por qué les cuesta tanto darse a conocer, bueno, quizás tenga que ver nuestro carácter”.

“Hay que mimar un poco a nuestras empresas porque, junto a las ganaderas, son las que generan empleo en las zonas rurales”.

Además tienen a su disposición una buena materia prima “muy bien gestionada, no se corta nada sin autorización”. “Tal vez falte una adaptación a los nuevos tiempos, a la industria 4.0, a la internacionalización”, admite Patricia López, que se propone trabajar para subsanar esas carencias.

También quiere desmentir la idea de que cortar árboles es algo malo: “Hay muy poca cultura de gestión forestal, se piensa que nos vamos a quedar sin bosques, y no es eso, de hecho en los últimos 20 años han crecido las masas forestales. Los árboles tienen una vida y llega un momento en el que se deben talar, de forma regulada, entre otras cosas para que crezcan y maduren los que los rodean”.

Para acceder a más información sobre Desarrollo Rural en Navarra … LEER AQUÍ. 

 

To Top