viernes, 26 mayo 2017

Sociedades de Garantía Recíproca

Una información de Cristina Catalán para Navarra Capital  Fotos Miguel Ciriza©

Actualmente, en Navarra hay alrededor de 20.000 pymes. El sistema de garantía en Navarra a día de hoy está apoyando a 500 pymes. Esto pone de manifiesto el inmenso potencial de crecimiento que tiene el sistema de las SGR´s. El problema actual es que el empresario no solicita este tipo de financiación. Por este motivo, una vez más, el Palacio de Condestable acogió el pasado viernes 15 de abril una nueva sesión del ciclo Los viernes de Desarrollo Económico que en este caso se centró en “Las sociedades de garantías reciprocas: funcionamiento y oportunidades para las empresas navarras”, con el objetivo de que todo empresario conozca la posibilidad de acudir a una SGR, bien como primera opción o referido desde una entidad bancaria.

Para analizar el funcionamiento y servicios que ofrecen las SGR´s, han intervenido en esta sesión José Mª. Montes, director de Inversiones de SODENA; Ana Vizcaíno, Consejera Delegada de CERSA; Felipe Flamarique, Director de Control de Gestión de ELKARGI y Pablo Cámara, Director Adjunto de SONAGAR.

Las SGR son entidades financieras sin ánimo de lucro que ayudan a conseguir y mejorar la financiación mediante la concesión de garantías. Permiten a las pymes y a los autónomos un mejor acceso a crédito para proyectos viables, con un menor coste y un mayor plazo de la financiación. Además, otorgan gran flexibilidad, puesto que se dirigen a todas las pymes y necesidades de financiación y solvencia y presentan una menor exigencia de garantías a la empresa. Así mismo, ofrecen apoyo y asesoramiento financiero a la pyme sin conflictos de intereses y la posibilidad de avalar financiación no bancaria.

MEJOR ACCESO A LA FINANCIACIÓN

Sociedades de Garantía Recíproca El Gobierno de Navarra ha firmado un acuerdo que autoriza a Sodena a que ofrezca una cobertura parcial de la garantía que ofrecen las SGR que operan en Navarra, Elkargi y Sonagar, para lo cual se han firmado los correspondientes convenios. La medida tiene como objetivo resolver el problema de acceso a la financiación que tiene una parte significativa del empresariado navarro mediante un incremento de la actividad de las sociedades de garantía recíproca que operan en la Comunidad Foral.

José Mª Montes, director de Inversiones de SODENA explicó en esta sesión que Sodena es el instrumento financiero del Gobierno de Navarra para el desarrollo empresarial de la comunidad foral. Su misión es captar, identificar e impulsar la generación y desarrollo de proyectos empresariales para Navarra, tanto de origen local como atraídos del exterior mediante el empleo de herramientas financieras. Sodena es un socio activo de capital riesgo que aporta gestión a las empresas participadas y se involucra en la toma de decisiones de la administración.

Montes destacó el programa Orizont para fomentar el desarrollo de nuevas iniciativas empresariales en el sector agroalimentario. También subrayó  el Área de Captación con el que pretende atraer y consolidar la inversión exterior en Navarra y el área de coordinación e implantación del desarrollo de la estrategia territorial  de especialización inteligente, con el que se pretende que cada área territorial tenga un área de especialización.

EFECTO MULTIPICADOR

CERSA está apoyando a cerca de 50.000 empresas a nivel nacional y anualmente está apoyando financiación superior a mil millones de euros. La labor de las SGR tienen, según califica Ana Vizcaíno, Consejera Delegada de CERSA, un efecto multiplicador y es además, uno de los sistemas más apoyando por los fondos de la UE. “Un euro invertido en CERSA permite otorgar avales a pymes por un valor superior 35 euros”, comentó Vizcaíno. Algo en lo que coincidió Felipe Flamarique, Director de Control de Gestión de ELKARGI. “En cuanto al efecto multiplicador, nosotros tenemos medido que por cada euro que avala la SGR, la financiación que recibe la pyme se multiplica por tres”.

Una de las ventajas que se destacaron en la sesión sobre las SGR, es que son un instrumento muy flexible porque se pueden adaptar a cualquier necesidad de financiación de las pymes (proyectos, circulante, fuentes de financiación tanto bancaria como no bancaria).  “Dentro de los diferentes instrumentos de financiación desde el Ministerio, se ha apostado  por éste como uno de los más eficientes para canalizar los recursos”, comentó Vizcaíno .

Sociedades de Garantía RecíprocaLas empresas pueden acudir a las SGR para que avalen su operación de financiación. Cada uno de los avales que otorga la SGR tiene un importante respaldo por parte de CERSA que asume hasta el 75% del riesgo de esas operaciones (con un promedio del 55%). Un número importante de gobiernos autonómicos y entre ellos el de Navarra a través de Sodena, están complementando la actividad de CERSA, llegando a un 75% de refrendamiento de forma que sólo el 25% del riesgo de los avales concedidos a estas sociedades seria asumido por el balance de las mismas, lo cual permite ampliar tremendamente la capacidad de actuación de Elkargi y Sonagar para que muchas más empresas se puedan beneficiar de ello.

“Este sector de las SGR tiene potencial para crecer. En otras comunidades se recurre mucho más a las SGR que en Navarra, todavía no es una de las primeras opciones a las que recurre e empresario como apoyo a su financiación. Lo importante es que aumente el flujo de empresarios acudiendo a estos sistemas de garantía o de que los bancos prescriban estas operaciones. Hay que tener en cuenta, que cuando una empresa empieza con un  programa de financiación  es muy importante contar con un aval de una SGR para, a partir de ahí, buscar un banco que complete esa financiación. Da más garantías. Un banco cuyo cliente cuenta con un aval de una SGR, nunca deniega una operación de financiación.”, explicó Vizcaíno.

COMPETENCIA ENTRE BANCOS

Vizcaíno explicó que hemos sido testigos de la transformación del sistema financiero. “Hoy hay muchas menos entidades financieras y todas actúan igual, todos quieren financiar a los mismos, con los mismos productos y en los mismos plazos… Lo bueno es que las SGR pueden hacer otras cosas y actúan de diferente manera. Puedes estar avalado por una SGR y el banco te puede decir que sí, algo que no va a ocurrir si acudes de primeras a los bancos”. En este sentido, se analizó el hecho de que las SGR se especializan en la concesión de plazos, más amplios, “algo con los que los bancos se sienten incómodos. Actualmente hay una competencia brutal entre los bancos”, comentó  Vizcaíno.

Felipe Flamarique, Director de Control de Gestión de ELKARGI insistió en que las SGR son un instrumento extremadamente válido para la financiación de las pymes. “Compartimos riesgo y posibilitamos aumentar la financiación. Y en navarra, hemos notado un aumento de la inversión”.

Pablo Cámara, Director Adjunto de SONAGAR centró su ponencia en exponer la actividad de esta entidad, nacida en 1980 cuyo ámbito de actuación se centra en la Comunidad Foral de Navarra. Cuenta con más de 1.900 socios, pequeñas y medianas empresas, de todo tipo de sectores de actividad empresarial. “Los avales se destinan principalmente a la obtención por parte de los socios de financiación a largo plazo, teniendo la media de las operaciones un plazo de amortización de 186 meses, o que suponen unos 15  años y medio” y subrayó que “el entorno financiero actual es de gran competencia entre los bancos por ofertar financiación a sus clientes, con lo que el coste del aval tiene que ser lo más bajo posible”, algo que aplica Sonagar.

To Top